Páginas vistas en total

sábado, 13 de noviembre de 2021

Lumeras, la aldea de Daniel Higinio López Abella

A veces el destino, o lo que se tercie, se encarga de ponerte en contacto con personas entrañables, como es el caso de Daniel Higinio López Abella, al que conocí en una comida de la Universidad de la Experiencia en Santiago Millas, en concreto en casa Lucinio, ya hace años. 

Allí que nos encontramos, en este banquete de hermanamiento, con un cocido maragato exquisito. Hasta nos re-chupamos los dedos de las manos, es un decir. Y desde aquel mismo día establecimos buena conexión, como si los astros se hubieran conjuntado. 

Con Daniel Hignio, Santiago García y Conchi en Lumeras

El destino -Pulso al destino. Valerio el ancarés es precisamente uno de sus libros-, el azar, o lo que sea, nos conectó. Y ahí sigue nuestra amistad, lo cual me alegra mucho, aunque hace ya algún tiempo que no nos vemos, desde que estuviera en su aldea natal, Lumeras, enclavada en los Ancares, que fue allá por la primavera de este año, tal vez a finales de abril. Un encuentro feliz, memorable, que me entusiasmó. 

Casa en Lumeras

En la comida de Santiago Millás me habló de sus orígenes y también de sus aventuras por el ancho mundo. Y esa charla despertó en mí la curiosidad por saber más del gran Daniel Higinio. Posteriormente, tuvimos la ocasión, a buen seguro el deseo, de vernos tanto en Ponferrada como en la ciudad de León. Y hasta en un encuentro literario -El octavo, para más señas- que vengo celebrando desde hace años en mi pueblo de Noceda del Bierzo, que a él le hizo mucha ilusión, me consta, y a mí también. Porque Daniel, en su juventud, trabajó como ingeniero de minas en la zona. Muchos recuerdos le quedaron. De ello queda asimismo constancia en alguna colaboración que hiciera para la revista La Curuja sobre la minería. Algo que le agradezco. https://cuenya.blogspot.com/2017/08/octavo-encuentro-literario-en-noceda.html

Palloza en Lumeras

Incluso llegó a inscribirse en algunos de mis cursos de escritura creativa, lo que nos puso aún más en contacto. Y eso que Daniel Higinio es un buen conocedor de los entresijos de la narrativa, pues es autor, como ya había adelantado, de al menos unas tres novelas, que dan cuenta de sus andanzas por el mundo, entre ellas Las cicatrices de Sergio, que pude leer y corregir encantado. Y también de su infancia en los Ancares, tal y como él mismo me contara en una entrevista reportaje que le hiciera para la fragua literaria leonesa: https://www.ileon.com/cultura/068464/lopez-abella-me-queda-mucho-por-aprender-de-los-grandes-maestros 

"Nací en una palloza, compartida con animales domésticos, que ocupaban la mitad del recinto, separados por unos palos mal entrelazados de la parte destinada a la familia y en una oscura noche de enero, con un metro de nieve sobre los tejados de paja", recuerda Daniel Higinio, quien, en estos momentos, se está recuperando de un bajón que ha tenido. Pero espero y deseo, con todo cariño, que pronto podamos vernos y celebrarlo, celebrar la vida, que cada día se nos ofrece como un gran regalo. 

Ancares

Un excelente obsequio me hiciste, nos hiciste, tú y tu mujer Conchi -la mujer de tu vida-, a este humilde servidor y a su entonces compañera, con vuestra hospitalidad, con vuestra entrega, con una sobremesa maravillosa, también en compañía de Santiago García, que es un magnífico conversador y un estupendo documentalista. Al que le mando un gran saludo.  

Mi agradecimiento, Daniel y Conchi, por ser unos maravillosos anfitriones. Curioso me resultó, cuando menos, encontrarnos con el hermano de Aurora, la mujer del presidente de Cantabria Revilla, pues no sabía que era vecino de Lumeras. Y que en esta aldea, perteneciente al municipio de Candín, naciera el empresario, banquero y político Domingo López Alonso. 

Lumeras

Aunque la auténtica personalidad de esta tierra ancareña o ancaresa eres tú, entrañable amigo Daniel. 

https://www.lanuevacronica.com/daniel-higinio-lopez-abella-la-vida-de-un-emigrante-da-para-muchas-novelas

No hay comentarios:

Publicar un comentario