Páginas vistas en total

viernes, 2 de abril de 2010

Psicodélicos de alta potencia: LSD

La o el LSD (LSD-25), así se conoce al ácido lisérgico o ácido, es una potente sustancia psicodélica y semisintética -sintetizada a partir de los alcaloides del cornezuelo de centeno-, incluso en pequeñas dosis, tomadas o inyectadas. Es el más poderoso entre los psicodélicos Mayores, aunque no causa dependencia física ni resulta tóxico (sí provoca dependencia psicológica).
Muy popular entre la "peña" de la contracultura de los años sesenta, esta droga tuvo variados usos, tanto para entrar en trance de un modo creativo y/o recreativo y aun válido para la psicoterapia (aunque contraindicado en pacientes psicóticos).
En la actualidad, se está poniendo de nuevo en valor como analgésico para calmar la angustia de los enfermos terminales de cáncer.
Los efectos psíquicos de la LSD son muy variables y dependen de la pureza y cantidad consumida, el entorno, la personalidad, estado de ánimo y las expectativas del consumidor. Mientras algunos experimentan sensaciones de euforia, otros viven experiencias amenazadoras o terroríficas, con accesos de pánico o "malos viajes". A veces, el ácido aumenta la ansiedad mientras que en otros casos, baja los niveles de ansiedad. Incluso puede ocasionar paranoia, experiencias místicas. Asimismo, suele procurar una mayor sensibilidad a los estímulos sonoros y visuales, distorsiones visuales del propio yo, desdoblamiento, alucinaciones de todo tipo; sinestesia, flashback (vuelta a revivir la experiencia sin una nueva ingesta), alteración de la percepción del tiempo y del espacio, confusión de pensamiento. Como les ocurre a los psicóticos y esquizofrénicos.
La LSD afecta sobre todo los receptores de la serotonina (con la que muestra analogías estructurales, a la que se le atribuyen inluencias sobre el sueño, los estados de ánimo, etc.), la cual funciona de modo anómalo en los esquizofrénicos y quienes padecen autismo infantil.

Y entre sus efectos fisiológicos se encuentran, entre otros, fiebre, aumento de la frecuencia cardíaca, transpiración, dilatadación de pupilas, insomnio, temblores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario