Páginas vistas en total

jueves, 14 de enero de 2021

La fragua literaria leonesa: José Ignacio Gutiérrez

 

LA FRAGUA LITERARIA LEONESA

José Ignacio Gutiérrez: "Escribir libera mi espíritu y mi alma"

El narrador José Ignacio Gutiérrez, autor de 'La huella de la ira', entre otros, está ahora con dos novelas de intriga y aventura, mientras escribe, de vez en cuando, algún cuento o historia de poca extensión.

José Ignacio Gutiérrez
José Ignacio Gutiérrez
Manuel Cuenya | 14/01/2021 - 10:57h.

José Ignacio Gutiérrez es un autor nacido en Laguna Dalga, que es una población del páramo leonés, "una de las muchas regiones que engloba esta enorme y rica extensión de territorio llamado León... En mi pueblo natal hay dos escritoras que han publicado poesía (Charo) y novela (Lola)", aclara José Ignacio. Cabe reseñar que Lola Quintanilla y Charo de la Fuente Mar, a las que él se refiere, figuran como autoras en esta fragua literaria leonesa.

Apasionado de su tierra, aunque por cuestiones de estudio y también laborales le tocó salir de Laguna Dalga y también de la provincia en su juventud, dice que su pueblo tiene un sabor especial, convencido de que los recuerdos de su infancia perdurarán hasta el último segundo de la vida. A él le resulta muy fácil retornar a aquellos tiempos, aunque ahora viva en otro lugar.

"Nunca me he olvidado de la riqueza natural, gastronómica y la variedad cultural que encierra el nombre de León. Mencionar 'León' significa arrastrar historia al presente de forma breve", afirma el creador de 'La huella de la ira' (Círculo Rojo, 2019), consciente del gran talento que se esconde en la provincia leonesa.

(Puedes seguir leyendo esta fragua en ileon.com, donde está publicada originalmente: https://www.ileon.com/cultura/115084/jose-ignacio-gutierrez-escribir-libera-mi-espiritu-y-mi-alma)

lunes, 11 de enero de 2021

La fragua literaria leonesa en ileon: Beatriz Berrocal

 

LA FRAGUA LITERARIA LEONESA

Beatriz Berrocal: “No sé qué hubiésemos hecho sin música, cine, televisión y libros durante el confinamiento”

La narradora y poeta Beatriz Berrocal, autora de libros como 'La culpa', entre otros varios, siente que, a pesar de la pandemia, para ella el 2020 fue un año literariamente fructífero, llegando a firmar contratos para unas cuantas editoriales, tanto españolas como mexicanas. Y, si todo va bien, publicará tres textos en formato de audiolibro que se sumarán a los tres infantiles que ya salieron el pasado verano en la plataforma Sonolibro. Y, además de los textos infantiles, también verá la luz una novela juvenil.

Beatriz Berrocal escritora La fragua literaria leonesa
Beatriz Berrocal.
Manuel Cuenya | 07/01/2021 - 09:52h.

Narradora y poeta, Beatriz Berrocal es autora, entre otros varios libros, de 'La culpa' (Platero Ediciones, 2020), una novela cuya acción se sitúa en época de crisis económica, adentrándose en la corrupción, en la farsa política, así como en la necesidad de mantener la apariencia de una vida feliz cuando la realidad es bien diferente, temas ciertamente interesantes, que tanto nos conciernen, resultándonos de rabiosa actualidad. No obstante, su creadora asegura que lo que más le entusiasma de su novela es la determinación de su protagonista en aras de modificar su vida, "para tomar una decisión que le costará un precio muy caro pero que considera que ha llegado el momento de tomar venciendo por fin esa 'culpa' que siempre le ha acompañado". La culpa, la culpa judeocristiana, también es algo que nos atenaza y nos paraliza, incluso nos causa daño.

"De esta novela destaco la forma en la que está narrada, ya que son los personajes los que van contando su visión de los hechos al lector de modo que este puede tener más de una opinión de la misma circunstancia", añade Beatriz, que en estos momentos está con la promoción de la misma a través de las redes, de lo virtual, lo que resulta más frío que hacerla de un modo presencial, según ella, que ha vivido en primera persona toda esta pandemia, porque es enfermera.

(Puedes seguir leyendo esta fragua en ileon.com: https://www.ileon.com/cultura/la_fragua_literaria_leonesa/114899/beatriz-berrocal-no-se-que-hubiesemos-hecho-sin-musica-cine-television-y-libros-durante-el-confinamiento)

domingo, 3 de enero de 2021

A Guadalupe Grande

 Morirse tan joven siempre es una cabronada. De la hostia bendita. Aunque sepamos de antemano, no conviene hacerse los mensitos, que la muerte nos espera, a veces, casi siempre, antes de lo que quisiéramos. Que casi nunca queremos. 

Desde hace tiempo, la muerte me obsesiona, sobre todo la de los seres queridos, de aquellas personas con quien uno ha tenido algún trato, o ha conocido de algún modo. Y la poeta Guadalupe Grande era aún muy joven para morirse. 

Guadalupe Grande en Tardes literarias en Bembibre

Guadalupe era amiga del Facebook, lo cual no es mucho decir, porque en el Facebook se tienen amigos, amigas, con quienes paradójicamente uno no tiene ningún contacto. Así somos los humanos, al menos estos humanos de la época del Internet, estos seres que nos hemos hecho adultos en época virtual, lo que no quiere decir, ni mucho menos, que la época virtual nos haya facilitado el tránsito a la madurez. Antes al contrario, nos hemos infantilizado, robotizado, y en cierto sentido deshumanizado. Porque no hay nada como el contacto directo, real, tangible. No obstante, me ha conmocionado el fallecimiento de Guadalupe Grande porque sí tuve la ocasión de verla y charlar con ella hace años, creo que en febrero de 2011, con motivo de las Tardes Literarias en Bembibre. Y luego otra vez durante una visita ese mismo año en verano que hiciera al Bierzo Alto, en concreto a la aldea de Cobrana, donde se celebraba un encuentro literario (el segundo), gracias al empeño de la Asociación el Zofreral.https://cuenya.blogspot.com/2011/08/en-el-zofreral-de-cobrana.html

Guadalupe Grande era, por lo demás, la hija de los buenos poetas Félix (a quien tuve la ocasión de ver/escuchar, hace años, en el certamen de Priego-Cuenca) y Paca Aguirre (a la que no tuve el placer de conocer). 

Cabe recordar que me encantó escuchar a Félix Grande en 2012 en Priego. Un hombre con duende, capaz de camelar al público con su saber, con sus anécdotas, con su decir poético, con su pasión por el flamenco y su balada del abuelo Palancas. 

Félix Grande era heredero de la poesía de Luis Rosales, César Vallejo y Machado. Algo que heredó asimismo su hija Guadalupe, que, junto con otras y otros poetas como Cecilia Quílez, Pilar Blanco, Aarón García Peña o Ricardo Virtanen, apareció en Cobrana de la mano del Premio Nacional de Poesía, el amigo y paisano Juan Carlos Mestre, autor del colosal poema Cavalo morto, que le dedica al poeta brasileiro Lêdo Ivo.

Mestre

No en vano, ambos llegaron a traducir La aldea de la sal, de este magnífico poeta brasileño, a quien también tuve la ocasión de saludar en la ciudad de León en 2011, poco antes de su fallecimiento, con motivo de un premio que le concediera el Club Leteo, de la mano de su responsable el poeta  Rafa Saravia. https://cuenya.blogspot.com/2012/12/a-ledo-ivo.html

Vivir para morir. Eso parece que nos está gritando la realidad actual. Que se está despachando a gusto cercenando vidas. Pues también acaba de fallecer la escritora Elena Santiago, a quien le dediqué una fragua literaria en Diario de León en 2013. Y hace tan solo unos días me enteraba, vía correo electrónico, del fallecimiento del compañero Luis Calzado, el director de la biblioteca del campus de Ponferrada, también joven, con quien compartiera alguna charla, algunos buenos momentos, incluso algunos viajes a León. Sobrecogido me he quedado asimismo con la muerte de Luis. 

Juana, Guadalupe, Cecilia y Sara

Qué pena comenzar a asistir a la muerte de tanta gente querida, conocida, amiga. Qué pena descorchar este 2021 con el corazón encogido. La vida, ya hemos aprendido la lección, es un auténtico milagro. Y no lo digo en términos religiosos. 

Me gustaría que ese vivir para morir se transformara en un vivir para contar. Y pudiéramos seguir contando. Soñando. Viajando. Poetizando o embelleciendo la realidad. 

"Morir a los 55 años es una derrota innecesaria. Odiosa y radicalmente injusta", escribe Manuel Rico en el diario El País a propósito de Guadalupe Grande. 


viernes, 1 de enero de 2021

La fragua literaria leonesa: Janick Le Men

 

FRAGUA LITERARIA LEONESA

Janick Le Men: “León es como mi tierra adoptiva, donde he pasado la mayor parte de mi vida”

La profesora y lexicógrafa franco-leonesa Janick Le Men ,autora de una colosal obra, que incluye seis tomos de Léxico del leonés actual, echa mucho de menos a sus alumnos, tras su jubilación en la enseñanza. Y ahora le gustaría hacer un diccionario de dobletes.

Foto de los libros de Margarita Álvarez.
Foto de los libros de Margarita Álvarez.
Manuel Cuenya | 31/12/2020 - 10:37h.

La profesora, investigadora y lexicógrafa Janick Le Men logró, después de tres décadas y una labor ingente, recopilar en seis tomos el Léxico del leonés actual. El leonés de nuestros ancestros. Algo que resulta extraordinario, sobre todo para quienes sentimos devoción por la lengua, por la lengua y la cultura leonesas, por la lengua en general.

"Un trabajo riguroso y exhaustivo de rastreo, de vaciado de libros sobre el vocabulario de las comarcas leonesas, de disección filológica, de contraste con todo tipo de diccionarios de las lenguas peninsulares, y de comparación con el léxico de provincias colindantes y de otros territorios más alejados (Extremadura, Andalucía, Canarias...), donde quedan restos del leonés que se llevaron los segadores, pastores y emigrantes", escribe la periodista y escritora leonesa Eloísa Otero a propósito de Janick, a quien considera la María Moliner de nuestra tierra. No en vano, Le Men siente la influencia de los grandes lexicógrafos, entre ellos, "la gran María Moliner". Y al tiempo cree –como dijera el lexicógrafo inglés Johnson, al que ella recuerda–, que su oficio en la literatura es más bien el de un azacán, "aquel que hace las tareas más humildes y penosas". Nos esperan –se lamenta– todos los castigos y ninguna gloria.

En realidad, el título de sus seis volúmenes debería haber sido 'Diccionariodel Leonés' porque la mayoría de palabras que figuran en su magna obra ya no las utilizamos. O se han quedado como mera reliquia. Más o menos.

"Durante años, recogí los vocablos de numerosísimos léxicos de todos los rincones de León. Para cada entrada, estudié la etimología, los significados, su localización exacta y, a continuación, los comparé con los vocabularios de las provincias colindantes para saber si una palabra se usaba solo en León o en otros lugares", rememora esta lexicógrafa francesa, en concreto bretona, que dice haber conocido León por azar. Tan importante el azar en nuestras vidas. Y posteriormente se quedó en nuestra tierra por amor, ya que conoció al pintor Alejandro Vargas, con quien se casó y tuvo una hija, que a su vez matrimonio con el profesor y narrador Manu Velasco, a quien agradezco que me pusiera en contacto con su suegra: https://www.ileon.com/cultura/la_fragua_literaria_leonesa/109366/manu-velasco-escribiendo-sonando-personas-he-encontrado-mi-voz-he-descubierto-mi-verdad

(Puedes seguir leyendo esta fragua en este enlace de ileon: https://www.ileon.com/cultura/la_fragua_literaria_leonesa/114758/janick-le-men-leon-es-como-mi-tierra-adoptiva-donde-he-pasado-la-mayor-parte-de-mi-vida)