Páginas vistas en total

lunes, 29 de abril de 2019

La fragua literaria leonesa: Carlos Asensio

LA FRAGUA LITERARIA LEONESA

Carlos Asensio: "La literatura es una herramienta para devolver al mundo un poco de la belleza que le arrebatamos"

El poeta Carlos Asensio, autor de 'Arder o quemar', presentará su reciente poemario en León el 14 de junio. Y a través de su proyecto editorial Circo de Extravíos pretende publicar libros de poesía ilustrados, siempre basados en conceptos sociológicos y filosóficos.

Carlos Asensio
Manuel Cuenya | 25/04/2019 - 13:38h.
"Su aparición fue como una exhalación de invierno y de tormenta...
Fue como un puñal de doble vertiente, con un canto afilado que desgarraba la piel y otro que acariciaba los sentidos como una pluma de ave.
Fue como el calor de una fragua y como el martillo de Vulcano: rebosante de pasión, con resquicios de ascuas en el aire. Con fugas de una brisa mortal y deliciosa.
Su abrazo fue como un cortocircuito de las emociones, intenso, precipitado, casi consecuencia de la locura.
Su aliento fue un vaho congelado que heló hasta mis pestañas, con olores de mar y vapores de hipnosis flotando por la sala de espera...".
(Carlos Asensio, 'Aparición', poema incluido en 'Arder o quemar')
Autor de libros como 'Dejar de ser' o el reciente 'Arder o quemar', Carlos Asensio es en verdad una revelación en el mundo de la poesía. Y un poeta a tener en cuenta, tengo esa impresión, en los próximos tiempos.
Llegué a Carlos Asensio a través de la profesora bañezana Sabina Guadián, a quien agradezco que me prestara incluso su primera obra, 'Dejar de ser'. Y a partir de ahí entré en contacto con este licenciado en Sociología y Ciencias Políticas nacido en Mallorca, si bien es hijo de padres leoneses.
"Tanto mi padre como mi madre ambos son de León, de dos pueblos muy cerca de La Bañeza. Y aunque yo haya nacido en Mallorca, el ser hijo de leoneses emigrados ha hecho que mi educación y mis costumbres hayan estado siempre muy ligadas a sus orígenes –nos aclara–. A esto hay que sumar que, desde muy pequeño, he pasado veranos, Navidades, puentes y otras vacaciones con mi familia aquí, por lo que puedo decir que me siento de esta tierra. Y también viví durante dos años en León capital".
Por tanto, no sólo es sino que se siente leonés. Y que haya pasado temporadas en Fresno de la Valduerna, el pueblo de su abuela, ha influido enormemente, según él, en su forma de pensar, de estar en el mundo, de crear, e incluso de escribir. Incluso algunos de los poemas de su primer libro tuvieron su germen en esta tierra. "Al final, descubrir y experimentar cómo se vive en el campo, conocer mis orígenes y antepasados o aprender a trabajar la tierra... todo son experiencias que han contribuido, de una manera muy evidente, a generar mi particular visión de la vida, el mundo y la literatura", señala Carlos, atento, desde que era un adolescente, en gran parte por la influencia de sus padres, de los escritores y las escritoras de León, que también han ejercido influjo en su forma de escribir. Autores imprescindibles -apostilla él-, como Julio Llamazares, Josefina Aldecoa, José María Merino o Luis Mateo Díez. Una lista que, poco a poco, se ha ido ampliando, "especialmente en el ámbito de la poesía, con otros geniales nombres como Luis Artigue, Rafael Saravia, Antonio Gamoneda, Antonio Colinas, o más recientemente, con jóvenes poetas como Óscar García Sierra o Alba Flores Robla. Creo que la poesía escrita en León, dentro de la heterogeneidad, es de mucha calidad y muy original en temas y planteamientos. Deberíamos leernos más", afirma Carlos, que ve León como un lugar privilegiado para la literatura, otrora y ahora, donde contamos con una cantera poderosa de novelistas, poetas y pensadores, "quizás no siempre debidamente reconocidos, y que deberíamos reivindicar más".
"Tanto mi padre como mi madre ambos son de León, de dos pueblos muy cerca de La Bañeza. Y aunque yo haya nacido en Mallorca, el ser hijo de leoneses emigrados ha hecho que mi educación y mis costumbres hayan estado siempre muy ligadas a sus orígenes"
A menudo la distancia (el tomar distancia y perspectiva) nos ayuda a entender mejor donde vivimos. Y él, que en la actualidad vive en Madrid, es capaz de ver con claridad la importancia de León en la literatura.
Lector apasionado (como buen escritor), comenzó, siendo muy joven, a leer a autores de todo género, época y geografía, "todos dentro de un canon más clásico y tradicional, que dejaron un enorme poso que aún perdura: Homero, Lorca, Vicente Aleixandre, Gabriel García Márquez, Virginia Woolf, Walt Whitman, Oscar Wilde, Baudelaire, Emily Dickinson, Thomas Mann...". Y en el transcurso del tiempo ha ido ampliando su formación literaria, sobre todo en lo concerniente a la poesía, con escritores tan diversos e interesantes como Murasaki Shikibu, Safo, T. S Eliot, Rimbaud, Rainer Maria Rilke, Alejandra Pizarnik o Rosalía de Castro.
(Puedes seguir leyendo esta fragua en ileon.com: 
https://www.ileon.com/cultura/096884/carlos-asensio-la-literatura-es-una-herramienta-para-devolver-al-mundo-un-poco-de-la-belleza-que-le-arrebatamos)

viernes, 26 de abril de 2019

La fragua literaria leonesa: Carmen G. Pinillas

LA FRAGUA LITERARIA LEONESA

Carmen G. Pinillas: "Me sirve la poesía para conocerme un poco más cada día"

La poeta Carmen G. Pinilllas, autora de 'Huellas del alma', espera seguir escribiendo y colaborando en revistas como 'El silencio es miedo' de Palencia o en 'Cuaderno de poesía' de Castellón. Presentará su reciente poemario, 'Huellas del alma', en el auditorio de Villablino el día 3 de mayo, dentro de los actos programados de la feria del libro.

Carmen G. Pinillas
Manuel Cuenya | 17/04/2019 - 10:31h.
El tiempo pasa
Y aún pasando, todo queda
Siempre sobra tiempo
y aun sobrando
siempre falta.
Siempre falta tiempo
y aun faltando,
siempre sobra.
El tiempo pasa
Y aún pasando, todo queda
A menudo recordamos,
y aun siendo malos recuerdos,
siempre algo añoramos.
El tiempo pasa
Y aún pasando, todo queda
Pasajes recuerdo,
pasajes revivo
y sigo añorando
aquellos pasajes
El tiempo pasa
Y aún pasando, todo queda
(Carmen G. Pinillas, 'Todo el tiempo del mundo', poema incluido en 'Huellas del alma')
Natural de la comarca de Laciana, como el académico y escritor Luis Mateo Díez, Carmen G. Pinillas creció en Palacios del Sil, la tierra del escritor Roberto González-Quevedo. Y se formó en la capital del Bierzo cursando estudios de Magisterio: tres años que recuerda intensos en todos los sentidos, pues allí tomó contacto con lo que realmente le apasiona, que es la palabra.
En la actualidad, desde hace ya varios años, vive en la ciudad de León, un destino marcado en su camino, un lugar donde se ha encontrado a sí misma, donde ha encontrado su sitio, "sin olvidarme nunca de mis raíces", asegura.
En la capital provincial ha formado su propia familia, ha hecho grandes amigos. Y se ha desarrollado como poeta con "una mirada nueva y clara hacia el mundo y hacia la vida", señala ella, que rememora con afecto y nostalgia su origen, "el principio de su ser", sus raíces, su libertad en San Miguel de Laciana, donde se le despertara su amor por la naturaleza, "con toda esa riqueza paisajística desde Villablino a Palacios".
No en vano, Palacios del Sil es, en su opinión, su tronco, su mirada, su melancolía, sus gentes, sus paisajes, sus soledades, sus tristezas y alegrías, sus despedidas... porque se quedó huérfana de padre y madre siendo aún una niña.
En León se siente muy a gusto porque cree que la ciudad está viviendo una auténtica revolución literaria, tanto en la poesía como en la narrativa, además de en otras artes como el teatro, el cine, la música... "Hay opciones para todos los gustos, para escuchar, ver, participar...", afirma Carmen G. Pinillas, apasionada del Ágora de poesía, que, cada último viernes de mes, se lleva a cabo en el anfiteatro de San Marcos.
"Un lugar de encuentro donde reina la libertad de expresión y cada uno de nosotros allí es único dentro de un grupo", porque en este espacio al aire libre, "llueva o nieve...", la magia está presente al cien por cien, "donde el único fin es compartir la palabra, la poesía desde el respeto mutuo, donde cada persona que va es única, donde siempre hay alguien nuevo; pues es algo que contagia y se va transmitiendo de unos a otros y además divulgando a través de los medios a nuestro alcance, 'la poesía no compite, se comparte'", explica esta devota de  Antonio Machado y Federico García Lorca, que le han tocado su corazón, recordándonos asimismo que El Ágora de poesía ha recibido este año el reconocimiento cultural de La Armonía de las letras a través de la revista 'Camparredonda'.
"La literatura es una puerta que no todo el mundo se atreve a cruzar, pero que una vez que lo hace se ve inmerso en el camino de la palabra, el más hermoso"
"Una puerta que no todo el mundo se atreve a cruzar, pero que una vez que lo hace se ve inmerso en el camino de la palabra, el más hermoso. Y plasmada en papel es mucho más, es nuestro yo, nuestra vida, nuestra mirada..."
En esta efervescencia cultural, que está viviendo la ciudad de León, Carmen G. Pinillas también nos recuerda con cariño otros eventos como 'Cuento cuentos contigo' en el café Varsovia, 'L'Ekole poetique' en el café Ret Marut, 'El recital poético de las estaciones',' La poesía va', incluso encuentros de cine-fórum acerca de películas clásicas.
'Cuento cuentos contigo' tiene lugar el segundo viernes de cada mes. Y está organizado de una manera muy entrañable, según ella. "Yo he tenido ocasión de leer uno de mis relatos y puedo decir que fue un momento mágico; se siente el calor de todos los que están allí. Hay actuaciones musicales preciosas, sorteos de libros y el momento compartido con los amigos y con todo el mundo que asiste, que es realmente bonito".
'L'Ekole poetique' es un encuentro poético que también está organizado, a su juicio, de una manera muy cercana, el primer miércoles de cada mes, donde todo el mundo puede asistir y aun participar del micro abierto.
'El recital poético de las estaciones' (de reciente creación) es, como su propio nombre indica, un recital por cada estación. "Organizado de una manera muy delicada y especial, se decora el ambiente acorde a cada estación con un cuidado esmeradísimo. Es un micro abierto donde puede participar también quien lo desee"
Respecto a 'La poesía va', se realiza con muchas ganas y entusiasmo,  "donde hay micro abierto acompañado de actuación musical con muy buenos y nuevos talentos", según Carmen, que cree en la literatura como una ventana abierta a la libertad, a la que todos podemos asomarnos.

miércoles, 10 de abril de 2019

La fragua literaria leonesa: Rosa Marina González-Quevedo

LA FRAGUA LITERARIA LEONESA

Rosa M. González-Quevedo: "La escritura creativa es un medio ideal para desarrollar la imaginación, el pensamiento y el talento"

La narradora y ensayista cubano-leonesa Rosa Marina González-Quevedo, autora de 'La enana', ha finalizado su segundo poemario titulado 'El ritmo del conjuro'. Y ha comenzado a escribir su segunda novela. Asimismo, continuará escribiendo en su blog y participando en eventos de literatura dentro y fuera de León.

Rosa Marina González-Quevedo
Manuel Cuenya | 10/04/2019 - 13:50h.
"... Nacido en Asturias, Carlos Álvarez Muñiz había recorrido muchos rincones del mundo. Era un inquieto escritor de novelas que, en su mayoría, giraban alrededor de esoterismo y misterio.
Se definía a sí mismo como "buscador de claves ocultas en eso que cuenta la gente y nadie cree". Por supuesto, nadie menos que él, que creía en todo. Creía, por ejemplo, que algunas ciudades han perdido el alma, mientras que otras, al contrario, son organismos vivos que han alcanzado la eternidad gracias a sus mitos y leyendas. Así mismo, era partidario de que podemos estar en dos sitios geográficamente diferentes al mismo tiempo, como también en un mismo lugar en tiempos diferentes. Y que esta posibilidad (argumentada por las leyes de la física cuántica) daba explicación a extraños fenómenos, considerados "objeto de la fantasía" por no haber sido explicados aún por vía racional...".
(Rosa Marina González-Quevedo, 'La enana')
Nacida en Cuba, en concreto en Matanzas, como el escritor Pedro Juan Gutiérrez (autor por ejemplo de la estupenda 'Trilogía sucia de La Habana'), Rosa Marina González-Quevedo lleva ya algunos años en la ciudad de León. En cierto sentido, ella misma se siente una autora leonesa, sobre todo porque en León –asegura– ha recuperado el ambiente de acción literaria que perdiera al salir de Cuba en 1997.
Resulta en todo caso de sumo interés que una creadora cubana como ella haya decidido instalarse en nuestra capital provincial. Y pueda aportarnos su cultura, su cubanidad, su cosmopolitismo también, porque ha tenido la ocasión de vivir asimismo en Italia, en concreto en Nápoles, donde impartiera clases de Español en el Instituto Cervantes de esa ciudad italiana.
En realidad, los temas de sus obras, al menos hasta ahora, tanto en poesía (inédita) como en narrativa (acaba de editarse su novela 'La enana' bajo el sello Camelot), están más relacionados con ciudades como La Habana, Nápoles o Roma. Y aun con otras como Praga, Gijón o Madrid, que figuran como escenarios en su reciente novela.
Una obra que comenzara a escribir en noviembre de 2016 con la idea de narrar una historia de ficción centrada en un personaje femenino que tuviera algún tipo de discapacidad física o mental, y a su vez dotes especiales. Fue entonces cuando decidió que su protagonista sería una niña enana que compartiría su existencia con la de otros personajes. Y que todos viajarían por ciudades y épocas históricas diferentes, rompiendo las barreras del tiempo cronológico.
De este modo, poco a poco, recuerda que fue perfilando una trama llena de enigmas que encuentran explicación, no por vía racional, sino a través de formas de conocimiento de la realidad 'no convencionales' como son la física cuántica, la magia, la filosofía de los antiguos alquimistas y los mitos y leyendas.
"Con ello, he querido dar al lector algo más que una novela de entretenimiento, con el propósito de que éste tenga la posibilidad de dudar ante cuestiones que han sido problemas 'eternos'; por ejemplo, ¿qué es la verdad?, ¿es posible la existencia de algo más allá de aquello que no somos capaces de explicar?, ¿vivimos en otros planos de la realidad, por ejemplo, en el onírico?".
Más que una novela, 'La enana' -que está recreada en cinco ciudades: La Habana, Praga, Nápoles, Gijón y Madrid, "todas ellas sujetas a saltos espaciales y temporales continuos"-, representa un viaje constante entre pasado y presente. "Así, nos transportamos a la Praga del Callejón del Oro donde vivió Kafka, para descender la colina del Castillo hasta llegar a la Malá Strana de Neruda, pasear por sus casas encantadas y darnos una vuelta por el Barrio judío. Al mismo tiempo, sin percibir apenas el cambio, entramos en las calles bulliciosas de La Habana y en sus casas animadas por altares yoruba a ritmo de tambor. Y así, volvemos en el tiempo a la Nápoles del 'Settecento' y saltamos al Museo del Prado, para seguir nuestro viaje hacia la mundana Gijón, deteniéndonos ante el panorama azul del Cantábrico. Una geografía de naturaleza cuántica, imprescindible para desarrollar la historia. En este relacionarse de espacios diferentes, los misterios establecen una identificación entre Praga y La Habana, al punto de llegar a concebirlas como una y la misma ciudad".
Por otra parte, en esta obra, con una trama en la que se confunden realidad y ficción, se plantea la necesidad de definir el concepto de 'magia' como conocimiento universal. "De esta forma, ritos animistas como los de la santería se entrelazan con fórmulas alquímicas y con símbolos de la tradición hebrea, intentando dar solución a problemas relacionados con la vida y la muerte", expresa su creadora, la cual agradece a su editor, Pablo Solares Acebal, y a todo el equipo de Ediciones Camelot, que confiara desde el inicio en ella, reconociendo la profesionalidad con la que han trabajado en su edición.
"Ediciones Camelot es una editorial asturiana que en septiembre cumplirá sus cinco años de vida; ésta sigue una política de trabajo que da oportunidad a autores poco conocidos, justo en una época en la que en el mercado del libro  el número de publicaciones está siendo inversamente proporcional a la demanda; en pocas palabras, se editan muchos libros y se lee cada día menos. No obstante, Ediciones Camelot se abre camino con fuerza, y desde hace dos años está también en Latinoamérica como Ediciones Camelot América", afirma Rosa Marina, cuyos primeros referentes literarios fueron Charles Dickens con su 'David Copperfield' y  Edmundo de Amicis con su obra 'Corazón'.
Comenzó a leer libros con 'El libro de Oro de los niños', "colección de seis tomos que contiene (además de mitología, leyendas, religión, fábulas y poesía) historias de la literatura infantil que han pasado de generación en generación".

miércoles, 3 de abril de 2019

La fragua literaria leonesa: Lourdes de Abajo

LA FRAGUA LITERARIA LEONESA

Lourdes de Abajo: "La poeta debe descubrir la realidad a través de la mirada de una niña y elaborar con un pensamiento crítico"

La poeta, compositora y profesora de música Lourdes de Abajo, autora de '18 días de frío', entre otros poemarios, está pensando en cuál será su próximo poemario a la vez que se encuentra en pleno proceso de composición musical.

Lourdes de Abajo
Lourdes de Abajo. Foto: Paloma Alberca
Manuel Cuenya | 03/04/2019 - 10:07h.
La luz desplaza al grito. Una hoja entre los dedos. A medio hacer la voz abre su camino entre la espesura. Clavo los dedos en la carne. Busco la luz entre la hojarasca. Aprisiona el nudo mis manos, mi cuerpo. Atisbo el centro, golpeo el vientre con mis manos. Los puños. Los pies.
Soy la que renace. La otra. La que está. Aquella que escinde el bosque y lo desbroza. La que sacia el vientre muerto y a la espesura se entrega. La nieve roja. El bostezo de unos labios limpios. Los que duelen.
Mozo mi boca en el agua. Busco un canto al verbo que me salpica y me maldice. Un pozo lento me asfixia.
Entonces, robo la miel y el fruto. Golpeo con el ansia del minúsculo dedo, del pie a medio hacer que la luz devora. Abro un dónde. Un cobijo. Un espanto. Como un brote o una raíz contamino mi rostro. La escarcha nace en mis ojos. Vengo del frío.
(Lourdes de Abajo, '18 días de frío')
Autora de  '18 días de frío', entre otros libros, Lourdes de Abajo es poeta, compositora y profesora de música,  en concreto profesora de piano. No en balde, poesía y música van de la mano porque son artes afines. Y en su caso, no concibe la música sin la poesía, ni la poesía sin la música.
"La música y la poesía están fuertemente imbricadas. Hay algo en el ritmo interno, en el latido creador que permanece inalterable... Que el sonido se haga letra, como un vacío que al labio acude. Y en la letanía, el símbolo. Denso lenguaje que a la sílaba precede", afirma esta artista con voz lírica rememorando que, cuando lee un buen poema, escucha una música con entidad propia.
"Cuando leo una partitura, el poema está dentro. No puedo disociar un arte de otro. Es una sensación mágica que, simplemente, ocurre", agrega la escritora bañezana, para quien la poesía es búsqueda, asombro y reunión. "Una forma de permanencia ante la intemperie". Su valor va más allá de una utilidad material o económica habida cuenta de que "genera pensamiento, conciencia crítica, nos hace ciudadanos más responsables y más libres también. La poesía es como el aire, no se ve, pero resulta imprescindible para la vida", sostiene esta creadora que en la actualidad vive en Madrid, como tantos leoneses, como tantas leonesas, en la diáspora, que buscan fuera lo que no se les ofrece dentro, en su matria, aunque las tierras leonesas sean, en su opinión, muy fértiles en escritores. Y exista en estos momentos una generación que está haciendo cosas muy interesantes.
Aunque viva en la capital española, se siente arraigada a La Bañeza, que por sí misma también ha dado un buen número de narradores y poetas, entre otros artistas, algunos de los cuales hemos tenido la oportunidad de entrevistar en esta sección de la fragua literaria, recientemente al polifacético Odón Alonso.
La Bañeza es, según ella, el útero, los orígenes, "la primera mirada al exterior, el aprendizaje, el nacimiento de los sueños, las primeras notas en un piano, los primeros poemas. Y el frío. Ese gélido frío de los inviernos nevados que mantenía intacta la mirada anulando el resto de los sentidos". Esta es la percepción que tiene de su tierra, donde la nacen y le recuerdan cómo debe ser la contemplación del mundo.
"La poeta debe descubrir la realidad a través de la mirada de una niña y elaborar el texto con un pensamiento crítico", apostilla esta creadora, que ha sido premiada con varios galardones de poesía, entre otros, el primer premio en el VI Concurso poético José Zorrilla 2008 de Valladolid.
"Gamoneda es uno de los poetas más grandes que nos ha dado la literatura española. Es un privilegio el poder conocerlo personalmente"
Apasionada de poetas como Alejandra Pizarnik, Marguerite Duras o Antoine Saint Exupéry, cuya prosa, a su juicio, está cargada de poesía, Lourdes de Abajo también reivindica las figuras de Chantal Maillard, Olvido García Valdés, Clara Janés, Antonio Gamoneda, Juan Ramón Jiménez, Adonis, Edmon Jabés, Juan Carlos Mestre, Antonio Colinas o Luis Luna... "Sólo por citar algunos ejemplos", nos aclara ella, consciente de que todos ellos, todas ellas, han sido descubrimientos en diferentes momentos de su vida. Y han marcado su escritura, así como el deseo de profundizar, de generarle preguntas, "de hacer un trabajo de campo en la indagación de la víscera".