Páginas vistas en total

miércoles, 13 de noviembre de 2019

La fragua literaria leonesa: Buenaventura Diez Aláez

LA FRAGUA LITERARIA LEONESA

Buenaventura J. Diez Aláez: “La poesía crea realidad y engendra conocimiento”

El narrador Buenaventura J. Diez Aláez, autor de 'Barro y oro. Memorias de Senduara', se muestra escéptico en cuanto a nuevas publicaciones, aunque el tiempo dirá si fructifica en nuevos libros.

Buenaventura
Foto de: Marcelo Óscar Barrientos
Manuel Cuenya | 13/11/2019 - 14:31h.
Buenaventura J. Diez Aláez es un entusiasta de 'Cien años de soledad', del Nobel Gabo y de 'La lluvia amarilla', del gran escritor Julio Llamazares. "Todo lo que se escribe tiene, de manera consciente o inconsciente, algo que ver con la infancia, con los primeros años, durante los cuales se configura la personalidad y la manera de ver el mundo", asegura este autor leonés.
La infancia marca, es evidente, hasta el punto de que poetas como Rilke (a quien Buenaventura cita por cierto entre sus escritores preferidos) dijera aquello de que la infancia es la única patria verdadera. O bien el poeta de origen maragato Leopoldo María Panero dijera aquello de que "en la infancia se vive, luego sólo se sobrevive", que resulta ciertamente brillante, porque, en términos psicoanalíticos, psicológicos en general, la infancia conforma lo que somos y seremos de un modo consciente y por supuesto 'subconsciente', me atrevería a subrayar.

Del agua y del tiempo, un viaje interior, por Álida Ares


 Quiero agradecerle a mi querida amiga Álida Ares la reseña y presentación que hiciera Del agua y del tiempo el pasado mes de agosto en el Museo de Cacabelos (MARCA). Y por supuesto a tantos cuantos asistieron a la misma. 
Álida, que vive en Italia desde hace años, ha estado recientemente en el Bierzo para reencontrarse con su familia, con sus padres, y también para impartir clases en el programa interuniversitario de la Experiencia en el campus de Ponferrada, lo cual ha sido una satisfacción para uno, el hecho de que Álida haya dado unas clases acerca del Camino de Santiago y también sobre El viaje de Don Quijote, realizado por el escritor Julio Llamazares (https://elpais.com/agr/el_viaje_de_don_quijote/a) en su relación con La ruta de Don Quijote que hiciera muchos años antes Azorín. 
Os dejo su reseña sobre Del agua y del tiempo. 

El libro que reseñamos aquí debía titularse en su origen Mi matria. El útero de Gistredo, porque Manuel Cuenya se lo dedica  a su familia, a Noceda, a sus gentes. A mí me lo dio a leer y después de hacerlo, le sugerí el título que lleva ahora, Del agua y el tiempo; porque así, sus paisanos de Noceda, lo pondrán en relación con las fuentes de su entorno y con su historia, y los de otros lugares con el significado simbólico: el agua, el río de la vida y el tiempo que transcurre, que pasa sobre las cosas y las personas transformándolas.
Del libro, de la estructura y el contenido, y de las circunstancias que inspiraron estos poemas y reflexiones quien puede hablar mejor es Manuel Cuenya. Yo sólo quiero decir que el autor es una de las pocas personas que se interrogan sobre el sentido de la vida y  saben pasar revista a lo que somos: naturaleza y memoria, amor y muerte, y que concibe la vida como un viaje hacia un destino desconocido, una aventura que transcurre entre luces y sombras y que es necesario aprovechar y disfrutar. Cuenya es además un escritor que sabe mirar las cosas que lo rodean y escuchar a las gentes y que expresa lo que siente con sinceridad:  pasión ante el amor, rabia frente a las injusticias,  y amargura y desgarramiento ante la muerte, ante la pérdida de los seres queridos.
El autor es además profesor de Literatura y de Escritura creativa, por lo que trabaja y conoce bien la obra de los mejores escritores extranjeros y españoles, y más en particular leoneses, y todos ellos constituyen su fuente de inspiración. El libro está lleno de citas y es un homenaje  a los autores que han influido en su pensamiento y en su obra creativa, desde Antonin Artaud y Ernesto Sábato hasta Antonio Gamoneda y Fermín López Costero, el autor de Teatro de sombras, y su amigo, a quien dedica uno de sus  sentidos poemas, pasando por Antonio Machado, Miguel Hernández, Gil de Biedma, Juan Carlos Mestre, Julio Llamazares o Antonio Pereira, entre otros. Cuenya es también un nocedense de mundo, un viajero lleno de curiosidad que regresa de sus viajes siempre cargado de conocimientos, para mostrar luego en sus crónicas y en sus relatos lo que ha visto y oído. Así lo ha hecho en libros como Viajes sin mapa  o Mapas afectivos, entre otros y en su blog http://cuenya.blogspot.com/, y en muchos de sus artículos periodísticos. Pero en este libro de poemas, Del agua y del tiempo, va más allá del viaje por una geografía próxima o lejana. Aquí lleva a cabo un viaje interior y nos muestra sus sentimientos más hondos, más íntimos sobre sus pasiones y afectos, sobre el amor y la muerte.   


miércoles, 6 de noviembre de 2019

La fragua literaria leonesa: Isabel Llanos

LA FRAGUA LITERARIA LEONESA

Isabel Llanos: “Sólo sé escribir desde la verdad”

La polifacética Isabel Llanos, coautora de 'Eros Senex' o 'Cronófagos', entre otros, está en estos momentos, aparte de sus proyectos teatrales, ultimando un poemario.

Isabel Llanos
Manuel Cuenya | 06/11/2019 - 09:23h.
Polifacética, renacentista, volcánica, así percibo y siento a Isabel Llanos, a quien conozco desde hace algún tiempo. Me enorgullece que, durante dos años consecutivos, participara en el Encuentro Literario que tengo el gusto de organizar, a través del Colectivo Cultural la Iguiada, con la colaboración del Ayuntamiento de Noceda, en esta localidad conocida por sus fuentes medicinales, ubicada en el valle de la Sierra de Gistredo.
Isabel Llanos es de esas personas que no te deja indiferente, pues tiene la magia de llegar hasta el fondo de tu alma con su capacidad interpretativa, comunicativa. No en vano, es actriz, una buena actriz, sin duda, además de poeta y narradora. Una artista, en definitiva. Que, como tanta gente del mundo de las letras, de la cultura, ha tenido que emigrar en busca de un futuro que no ha encontrado en su tierra leonesa.