Páginas vistas en total

martes, 23 de mayo de 2017

La fragua literaria leonesa: Luisa Picado

Cultura cultura
0 votos
 Disminuir fuente / Aumentar fuente
LA FRAGUA LITERARIA LEONESA

Luisa Picado: "La literatura me sirve para aprender, para relajarme, para vivir otras historias"

Manuel Cuenya | 23/05/2017 - 12:34h.

La narradora Luisa Picado Silva, autora de 'Camino negro', está ahora con su tercera novela, que espera publicar de cara al próximo otoño.

Imprimir
Enviar por correo
FacebookTwitterGoogle +Menéame
Votar noticia Vota
"...Una vez terminados los servicios religiosos se dirigió a casa donde se cambió de calzado y salió de nuevo a la calle. Dejó atrás la casa grande, el estanco, la centralita de teléfonos y la droguería de Aniceto  y llegó a la carretera con paso ligero tomando dirección a Villablino. Al final del puente una vereda subía por medio de unos castaños y aunque al principio era muy empinada una vez alcanzando el camino se suavizaba bastante.
Constantemente se paraba para disfrutar del paisaje. El camino le ofrecía estampas preciosas con una gran  de variedad de árboles, vaguadas llenas de robles, carballos, castaños, hayedos, abedules, alisos, serbales, acebos, retamas y brezos y algún que otro nogal..."
(Luisa Picado Silva, 'Camino negro')
Nacida en la campiña de Valencia de Alcántara, en la provincia de Cáceres, Luisa Picado Silva vivió parte de su infancia y su adolescencia en el Bierzo, en concreto en la a localidad de Matarrosa del Sil, unos años muy importantes de su vida -aclara ella-, tanto es así que en este pueblo de la cuenca minera del Sil encontró el amor, la persona con quien luego se casaría y también conoció a personas maravillosas que influyeron mucho -en su opinión-,  en su crecimiento personal: su conciencia social, su inquietud por la justicias, entre otros temas.
"El Bierzo y especialmente Matarrosa han influido mucho en la persona que soy... han influido en mis escritos, por su alma minera, por su espíritu luchador, por las vivencias que experimenté durante los años que viví allí... El Bierzo es mi segunda casa... Desde Cataluña, donde vivo, lo siento con mucho amor y cariño, pero con preocupación por la situación laboral (igual que en otros muchos lugares de España). Siempre que puedo viajo a esta comarca leonesa para visitar a sus gentes, para llenarme de sus paisajes y por supuesto para comer su cecina y beber su buen vino", recuerda con cierto poso de nostalgia  la autora de 'Camino negro', una historia ambientada precisamente en la matria de su infancia y adolescencia, esos periodos en los que se forja la personalidad, en los que se despiertan las curiosidades y se comienza a descubrir, en definitiva, el mundo en que vivimos.
'Camino negro' (Angels Fortune Editions, 2016), como su propio título indica, aborda el tema de la minería en la cuenca del Sil en los años sesenta, aún con el franquismo a cuestas, una época dura, no sólo para los mineros sino para la sociedad en general.
En este libro, "escrito con la conciencia de hacer un trabajo bien hecho (esa fue la intención) y con la idea de publicarlo", Luisa realizó una buena labor de documentación antes de lanzarse a redactarlo. Habló con mineros de aquella época y también de la época actual para componer, desde su propia experiencia, este homenaje al espíritu luchador de los pueblos mineros.
"Con 'Camino negro' quería dejar testimonio de una forma de luchar y de vivir, y que, con los años, no nos olvidemos de esta etapa de nuestra historia"
La minería como inspiración literaria
"Quería dejar testimonio de una forma de luchar y de vivir, y que, con los años, no nos olvidemos de esta etapa de nuestra historia", precisa Luisa, quien asegura que no se trata de una novela autobiográfica ni tampoco ficticia, porque las historias que cuenta sí ocurrieron en esta zona minera del Sil, si bien corresponden, según ella, a distintas personas y familias. "Tampoco podemos decir que sea una novela histórica, ya que no utilicé el rigor necesario, desplacé fechas y nombres por respeto a las personas aludidas", señala esta narradora, que para construir el personaje de Bárbara, aunque no sea biográfico, utilizó recuerdos propios, "para desarrollar ambientes y sueños de las chicas adolescentes en aquellos tiempos de dictadura", matiza ella. Y para perfilar el personaje de Don Luis, el párroco de Matarrosa del Sil en los años 60-70 del pasado siglo, se inspiró en Javier Rodríguez Sotuela, que en verdad fue un hombre comprometido con la lucha minera, y con los problemas sociales de la época. "Un defensor de la cultura y de los derechos de los mineros, un luchador incansable, que guardaba los libros en bolsas de plástico entre montones de carbón". Un sacerdote atípico, "el cura comunista", como lo llegaron a apodar en aquellos tiempos, por su colaboración activa con el Partido Comunista, acaso por su sensibilidad y su buen hacer como persona solidaria y comprometida con la sociedad, implicado con  la HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica) y la JOC (Juventud Obrera Cristiana), tal como se refleja en el libro de Luisa Picado Silva. Un hombre extraordinario, un cantautor y dibujante con gran sensibilidad, gallego de origen aunque berciano de corazón y alma, al que tuve la ocasión de conocer hace un par de años en un encuentro literario en la localidad gallega de Quiroga. Y qué curioso que Sotuela llegara a bautizar al famoso humorista y monologuista Leo Harlem, cuya familia es originaria de Matarrosa del Sil.

(Puedes seguir leyendo esta fragua en ileon.com)

martes, 16 de mayo de 2017

La fragua literaria leonesa: Miriam López Santos

 cultura
0 votos
 Disminuir fuente / Aumentar fuente
LA FRAGUA LITERARIA LEONESA

Miriam López Santos: "La novela gótica es algo más que un sueño sadomasoquista concebido por las mentes irracionales"

Manuel Cuenya | 16/05/2017 - 11:40h.

La filóloga, investigadora y profesora de la Universidad de León Miriam López Santos, autora de 'La novela gótica en España, 1788-1833', continúa investigando, publicando artículos y ensayos acerca de la literatura, la literatura y el cine, entre otros.

Imprimir
Enviar por correo
FacebookTwitterGoogle +Menéame
Votar noticia Vota
"....la novela gótica surge a la sombra de una Inglaterra cegada por el brillo del denominado Siglo de las Luces; pero en esa misma ceguera, producida por un excesivo culto a la razón, se encontraba el germen de una aparente o real sinrazón; en el rechazo a lo sobrenatural surge, precisamente, la necesidad, siempre anhelada por el hombre, de curiosear en lo oculto, lo oscuro, lo vedado, pero también en lo extraordinario, lo sorprendente o lo prodigioso".
(Miriam López Santos, 'La novela gótica en España, 1788-1833')
Licenciada en Filología Hispánica y en Lingüística, Máster en Literatura Comparada, Doctora en Filología Hispánica y Profesora Asociada de la Universidad de León, Miriam López Santos es una joven leonesa con excelente formación académica y experta en la novela gótica española de principios del siglo XIX -el origen de nuestra literatura de terror-, llegando a rescatar un tipo de literatura olvidada, postergada y absolutamente desconocida incluso en los ambientes universitarios.
"Algunas de las obras ni siquiera figuraban en la Biblioteca Nacional. Fue una labor detectivesca, pero profundamente satisfactoria. Ello me ha posibilitado situarme en un primer nivel de un aspecto concreto de investigación, algo que cualquier profesor universitario joven persigue", señala Miriam, autora de 'La novela gótica en España, 1788-1833' (Academia del Hispanismo, 2010), que también ha publicado diversos artículos y ensayos como la edición crítica de 'La torre gótica o el espectro de Limberg' (2014), o bien la edición crítica de 'La urna sangrienta o el panteón de Scianella' (2010), esta última en colaboración con el escritor Luis Alberto de Cuenca.
A propósito de su colaboración con Luis Alberto de Cuenca, recuerda que lo conoció en la inauguración de unos cursos de verano de la Universidad de León. Y posteriormente  tuvo el orgullo de que aceptara ser el presidente de la defensa de su Tesis de doctorado. "Sus críticas hacia mi trabajo y su alabanza sin reparos al mismo las recordaré siempre y me sirvieron de estímulo para publicar mis primeros trabajos. A él le debo, al menos en parte, la publicación de mi estudio crítico de 'La urna sangrienta o el panteón de Scianella' en la editorial Siruela. Él presentó el libro en la semana gótica de Madrid y, como agradecimiento por su apoyo constante, le dediqué mi segundo libro, 'La novela gótica española' (1788-1833). Tengo un enorme respeto intelectual por el maestro y él siempre me ha mostrado lo mismo en lo referido a mis trabajos".
"La ficción gótica comienza a ser entendida entonces como un peligroso instrumento de penetración de ideas subversivas contrarias a la norma y como tal es examinada por los censores, que insisten constantemente en la necesidad de que esta sea perseguida y, por lo mismo, censurada y prohibida"
Cuenta Miriam que, para entender a autores como Bécquer o Espronceda, hay que recurrir a la  novela gótica previa, puesto que ellos bebieron de esta tradición, de ese gusto por lo oscuro, el suspense, el terror, los escenarios siniestros... Y que la novela gótica -genuinamente inglesa e hija de la Ilustración como de reivindicación de lo subversivo, lo que va contra la moral- llega a España, a través de Francia, instalándose en nuestro país ese gusto por los paisajes de tormenta, los castillos en ruinas... la estética de lo sublime. Y acaba convirtiéndose en una nueva narrativa caracterizada por la oscuridad, el vicio, la exaltación de las pasiones.
"A menudo, los manuales de historia de literatura dicen que sólo hubo una obra gótica en España: la 'Galería fúnebre', de Agustín Pérez Zaragoza. Sin embargo, resulta que este libro es en realidad la traducción de un original francés que, encima, es una parodia del género". En todo caso, "existió una novela gótica unida a una conciencia de género en nuestro país, en las últimas décadas del Antiguo Régimen; importada, es cierto, pero asumida como propia", destaca Miriam en su estudio, 'La novela gótica en España, 1788-1833'.

martes, 9 de mayo de 2017

La fragua literaria leonesa: Ruy Vega

Cultura cultura
1 votos
 Disminuir fuente / Aumentar fuente
LA FRAGUA LITERARIA LEONESA

Ruy Vega: "La literatura es parte de mi vida... me mueve y me conmueve"

Manuel Cuenya | 09/05/2017 - 13:55h.

El narrador ponferradino Ruy Vega, autor de 'La Señal', se encuentra ahora en una fase de montaje de ideas, maquinando un nuevo libro mientras está promocionando su reciente novela.

Imprimir
Enviar por correo
FacebookTwitterGoogle +Menéame
Votar noticia Vota
"ChB.-¿Has oído hablar de los agujeros negros rotantes o aguajeros de Kerr? Ahí puede estar la clave. Son agujeros negros que digamos... rotan. Se cree que si se consigue girar con él se puede salir en otro punto del espacio tiempo. De cada uno de ellos debería derivar un llamado agujero blanco. Una especie de salida, conectados ambos como un agujero de gusano.
DB. –¿Entras por un lado y sales por el otro?
ChB. –Posiblemente. Y en otro punto no sólo del espacio, sino quizás también en el tiempo".
(Ruy Vega, 'La señal', Ediciones Atlantis, 2017)
Autor de dos novelas de ciencia ficción, el ponferradino Ruy Vega proviene de una familia con vocación literaria, pues su padre también escribía de un modo creativo. Y, siendo aún joven, ya había tenido la suerte de publicar un libro, además de escribir para una revista relacionada con su trabajo, recuerda su hijo Ruy, cuyos tíos, entre ellos Gonzalo López Alba, publicó, hace un par de años, 'Los años felices', con la editorial Planeta. También sus primos "han buceado entre los libros, publicando alguno de ellos".
Orgulloso de su tierra, se siente muy a gusto en Ponferrada, donde reside, "no la cambiaría por nada", según él, porque el contacto personal es más cercano que en otras ciudades más grandes. "Quizás haber estudiado y trabajado fuera durante unos años te hace ver tu tierra de otra manera... Creo que ser de aquí te da una visión de las cosas que quizás en otros lugares más grandes se pierden".
Vivir en la capital del Bierzo le ha influido en su forma de ver y afrontar la vida, en su modo de escribir. "No en vano, en mis novelas, de una manera clara o escondida, siempre he tratado de hacer un guiño a El Bierzo", añade este creador, enamorado de su comarca, de esos paisajes fantásticos y únicos, de esos hermosos pueblos –aclara- a los que puede ir desde Ponferrada en unos minutos.
"Escribir por ejemplo terror mientras devoras novelas de terror te puede convertir en una mala copia de algún escritor o libro que admiras"
Cuenta que tiene la suerte de estar inmerso en dos facetas que le gustan profundamente. "Durante la mayor parte del día soy ingeniero y así lo siento y así quiero que sea. La ingeniería me apasiona. Pero cuando me pongo a escribir me centro plenamente. Trato de sacar tiempo de donde apenas lo hay, pero siempre hay un hueco para escribir. Lo hago todas las semanas del año. De una manera u otra siempre estoy escribiendo. Normalmente cuando me voy de viaje llevo un cuaderno donde anoto cosas o donde escribo pequeños textos", manifiesta este entusiasta de la literatura, que en su caso es la vida misma porque transmite amor, alegría, tristeza, odio, fuerza, pasión... todas esas emociones que nos mantienen despiertos. "La literatura nos habla de nuestros días, de lo que nos ocurre, de lo que nos preocupa o de lo que nos apasiona. La literatura ha dejado expresiones o frases que recordaremos para toda la vida... Para mí es parte de mi vida. No podría concebirla de otro modo. En ocasiones me pregunto qué hubiera sido de mí de no haber tenido la suerte de poder haber disfrutado de ella. Es algo mágico. Me mueve y me conmueve".
Respecto a la literatura, que se está haciendo en nuestra provincia, cree que León ha tenido y tiene un potencial enorme, con muchos y buenos escritores. Además, hay una gran actividad literaria: "blogs, secciones de medios, organizaciones como 'León Literario'... Todos ellos junto con sus escritores (y por supuesto los lectores) conforman un caldo de pura literatura". Asimismo, está convencido de que no tardando mucho llegará un gran best seller leonés, alguien que 'rompa' el mercado, porque "grandes escritores ya los tenemos", resalta optimista Ruy: "entonces su dinámica empujará directamente a la literatura leonesa hacia donde se merece, a lo más alto de su reconocimiento".
 (Puedes seguir leyendo esta fragua en ileon.com):