Páginas vistas en total

miércoles, 22 de octubre de 2014

La fragua literaria leonesa: Elisa Vázquez

La Fragua Literatia Leonesa

Elisa Vázquez: "A pesar de que en el lenguaje sigue habiendo una gran dosis de sexismo, en mis libros no"

Manuel Cuenya | 21/10/2014

La narradora ponferradina Elisa Vázquez, autora de 'La pócima mágica' y  'Regreso a Montecorona', está ahora con dos historias casi a la vez, ambas ya estructuradas y muy meditadas.

Compartir noticia Compartir
Facebook Twitter Google + Menéame
Votar noticia
Vota
Elisa Vázquez. Foto: Manuel Cuenya
Ponferradina, la narradora Elisa Vázquez dice que escribe para la niña lectora que fue. En realidad, cree que sigue conservando la mirada ingenua y asombrada de los niños (y las niñas) para ver el mundo como un lugar excepcional, maravilloso. "En la mirada de los niños todo es nuevo, asombroso, emocionante. Los adultos perdemos gradualmente esa capacidad de sorpresa ante las cosas y nos acostumbramos a ver nuestro entorno, nuestra realidad, de forma rutinaria y práctica, desprovista de misterio", pero Elisa no la ha perdido, al menos del todo, y la literatura infantil y juvenil son un reflejo de su fantasía, del modo en el que ve el mundo.
Como contadora de cuentos para niños y niñas regresa siempre a su infancia, marcada por los paisajes bercianos, porque en todo lo que escribe tiene presente sus árboles, sus montañas, sus ríos, sus costumbres, sus leyendas. Asimismo, se siente impregnada de la forma de ser de sus gentes, porque es una de ellas, de sus historias, de sus cuentos; la base de todo lo que hace. "Es cierto que sobre esa base se añaden elementos recogidos en otros lugares y circunstancias en las que he estado, pero el "caldo" de mi literatura es auténticamente berciano". Resulta curioso que otro de los lugares que ha inspirado muchas situaciones, paisajes y personajes de sus libros haya sido la Toscana, quizá a resultas de que ciertas zonas de esa región italiana guardan un gran parecido con zonas del Bierzo, Elisa al menos lo ha visto así, la cual, cuando evoca su tierra desde lejos, crea escenarios imaginarios que tienen algo de ambos lugares.

http://www.ileon.com/cultura/044882/elisa-vazquez-a-pesar-de-que-en-el-lenguaje-sigue-habiendo-una-gran-dosis-de-sexismo-en-mis-libros-no

martes, 21 de octubre de 2014

El hijo de la novia

Esto escribí y publiqué en su día a propósito de El hijo de la novia, sobre la que hablaré este viernes en Bembibre. La cita será a las 20h15 en el Teatro Benevívere. 


Hacía tiempo que no sentía emociones tan intensas en el cine. Y con “El hijo de la novia” me la pasé con lágrimas en los ojos y carcajadas incontrolables. No me da ningún pudor confesar estas emociones. “El hijo de la novia”, que además es un título ciertamente original, nos hace pasar de la carcajada al llanto en unos segundos y nos permite disfrutar de ambas emociones de igual modo. Es una película-catarsis, una auténtica liberación, que se agradece en estos tiempos de zafiedad y artificios insostenibles. Detrás de esta genial película hay siempre un guión extraordinario, unos diálogos inteligentísimos y muy ingeniosos, capaces de hacernos repensar nuestra vida de mediocridad y automatismos varios.
Vera (productor) y Castets (coguionista) de El hijo de la novia

         “El hijo de la novia” es una de esas películas que te mantienen con los ojos abiertos y el ánimo encendido en todo momento. El director, Juan José Campanella, consigue un equilibrio perfecto entre lo dramático y lo cómico. Y en ningún momento uno siente que la historia sea ñoña, dulzarrona, o que al director se le haya ido de la mano. La genialidad de una película a menudo reside en un  buen guión y en una excelente dirección de actores. Lo demás está al servicio de la técnica. Pero si no funciona el guión, y los actores son unos tarugos, la película se cae por su propio peso. En el caso de esta hermosa y emocionante película los personajes están muy bien construidos y los actores bordan sus papeles, sobre todo el protagonista de la historia, Ricardo Darín, conocido de un amigo mío.

         A mi edad, dice Darín, ya sólo tengo un sueño, y mi sueño es irme a la mierda, que nadie me joda. Lo importante es que a uno no lo chinguen, que lo dejen libre, que no lo tengan esclavizado a ningún sistema, ni a ninguna carrera frenética hacia la nada. Lo importante es poder volar libre como los pajaritos, y no estar atado a ningún pesebre. 
El gentío, a menudo, sueña con la gloria, con el dinero, con todo ese materialismo, en verdad grosero, que nos invade. Y al final uno se da cuenta, afortunadamente uno suele darse cuenta casi al principio, que el sueño del protagonista es un sueño muy inteligente, cargado de un sentido del humor  envidiable. 
La reflexión de Darín es pura dinamita, conmovedora hasta hacernos saltar las lágrimas, una vez más. Darín está que se sale de la pantalla, y Héctor Alterio y Norma Leandro nos invitan a creer en el AMOR.

sábado, 18 de octubre de 2014

Enganchados al cine y el teatro


Buscando información sobre la peli, 'El hijo de la novia', sobre la que hablaré el próximo viernes en el Teatro Benevivere de la capital del Bierzo Alto, me encuentro con este artículo que escribiera en Diario de León. Como previa a otro artículo que hiciera sobre esta magnífica pelí argentina y alguna cosa más, que también colgaré en este blog. 


MANUEL CUENYA 01/11/2004
SEGUIMOS enganchados al cine y al teatro, lo cual nos mantiene activos y estimulados. Como si estuviéramos en el mejor de los mundos posibles. Estas últimas semanas hemos estado de enhorabuena en el Bierzo. El Festival de Cine de Ponferrada, Norma Aleandro y su querido embustero, y la clase magistral de Juan Vera y Fernando Castets en la Escuela de cine de Ponferrada. Esto parece el Hollywood berciano, ese bosque encantado de acebos y madroños en el que algunos bercianitos vivimos un sueño hecho realidad y fantasía a la vez. A menudo se confunde la realidad con la ficción, y aun ésta se suele tomar como una realidad más. Tener la ocasión de ver a Norma Aleandro en el Bergidum es como un sueño enternecedor. Estar cerca de Norma es como estar enfrente de una de las mejores actrices del mundo, como dijera Luis Ángel, un alumno de la Escuela de Cine. Estoy de acuerdo contigo, Luis, que Norma no tiene nada que envidiar a ninguna actriz de Hollywood ni de ningún «star system». Ya quisiéramos en nuestra España teatral y cinematográfica contar con una actriz como esta dama argentina, conocedora como nadie de las artes interpretativas así como las técnicas de dirección actoral. No en vano, ella es también directora de actores, y por lo demás una mujer con una educación exquisita. No olvidaré que un 22 de octubre de 2004 tuvimos la oportunidad de saludar a Norma. Su interpretación en «Mi querido embustero» es tan sublime que uno se rinde ante ella. Y acaba amándola. Sergio Renán, su compañero teatral, es también un actor extraordinario. El teatro argentino, el cine argentino nos han cautivado. Y uno está convencido de que Argentina, a pesar de sus crisis y vaivenes, nunca ha dejado de ser una potencia cultural, un mundo hacia el que uno mira con ojos de cariño. Luego de ver «El hijo de la novia» en presencia del director de producción, Juan Vera, y el coguionista, Fernando Castets, uno se sigue emocionando como si fuera la primera vez. El propio Vera dice que se emociona cada vez que la ve. Y hasta Amenábar acaba reconociendo que cuando estaba en la fase de producción de «Mar adentro» tenía en mente «El hijo de la novia». De ahí que le haya salido una película impresionante. Vera y Castets, además de conocedores del oficio, tienen sentido del humor. Es un placer conversar con ellos: el cine, la literatura de Henry Miller y Abelardo Castillo, la vida y en breve el estreno de «Luna de Avellaneda».
http://www.diariodeleon.es/noticias/bierzo/enganchados-cine-teatro_164216.html