Páginas vistas en total

viernes, 15 de junio de 2018

Fermín López Costero, siempre en nuestra memoria afectiva.

Hoy no podré asistir físicamente al homenaje que se le rinde a Fermín López Costero en el Monasterio de Carracedo, tan querido por él, al que le dedica 'Memorial de las piedras'. Pero lo llevo y lo llevaré siempre en mi corazón, porque lo consideraba un gran amigo. Amigo y hermano en la literatura, me dedicó él en su libro 'La fatalidad', que llegara a reseñar en La Nueva Crónica: http://cuenya.blogspot.com/2014/06/la-fatalidad.html
Pena me da también que no hayan contado con uno, habida cuenta de la relación de amistad que tenía con Fermín, para un libro titulado 'El fabulador...'. 

I Encuentro Literario en Noceda del Bierzo, el útero de Gistredo
(Fermín en el centro, en la segunda fila)

La verdad, la idea de dedicarle un libro partió de uno (a lo mejor también de otros, no sé, las ideas flotan en el aire). Incluso llegué a proponérselo el 20 de febrero del año en curso a Juan Carlos MestreNicanor García OrdizMar Palacio BangoIsabel Bailez Vidal... Pero parece que alguien se adelantó, lo cual me parece estupendo, que salga adelante este libro, porque Fermín merece esto y mucho más. 
Fermín en el Hayedo de Busmayor

No obstante, yo le haré un homenaje en el próximo número de la Curuja, que ya está en imprenta, y también le dedicaré, a través del Colectivo Cultural La Iguiada de Noceda, el Noveno Encuentro literario que haré el 10 de agosto en la Casa de la cultura del útero de Gistredo.
Fermín también estuvo en este Encuentro y fue colaborador de la revista La Curuja. 
Siempre en el recuerdo, el nuestra memoria afectiva. 

jueves, 14 de junio de 2018

La pasión en tiempos convulsos

Hoy mismo estrenamos La pasión en tiempos convulsos. Una obra de teatro que he tenido el gusto de preparar a lo largo de este curso con mi alumnado de la Universidad de la Experiencia en el Campus de Ponferrada. Como ya viene siendo habitual en estos últimos tiempos, desde hace años. 
Recuerdo con cariño cuando, en el 2010, nos seleccionaron para asistir a un Festival de Teatro Nacional para Mayores en la Universidad de Alicante. Entonces, nos fuimos con El velorio, una re-escritura y adaptación valle-inclanesca. Y es que Valle, el gran escritor galego, gachupín en tierras mexicas, es un genio de la dramaturgia, al que tengo siempre presente. Tanto es así que el pasado curso montamos, también con el grupo de teatro de la Experiencia, una adaptación y re-escritura en clave moderna de Luces de bohemia, a sabiendas de que esta obra, concebida por Valle, es de rabiosa actualidad aún hoy. 
Elenco actoral de La pasión en tiempos convulsos

También recuerdo con afecto otras obras, de creación propia, como El desahucio o bien Una familia desequilibrada (cuyo embrión teatral fuera asimismo Una familia berciana, que también llegamos a representar hace muchos años). 

Incluso me atrevería a reseñar otras piezas como Pilarín y sus seres queridos (basada en Maribel y su extraña familia, de Mihura) o Un bohemio en apuros (inspirada en Tres sombreros de copa, también de Mihura). 
Rememorando, alguna más hemos llegado a representar como El doctor chalado, La clase chiflada, El sueño de un seductor o Parados en el olvido (todas ellas de creación propia). 
La pasión en tiempos convulsos, cuyo título podría evocarnos El amor en tiempos del cólera, la novela del Nobel Gabo, toma su inspiración y su base en una conocida obra, aunque en este  caso esté ambientada en el tiempo presente, con el nacionalismo catalán como telón de fondo o hilo conductor de la misma (de lo que nos enteramos a través de una presentadora de televisión, aparte de las conversaciones que mantienen los diferentes personajes). 
El nacionalismo catalán versus España a través de dos personajes emblemáticos: Alma, que encarna el independentismo catalán y el deseo de una República para su nación, y Lusín o Luisito, que aboga por una España unida. 
Luisín o Luisito es un rapaz universitario al que le gusta la literatura, el cine (en concreto las pelis eróticas y amorosas) y sobre todo las chicas.
Alma, su compañera de universidad, es una chavala fuerte, aguerrida, defensora a ultranza de la cultura y la lengua catalanas, que tiene una abuela italiana, la nonna Marcela, que es todo un puntazo, la cual decide, ya mayor, separarse de su marido porque no lo aguanta, y además cree en la libertad, la modernidad... 
Alma también tiene una prima, la Charito (dulce y tierna), de la que Lusín acabará enamorado. Bueno, en realidad, a Lusín le gustan todas las chicas, incluso la asistenta (María, de origen leonés, a quien persigue con pasión intensa) que tiene en su casa, la casa de sus padres, quienes no ven con buenos ojos que su hijo se enrede con la criada. Y acabarán, aunque eso sea una injusticia, por echarla a la calle. 
En tiempos convulsos, de crisis, desahucios... corrupción política (en la que los políticos tragan de lo lindo) la familia de Lusín se permite el lujo de tener una asistenta frente a su vecina, Antonia, que no logra llegar a fin de mes porque tiene que alimentar a sus hijos (Julito, un huevón, y Pepita, una macarrilla y machorrilla) con el consiguiente miedo a que la desahucien de su pisito por no poder pagar las facturas, la hipoteca... pidiendo socorro económico a la familia de Lusín.
El padre de Luisín es un tipo aplomado, socarrón, un pelín autoritario, españolista, y su madre es algo ingenua y conservadora. Lusín también tiene una hermana, Lolita, arremangada y socarrona (como su padre), que estudia Arte Dramático, a la que pretende Julito, el vecino, aunque ella no le hace ningún caso y se carcajea de él. 
Lolita aspira a ser una actriz de cine y de teatro. Y en el transcurso de su formación como actriz acabará quedándose preñada de un cómico, con el consiguiente disgusto para su madre, que no ve bien que se haya quedado embarazada y encima quiera abortar. 
Una obra, tratada como una comedia, con ligeros toques de erotismo, que espero guste al público asistente. O al menos que este público pase un buen rato. Y de dicho sea de corrido que le invite a reflexionar acerca del país de paisitos en el que vivimos. 
https://www.lanuevacronica.com/los-alumnos-de-la-experiencia-suben-a-escena-una-obra-de-manuel-cuenya
http://www.diariodeleon.es/noticias/bierzo/teatro-alumnos-universidad-experiencia_1256345.html
http://www.ileon.com/cultura/086844/la-sala-rio-selmo-de-ponferrada-acoge-la-representacion-de-la-pasion-en-tiempos-convulsos
https://www.ponferradahoy.com/los-alumnos-de-la-universidad-de-la-experiencia-escenifican-la-pasion-en-tiempos-convulsos/

miércoles, 13 de junio de 2018

La fragua literaria leonesa: Juan Manuel Martínez Valdueza

LA FRAGUA LITERARIA LEONESA

Juan Manuel Martínez Valdueza: "¡Tengo pedigrí leonés de más de ochocientos años!"

El polifacético Juan Manuel Martínez Valdueza, autor de 'Un blog con España a cuestas', y editor de doscientos cincuenta libros, entre ellos 'Tres voces, tres mundos' o 'Cosas de la bucólica...", del periodista y escritor Tomás Álvarez, está ahora con alguna novela, poesía y memorias.

Juan Manuel Martínez Valdueza
Manuel Cuenya | 13/06/2018 - 11:04h.
Ensayista, poeta y editor, Juan Manuel Martínez Valdueza se considera un escritor vocacional que escribe "no para satisfacer una supuesta demanda ajustada a unos cánones sino para compartir, interesar, emocionar...", algo que me late extraordinario, habida cuenta de los tiempos mercantilistas que vivimos.
Escribe "no solamente desde la realidad –ficticia o no– sino también desde la ensoñación y la provocación", añade él, que siente repelús cuando alguien se califica de poeta y se reviste de atributos externos que lo identifican como tal, porque "el poeta no existe", a su juicio, sino que algunos escritores, "con la inspiración y en el momento adecuados, escribimos poesía que es un misterio. Lo demás son juegos florales", glosa el autor de libros como 'Camino inevitable', que se le antoja un poemario muy especial, escrito en torno a los cincuenta años, edad que, en su opinión, suele ser frontera a partir de la cual los recuerdos intrascendentes se desvanecen, "consolidándose por el contrario en verdades absolutas los que han sido pilares de nuestra existencia, a veces tan olvidados". O bien el ensayo 'Un blog con España a cuestas', que nos muestra, a través de reflexiones diarias, pensamientos políticamente incorrectos, lo que muchos piensan y no se atreven a contar acerca de nuestra España en crisis, no sólo económica sino espiritual, que en cierto modo sigue funcionando como una dictadura, o el peligro que tienen las redes sociales en manos de empresas que nos chupan la sangre. "Rendición de cuentas casi diaria –y políticamente incorrecta– de preocupaciones a voleo no pedidas por nadie, en la que prevalecen ansias de libertad y de justicia, y digo yo que por algo será", expresa Valdueza acerca de su volumen, cuyo epílogo está escrito por Venancio Iglesias.
Aparte, ha publicado, en colaboración con los escritores Fernando Álvarez Balbuena y Juanmaría G. Campal, 'Tres voces, tres mundos' (2014), cuyo prologuista es el escritor Andrés Martínez Oria (a quien le hemos dedicado una fragua): "En tiempos prosaicos, poesía para interpretar una partitura de amor –aunque no solo– a tres voces, que dialogan, avanzan, contrapuntean... La de Fernando A. Balbuena, a la andadura del endecasílabo en sonetos, versos sueltos y tercetos encadenados, expresa la nostalgia por un tiempo que quizá se hubiera deseado de otra manera, porque esta poesía de amor lo es en realidad de desamor... La segunda de las voces, de Juan G. Campal, deja en verso libre el eco de viejas heridas y silencios, dudas, sombras, vacíos que volverán a henchirse de amor, un amor distinto de la amistad, que se convoca para la plenitud... Contrapuntea la voz de Juan Manuel Martínez Valdueza en tono de afirmación pasional, de descarnada carnalidad, para confirmar la certeza del amor como entrega y posesión, desbordamiento, totalidad; por eso habla del calor, de la frenética vorágine de vivir y de la rosa que emerge de la materia innoble".
Se trata de un proyecto apasionante de poesía, con tres voces poéticas distintas en fondo y forma,  que ha tenido continuidad anual en 2015 con las publicaciones de los escritores Marta Muñiz, José Manuel Feito y Luis Miguel Alonso Guadalupe. Y en el 2016 con Charo Acera, Agustín Alonso Biscayar y Felipe Piñeiro.
Todos los volúmenes han sido editados a través de CSED, su editorial. Recientemente, también a través de CSED, ha editado el estupendo libro 'Cosas de la bucólica. La gastronomía en El Quijote', cuyo autor es el periodista y escritor Tomás Álvarez.
"Con su amistad y su amor –el amor es cuestión de vida indispensable– mis amigos astorganos compensan con creces la falta de raíces documentales de que adolecemos los 'afincados' en tierra diferente a la del propio nacimiento"
En su faceta como editor (Akrón & CSED) asegura que ha editado doscientos cincuenta títulos en diez años, una tarea que no resulta fácil, sobre todo, "desde la independencia ideológica, política y económica", pues "edición e independencia casan mal".
En todo caso, reconoce que el mundo editorial le ha proporcionado un buen conocimiento de la escritura y los escritores. "Emplazo a los lectores a entrar en el apasionante mundo de la edición –más de lo que se imaginan– a través de mi 'memoria corta de un editor independiente', que espero poder terminar a lo largo de este año", afirma Valdueza, cuyo apellido entronca con el Bierzo, tanto es así que, aunque nacido en Extremadura y residente en Astorga desde hace años, tiene sangre leonesa. "¡Pedigrí leonés de más de ochocientos años!" rememora con humor este creador, cuyos ancestros leoneses más remotos habría que encontrarlos en tiempos de Fernando II, cuando desde el Bierzo se fueran a repoblar, según él, lo que hoy es el norte de Zamora lindando con León.