Páginas vistas en total

miércoles, 1 de octubre de 2014

Rapabestas

Quiero dedicarle este artículo a los chicos de Rapabestas, que han compuesto, en colaboración con Templarios del Oza y Sforzato, el ‘himno’ del Mundial de Ciclismo, algo que me entusiasma, como imagino que entusiasmará a la gente de la capital del Bierzo, que a lo largo de la pasada semana se ha convertido en sede de este deporte valiente, maravilloso. La bici como vehículo imprescindible en otros tiempos, como medio para desplazarse, por ejemplo, a trabajar a la mina. Un lujo, entonces, que hoy, en nuestra sociedad harto clasista, se ve (si no es en el ciclismo profesional) como ramplón, de poca monta. Hasta Carmen, el personaje creado por Delibes en ‘Cinco horas con Mario’, le reprocha a su difunto marido que fuera al instituto en bici. “Desengáñate, Mario, cariño, la bici no es para los de tu clase”. Pues sí, la bici es y será un medio magnífico, pura poesía andante, para moverse y ejercitar el cuerpo-espíritu.

Ahora, sobre todo en estos tiempos de miseria espiritual, hay que apantallar con cochazos para ser alguien en esta sociedad materialista, abocada a pudrirse en dinero. Pero lo que quería es felicitar al grupo Rapabestas (Rapa das bestas, imagino que será su origen), que nos han ofrecido no sólo este bello himno musical sino otras composiciones estupendas. El pasado martes nos brindaron en la ponferradina plaza Fernando Miranda -en compañía de los gaiteros Templarios del Oza-, una actuación memorable. Además, esa tarde-noche compartían escenario con otro grande de la música folk, amigo suyo, como es el vasco Kepa Junkera, un virtuoso de la trikitixa.

Desde que surgiera o se diera a conocer esta banda de música folk, allá por principios del 2000, les he seguido más o menos la pista, incluida alguna actuación suya en el Festival Internacional de Ortigueira o recientemente en Bembibre, bajo el orvallo -mejor dicho bajo un chaparrón- y me parece que tienen mucho mérito. Tampoco quiero olvidarme de su concierto el pasado mes de agosto en Noceda del Bierzo, como teloneros de los Celtas Cortos, con motivo de las fiestas de esta localidad.

Se alegra uno de que Ponferrada, el Bierzo, cuente con bandas de la talla de Rapabestas, que sin duda nos darán muchas alegrías. Ahora, con el himno para este Mundial de Ciclismo, que es algo grande, antes con una versión del himno de la Ponferradina, y en un futuro, más o menos próximo, seguro que harán otra composición inolvidable.
Os deseo, estimados Jorge, Rober y demás componentes del grupo, lo mejor en vuestra andadura musical, vital, porque lo merecéis y lográis hacer que vuestra música llegue a las entrañas.



martes, 30 de septiembre de 2014

La fragua literaria leonesa: Pablo Andrés Escapa



La Fragua Literatia Leonesa

Pablo Andrés Escapa: "Hay 'oestes cercanos' en todo el mundo"

Por Manuel Cuenya | 30/09/2014
 El narrador Pablo Andrés Escapa, autor de 'Voces de humo' y 'Mientras nieva sobre el mar', está trabajando en un ciclo de novelas cortas que comparten una dependencia común de diversos elementos fantásticos y un tratamiento voluntariamente irreal de los temas.

Compartir noticia Compartir
 Facebook Twitter Tuenti Menéame
Votar noticia
Vota

Pablo Andrés Escapa. Foto: Benito Ordóñez.
"HOY, SOBRE LOS RAÍLES DE PLATA, ha ocurrido un milagro. Yo soñé esta frase o voló inocente, como si me la regalara el robledal. A lo mejor no fue más que una tentación mágica, de esas que buscan aliviar el paso del caminante cansado al mediodía, un aire secreto, vagabundo por los valles en horas de nubes piadosas. El caso es que sentí en los oídos afilarse su fábula invisible. Tales venturas, bien se sabe, prosperan en soledad. Y yo caminaba solo".
('Voces de humo', 'Plegaria de la vía muerta', Pablo Andrés Escapa).
Lacianiego de Villaseca, Pablo Andrés Escapa es un narrador nato, con una prosa poética aderezada por el humor y la fabulación, una escritura en la que se perciben los sonidos y los aromas, los sentidos en su totalidad, marcada, en libros como 'Voces de humo', por su infancia, la de un niño que jugaba entre las vías del ferrocarril y pescaba en el río Sil mientras veía subir y bajar el tren de vapor pegado al río, una infancia, la suya, en la que todo giraba en torno a la minería, "desde el accidente que podía dejar huérfano a un compañero de la escuela con el que estabas jugando en el momento en que llegaban a darle la noticia, hasta el latido incesante de los compresores, como una respiración que venía del monte a llenar los días y las noches, o el olor del carbón ardiendo en las cocinas, o el contraste de la nieve y el carbón disputándose las laderas de robles han dejado una huella profunda en mi memoria", recuerda este gran cuentista, que ha publicado hasta la fecha actual tres libros de cuentos y una novela, 'Gran Circo Mundial', aparte de su personal 'Cercano Oeste' y diversos artículos sobre historia del libro, su edición y traducción.
http://www.ileon.com/cultura/044228/pablo-andres-escapa-hay-oestes-cercanos-en-todo-el-mundo

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Lobos por el Bierzo

Los veranos son buenos para salir en busca de luz, que lo embellece todo, para viajar por la provincia, tanto interior como exterior, y aun por otras tierras, para pasear en bicicleta por las sendas de los afectos, para adentrarse en el fondo de un buen libro. Y este mes de agosto me ha dado por visitar las brañas bercianas tras los lobos, y ahí que me he topado con muchos aullidos, siempre siguiendo los pasos del magnífico cicerone Toño Criado, ponferradino honorable, Premio Carandell del periodismo parlamentario, buena persona y un gran profesional. Algo de lo que uno se enorgullece, que haya paisanos y amigos capaces de hacernos amar nuestra tierra, en este caso con un libro estupendo: ‘Lobos por el Bierzo’. Un volumen imprescindible para quienes deseen conocer nuestra historia a través de estos “guardianes del bosque”, viajeros aunque fieles al terruño, que en otros tiempos tan presentes estaban en la vida cotidiana de los pueblos. Son muchas las leyendas (acaso realidades) que se cuentan aún hoy en el Bierzo sobre los enemigos de los rebaños de ovejas. Como algunas que ocurrieran por ejemplo en Noceda del Bierzo. Léase la de un lobo “achagando” a una pobre oveja descarriada, que ni siquiera Santiago Teresín –el abuelo de buenos amigos, entre ellos Miguel Ángel, Corresponsal de TVE en Berlín- pudo salvarla.

Mi querencia por esta obra, editada para más inri por Lobo Sapiens, me ha entusiasmado porque, además, Toño habla mucho del útero de Gistredo (alto del Xáfra incluido), donde los lobos siguen aullando a la luna fluida del invierno. “Lobo transido de locura, luna en adagio”, recoge el autor citando al gran poeta Mestre. O “bajo las lunas trágicas del miedo”, según el genial Pereira.
Si bien Criado recoge varias leyendas y tradiciones de los lobos por todo el Bierzo -desde Igüeña, con mención especial a ‘El Tío Perruca’, hasta llegar al museo de Carracedelo, cuyo artífice es el taxidermista Solís Fernández, de Matarrosa, pasando por Losada, Rodanillo o Salientes y sus ‘Mil madreñas rojas’-, cierto es que la ‘matria’ de las fuentes curativas está muy presente a lo largo de este libro. Y por él desfilan personas entrañables como Javier Arias Nogaledo, que escribiera una extraordinaria ‘Historia de lobos’ en la revista ‘La Curuja’, el poeta Julio Travieso, con su ‘Memorial de la villa de Noceda del Bierzo’, la poeta Felisa Rodríguez, el mítico tamboritero Antonio García y su discípulo Mateguines, Paco el fresquero o Esteban de Paz, entre otros.

Además, el romance de la loba parda y el cabritín-cabritate te harán fantasear. Gracias, Toño.