Páginas vistas en total

miércoles, 10 de abril de 2019

La fragua literaria leonesa: Rosa Marina González-Quevedo

LA FRAGUA LITERARIA LEONESA

Rosa M. González-Quevedo: "La escritura creativa es un medio ideal para desarrollar la imaginación, el pensamiento y el talento"

La narradora y ensayista cubano-leonesa Rosa Marina González-Quevedo, autora de 'La enana', ha finalizado su segundo poemario titulado 'El ritmo del conjuro'. Y ha comenzado a escribir su segunda novela. Asimismo, continuará escribiendo en su blog y participando en eventos de literatura dentro y fuera de León.

Rosa Marina González-Quevedo
Manuel Cuenya | 10/04/2019 - 13:50h.
"... Nacido en Asturias, Carlos Álvarez Muñiz había recorrido muchos rincones del mundo. Era un inquieto escritor de novelas que, en su mayoría, giraban alrededor de esoterismo y misterio.
Se definía a sí mismo como "buscador de claves ocultas en eso que cuenta la gente y nadie cree". Por supuesto, nadie menos que él, que creía en todo. Creía, por ejemplo, que algunas ciudades han perdido el alma, mientras que otras, al contrario, son organismos vivos que han alcanzado la eternidad gracias a sus mitos y leyendas. Así mismo, era partidario de que podemos estar en dos sitios geográficamente diferentes al mismo tiempo, como también en un mismo lugar en tiempos diferentes. Y que esta posibilidad (argumentada por las leyes de la física cuántica) daba explicación a extraños fenómenos, considerados "objeto de la fantasía" por no haber sido explicados aún por vía racional...".
(Rosa Marina González-Quevedo, 'La enana')
Nacida en Cuba, en concreto en Matanzas, como el escritor Pedro Juan Gutiérrez (autor por ejemplo de la estupenda 'Trilogía sucia de La Habana'), Rosa Marina González-Quevedo lleva ya algunos años en la ciudad de León. En cierto sentido, ella misma se siente una autora leonesa, sobre todo porque en León –asegura– ha recuperado el ambiente de acción literaria que perdiera al salir de Cuba en 1997.
Resulta en todo caso de sumo interés que una creadora cubana como ella haya decidido instalarse en nuestra capital provincial. Y pueda aportarnos su cultura, su cubanidad, su cosmopolitismo también, porque ha tenido la ocasión de vivir asimismo en Italia, en concreto en Nápoles, donde impartiera clases de Español en el Instituto Cervantes de esa ciudad italiana.
En realidad, los temas de sus obras, al menos hasta ahora, tanto en poesía (inédita) como en narrativa (acaba de editarse su novela 'La enana' bajo el sello Camelot), están más relacionados con ciudades como La Habana, Nápoles o Roma. Y aun con otras como Praga, Gijón o Madrid, que figuran como escenarios en su reciente novela.
Una obra que comenzara a escribir en noviembre de 2016 con la idea de narrar una historia de ficción centrada en un personaje femenino que tuviera algún tipo de discapacidad física o mental, y a su vez dotes especiales. Fue entonces cuando decidió que su protagonista sería una niña enana que compartiría su existencia con la de otros personajes. Y que todos viajarían por ciudades y épocas históricas diferentes, rompiendo las barreras del tiempo cronológico.
De este modo, poco a poco, recuerda que fue perfilando una trama llena de enigmas que encuentran explicación, no por vía racional, sino a través de formas de conocimiento de la realidad 'no convencionales' como son la física cuántica, la magia, la filosofía de los antiguos alquimistas y los mitos y leyendas.
"Con ello, he querido dar al lector algo más que una novela de entretenimiento, con el propósito de que éste tenga la posibilidad de dudar ante cuestiones que han sido problemas 'eternos'; por ejemplo, ¿qué es la verdad?, ¿es posible la existencia de algo más allá de aquello que no somos capaces de explicar?, ¿vivimos en otros planos de la realidad, por ejemplo, en el onírico?".
Más que una novela, 'La enana' -que está recreada en cinco ciudades: La Habana, Praga, Nápoles, Gijón y Madrid, "todas ellas sujetas a saltos espaciales y temporales continuos"-, representa un viaje constante entre pasado y presente. "Así, nos transportamos a la Praga del Callejón del Oro donde vivió Kafka, para descender la colina del Castillo hasta llegar a la Malá Strana de Neruda, pasear por sus casas encantadas y darnos una vuelta por el Barrio judío. Al mismo tiempo, sin percibir apenas el cambio, entramos en las calles bulliciosas de La Habana y en sus casas animadas por altares yoruba a ritmo de tambor. Y así, volvemos en el tiempo a la Nápoles del 'Settecento' y saltamos al Museo del Prado, para seguir nuestro viaje hacia la mundana Gijón, deteniéndonos ante el panorama azul del Cantábrico. Una geografía de naturaleza cuántica, imprescindible para desarrollar la historia. En este relacionarse de espacios diferentes, los misterios establecen una identificación entre Praga y La Habana, al punto de llegar a concebirlas como una y la misma ciudad".
Por otra parte, en esta obra, con una trama en la que se confunden realidad y ficción, se plantea la necesidad de definir el concepto de 'magia' como conocimiento universal. "De esta forma, ritos animistas como los de la santería se entrelazan con fórmulas alquímicas y con símbolos de la tradición hebrea, intentando dar solución a problemas relacionados con la vida y la muerte", expresa su creadora, la cual agradece a su editor, Pablo Solares Acebal, y a todo el equipo de Ediciones Camelot, que confiara desde el inicio en ella, reconociendo la profesionalidad con la que han trabajado en su edición.
"Ediciones Camelot es una editorial asturiana que en septiembre cumplirá sus cinco años de vida; ésta sigue una política de trabajo que da oportunidad a autores poco conocidos, justo en una época en la que en el mercado del libro  el número de publicaciones está siendo inversamente proporcional a la demanda; en pocas palabras, se editan muchos libros y se lee cada día menos. No obstante, Ediciones Camelot se abre camino con fuerza, y desde hace dos años está también en Latinoamérica como Ediciones Camelot América", afirma Rosa Marina, cuyos primeros referentes literarios fueron Charles Dickens con su 'David Copperfield' y  Edmundo de Amicis con su obra 'Corazón'.
Comenzó a leer libros con 'El libro de Oro de los niños', "colección de seis tomos que contiene (además de mitología, leyendas, religión, fábulas y poesía) historias de la literatura infantil que han pasado de generación en generación".

miércoles, 3 de abril de 2019

La fragua literaria leonesa: Lourdes de Abajo

LA FRAGUA LITERARIA LEONESA

Lourdes de Abajo: "La poeta debe descubrir la realidad a través de la mirada de una niña y elaborar con un pensamiento crítico"

La poeta, compositora y profesora de música Lourdes de Abajo, autora de '18 días de frío', entre otros poemarios, está pensando en cuál será su próximo poemario a la vez que se encuentra en pleno proceso de composición musical.

Lourdes de Abajo
Lourdes de Abajo. Foto: Paloma Alberca
Manuel Cuenya | 03/04/2019 - 10:07h.
La luz desplaza al grito. Una hoja entre los dedos. A medio hacer la voz abre su camino entre la espesura. Clavo los dedos en la carne. Busco la luz entre la hojarasca. Aprisiona el nudo mis manos, mi cuerpo. Atisbo el centro, golpeo el vientre con mis manos. Los puños. Los pies.
Soy la que renace. La otra. La que está. Aquella que escinde el bosque y lo desbroza. La que sacia el vientre muerto y a la espesura se entrega. La nieve roja. El bostezo de unos labios limpios. Los que duelen.
Mozo mi boca en el agua. Busco un canto al verbo que me salpica y me maldice. Un pozo lento me asfixia.
Entonces, robo la miel y el fruto. Golpeo con el ansia del minúsculo dedo, del pie a medio hacer que la luz devora. Abro un dónde. Un cobijo. Un espanto. Como un brote o una raíz contamino mi rostro. La escarcha nace en mis ojos. Vengo del frío.
(Lourdes de Abajo, '18 días de frío')
Autora de  '18 días de frío', entre otros libros, Lourdes de Abajo es poeta, compositora y profesora de música,  en concreto profesora de piano. No en balde, poesía y música van de la mano porque son artes afines. Y en su caso, no concibe la música sin la poesía, ni la poesía sin la música.
"La música y la poesía están fuertemente imbricadas. Hay algo en el ritmo interno, en el latido creador que permanece inalterable... Que el sonido se haga letra, como un vacío que al labio acude. Y en la letanía, el símbolo. Denso lenguaje que a la sílaba precede", afirma esta artista con voz lírica rememorando que, cuando lee un buen poema, escucha una música con entidad propia.
"Cuando leo una partitura, el poema está dentro. No puedo disociar un arte de otro. Es una sensación mágica que, simplemente, ocurre", agrega la escritora bañezana, para quien la poesía es búsqueda, asombro y reunión. "Una forma de permanencia ante la intemperie". Su valor va más allá de una utilidad material o económica habida cuenta de que "genera pensamiento, conciencia crítica, nos hace ciudadanos más responsables y más libres también. La poesía es como el aire, no se ve, pero resulta imprescindible para la vida", sostiene esta creadora que en la actualidad vive en Madrid, como tantos leoneses, como tantas leonesas, en la diáspora, que buscan fuera lo que no se les ofrece dentro, en su matria, aunque las tierras leonesas sean, en su opinión, muy fértiles en escritores. Y exista en estos momentos una generación que está haciendo cosas muy interesantes.
Aunque viva en la capital española, se siente arraigada a La Bañeza, que por sí misma también ha dado un buen número de narradores y poetas, entre otros artistas, algunos de los cuales hemos tenido la oportunidad de entrevistar en esta sección de la fragua literaria, recientemente al polifacético Odón Alonso.
La Bañeza es, según ella, el útero, los orígenes, "la primera mirada al exterior, el aprendizaje, el nacimiento de los sueños, las primeras notas en un piano, los primeros poemas. Y el frío. Ese gélido frío de los inviernos nevados que mantenía intacta la mirada anulando el resto de los sentidos". Esta es la percepción que tiene de su tierra, donde la nacen y le recuerdan cómo debe ser la contemplación del mundo.
"La poeta debe descubrir la realidad a través de la mirada de una niña y elaborar el texto con un pensamiento crítico", apostilla esta creadora, que ha sido premiada con varios galardones de poesía, entre otros, el primer premio en el VI Concurso poético José Zorrilla 2008 de Valladolid.
"Gamoneda es uno de los poetas más grandes que nos ha dado la literatura española. Es un privilegio el poder conocerlo personalmente"
Apasionada de poetas como Alejandra Pizarnik, Marguerite Duras o Antoine Saint Exupéry, cuya prosa, a su juicio, está cargada de poesía, Lourdes de Abajo también reivindica las figuras de Chantal Maillard, Olvido García Valdés, Clara Janés, Antonio Gamoneda, Juan Ramón Jiménez, Adonis, Edmon Jabés, Juan Carlos Mestre, Antonio Colinas o Luis Luna... "Sólo por citar algunos ejemplos", nos aclara ella, consciente de que todos ellos, todas ellas, han sido descubrimientos en diferentes momentos de su vida. Y han marcado su escritura, así como el deseo de profundizar, de generarle preguntas, "de hacer un trabajo de campo en la indagación de la víscera".

martes, 2 de abril de 2019

La escritura-vida



Agradezco a Mar Iglesias, periodista y redactora de La Nueva Crónica, que me haya hecho esta entrevista a propósito de mi nuevo libro, 'Del agua y del tiempo', que pronto distribuirá este periódico leonés en toda la provincia. Y por supuesto agradezco a su director, David Rubio, su apoyo. 

Mi gratitud también para Álida Ares, gran filóloga y aun mejor persona, por la presentación que me hace con tanto cariño. Y para la extraordinaria poeta y amiga Marga Merino por las palabras que me dedica en la cubierta trasera del libro. 

Mar Iglesias | 01/04/2019

"Sólo concibo la escritura como algo que 

contenga vida"
ENTREVISTA Manuel Cuenya descubre sus entrañas en cada palabra de su nuevo libro, a punto de dejarse saborear. Nacido desde la matria de Noceda, el escritor berciano sorprende con un compendio de sensaciones desde 'Del agua y del tiempo'
Cuenya ha viajado para volver a la matria de Noceda, donde se encuentra sin buscarse. Es desde allí desde donde le nacieron, dice, y desde donde ha buscado el rincón para parir ahora reventando en un verso alterado por la prosa, mezclando sentimiento, reposando sensaciones y contando, sobre todo, lo que le ha dado ser desde un todo literario al que le ha dado vueltas sin marearlo dejándolo reposar «como el buen vino», dice. Mi matria, el título inicial de su nuevo libro, y con este van ya seis, prefirió sobrenombrarse ‘Del agua y del tiempo’ en un bautismo acertado que ahora busca cómplices en la lectura. El de Noceda avanza lo que hay detrás de unas páginas en las que se ha dejado la piel erudita, indemne y atenta.
https://www.lanuevacronica.com/solo-concibo-la-escritura-como-algo-que-contenga-vida