Páginas vistas en total

sábado, 30 de junio de 2018

Fermín y La Curuja

El entrañable Fermín López Costero, que nos dijo adiós el pasado 15 de febrero, también fue colaborador de la revista La Curuja. Y estuvo en Noceda del Bierzo en más de una ocasión. 
https://www.ileon.com/cultura/087431/agosto-espera-al-noveno-encuentro-literario-en-la-casa-de-la-cultura-de-noceda
Este año no podrá estar en persona pero sí lo hará a través de las palabras en el que será ya el Noveno Encuentro Literario previsto para el viernes 10 de agosto a las 19h30 en la casa de la cultura de Noceda, situada en el barrio de San Pedro, al lado de la iglesia parroquial y el restaurante Las Fontaninas. 
Está a punto de ver la luz en papel el próximo número de esta revista, que ya está maquetada y lista en pdf. 
He aquí la portada (dedicada con cariño a Fermín) y algunos contenidos en los que también él es el protagonista, con su sobrecogedor poema Alas, incluido en su poemario La fatalidad. O bien con las palabras que le dedica el Premio Nacional de poesía Juan Carlos Mestre, Fermín se va con las sirenas, y aun con las que le obsequian las poetas bercianas Pilar Blanco (bembibrense afincada en Alicante) y Carmen Busmayor, quien además organiza cada año, a principios de agosto, el Encuentro poético en el hayedo de Busmayor (de donde ella es originaria, tomando el topónimo como su apellido artístico, algo que le sugiriera el maestro Pereira, que en gloria esté), y donde se halla la piedra de los poetas, un encuentro al que Fermín y uno mismo asistiéramos en más de una ocasión. 
También el periodista y escritor  hispano-argentino (o argentino-español) Eduardo Keudell, colega y amigo de otras tantas batallas, hace alusión a Fermín en su texto titulado Emoción de censura, en el que nos habla, de un modo filosófico, acerca del valle de Noceda.  
Como editor y responsable de La Curuja, he querido dedicarle este número, el 19 de esta segunda época, y también un artículo a nuestro querido amigo, el escritor cacabelense López Costero, a quien me unía una gran amistad, de años. Y con compartí vivencias y encuentros varios. 
Asimismo, he querido mencionar a otra persona de Noceda, Emilio Relojero, quien fuera amigo de mi padre, el cual fue uno de los muchos emigrantes que ha dado el útero de Gistredo por el mundo adelante. Emilio era además hijo de María La Cica, una señora que llegó al siglo, y el tío de un gran amigo, de toda la vida, José Manuel Bello. A propósito de personas longevas en Noceda, en este número aparecen, fotos incluidas, los más mayores de la tribu. 
En estas páginas también podemos encontrar un texto viajero de Pablo Arias, nuestro vecino, paisano y miembro del Colectivo Cultural La Iguiada. Una excursión de infancia/juventud al mítico pueblo de Urdiales de Colinas, que tanto nos gustaba visitar siendo unos rapacines, un recuerdo a la Semana Santa de otrora en Noceda, escrito por Sina de Paz. Y un artículo enjundioso acerca del Ídolo de Noceda cuya autora es la periodista Vanessa Silván. 
Espero que la disfrutéis. Y mi gratitud para todos los colaboradores. 
http://www.diariodeleon.es/noticias/bierzo/la-curuja-dedica-ultimo-numero-fermin-lopez-costero_1260870.html

martes, 26 de junio de 2018

La fragua literaria leonesa: Camino Ochoa

LA FRAGUA LITERARIA LEONESA

Camino Ochoa: "Me impresionó leer muy joven El Quijote, pero me enganchó para posteriores lecturas"

La creadora del proyecto 'Charín', autora de 'Juegos infantiles leoneses', entre otros, está ahora inmersa en la recopilación de su obra de Literatura Infantil y Juvenil (poesía y teatro), que tiene dispersa en diversas publicaciones junto a textos que se esconden en un cajón. También tiene en mente acabar un libro de cuentos que prevé que vea la luz en menos de un año.

Camino Ochoa

Manuel Cuenya | 26/06/2018 - 18:33h.
Creadora del proyecto de literatura infantil y juvenil (LIJ) 'Charín', en homenaje a Charo González, la esposa del poeta bañezano Conrado Blanco, quien fuera el impulsor y financiador de esta idea, Camino Ochoa Fuertes es maestra vocacional y autora del cómic 'Adefonsus Imperator' sobre la vida de Alfonso VII, que ha ilustrado el conocido artista leonés Lolo.
"La creación del cómic supuso aprendizaje y diversión, fue verdaderamente placentero escribirlo. Me siento satisfecha al conocer cómo se ha utilizado en las aulas para dar a conocer la figura del personaje", afirma Camino Ochoa, cuyo proyecto 'Charín' es conocido dentro y fuera de la frontera leonesa, tanto por Premio Nacional de Poesía Infantil que otorga como por una antología poética destinada a la población infantil y aun por una revista en la que jóvenes y niños/as tienen su propia sección de creación literaria y gráfica, con el fin de fomentar la lectura y promover la cultura.
Camino Ochoa se muestra orgullosa, sorprendida de haber creado ella sola este sueño hecho realidad y haberlo podido mantener a lo largo de estos diez años. En todo caso, agradece al mecenas Conrado Blanco que confiara en ella para llevar a buen puerto esta  apasionante tarea, así como al actual Presidente de la Fundación, cuya sede está en La Bañeza, y a la casi totalidad de Patronos que respetan su entrega a este hermoso proyecto, siendo fieles al benefactor Conrado.
"Para mí, es un lujo que autores de gran talla literaria y humana colaboren en las antologías, así como la aportación del ilustrador, Fernando Noriega. Todos ellos son los verdaderos protagonistas de las publicaciones".
Autora de 'Juegos Infantiles leoneses', que fuera su ópera prima, un libro pionero en el tema de juegos leoneses,  un trabajo riguroso que ha ido ampliando con los años, pero que no ha vuelto a editarse. En todo caso, recuerda que este libro lo escribió con ilusión. Y que le ha procurado satisfacciones porque algunos centros escolares, incluso algunas Facultades de Educación, lo han tomado como referente para trabajar con el mismo. "Cuando hoy día lo contemplo, me produce cierta dosis de candor y de ternura... De él, me quedo con la aportación literaria, más que con la lúdica", señala Camino, maestra que encuentra un fuerte vínculo, de continuo aprendizaje, entre su profesión y su labor como narradora, pues ha podido constatar, asegura ella, que la población infantil ama la narrativa, la poesía. Y cree que todo maestro/a debería amar la literatura, para ser un buen mediador de la misma, de lo contrario malamente conseguirá que el alumnado se beneficie de los placeres  que procura esta materia.
"No todo vale en LIJ (hay barbaridades y ñoñerías); de ahí que si veía en un libro de texto una lectura que no iba a gustar a los alumnos o no se ajustaba a sus necesidades o intereses, la olvidaba, escogía otra o se lo escribía yo misma"
En este sentido, está convencida de que la llamada LIJ es importante para la formación de la sensibilidad de los chicos y chicas, para su creatividad, para su futuro... "Por eso hay que tener cuidado con los  textos que se les ofrece", matiza Camino Ochoa, que se considera gran lectora, desde siempre, pero sobre todo, desde que empezara a ejercer su profesión como maestra,  ha puesto más cuidado en escoger las lecturas más apropiadas para sus estudiantes, "no todo vale en LIJ (hay barbaridades y ñoñerías); de ahí que si  veía en un libro de texto una lectura  que no  iba a gustar a los alumnos o no se ajustaba a sus necesidades o intereses, la olvidaba, escogía otra o se lo escribía yo misma. Cuando comprobaba que mis textos les entusiasmaban (los niños son unos excelentes críticos) me sentía más empujada a escribir. A veces, ellos también hacían de escritores", explica esta autora leonesa, que reconoce como el entorno escolar le ha abierto un campo para crear revistas literarias y libros conjuntos elaborados por niños/as y sus familias.
"Estar tantos años en contacto con los niños en las aulas ha hecho que me haya centrado más en la LIJ y haya descuidado un poco la escritura para los adultos", precisa esta creadora, que también ha escrito poesía, cuentos infantiles, incluso teatro para una población no sólo infantil sino también adulta, aparte de sus colaboraciones en revistas y antologías.


http://www.ileon.com/cultura/087269/camino-ochoa-me-impresiono-leer-muy-joven-el-quijote-pero-me-engancho-para-posteriores-lecturas

martes, 19 de junio de 2018

LA FRAGUA LITERARIA LEONESA: Eduardo Fra Molinero

LA FRAGUA LITERARIA LEONESA

Eduardo Fra Molinero: "Las historias llenas de peripecias humanas son las que me gustan"

El novelista y dramaturgo Eduardo Fra Molinero, autor de 'El merendero de la señora Oliva' y la reciente 'De Carbón y nieve', entre otras obras, está en estos momentos rematando una novela titulada 'La caverna de Platón', que trata sobre un viaje de dos jóvenes de 20 años por Francia, Italia, España en el año de 1966.

Valentín Carrera (i) y Eduardo Fra Molinero (d).
Eduardo Fra Molinero (dcha) con Valentín Carrera (izda) en La Obrera de Ponferrada
Manuel Cuenya | 19/06/2018 - 13:01h.
Berciano de Galicia o gallego del Bierzo, así podríamos calificar a Eduardo Fra Molinero, autor de la reciente novela 'De carbón y nieve', un título, como él mismo indica, influido por el latín, con esa preposición inicial 'de', que podríamos traducir por 'acerca de', evocándonos, por ejemplo, 'de rerum natura'.
El propio Fra cree que el título fue un acierto porque simboliza muchas cosas. "Es la aventura de una mujer que, digamos, acaba por tener éxito. Es la lucha por la vida. La protagonista primero emigra de la montaña a Ponferrada, después emigra a Francia como cientos y cientos de mujeres del Bierzo. Es una novela berciana hasta por la emigración. Es el Bierzo y la Cuenca minera de los años 50, 60 y hasta 70", afirma este Licenciado en Geografía e Historia, que impartiera clases como tutor en la Uned.
Una novela ambientada en una época durísima, en una 'Ciudad del Dólar' grisácea, en el que aparecen, entre otros, escenarios como Las Huertas del Sacramento o el casino La Tertulia, cuyo personaje principal es una mujer berciana de origen humilde (Purificación o Puri Silva), que sufre todo un drama hasta que logra emigrar a París, donde también conoce, aparte de los sinsabores de la vida,  el amor, conservando en todo momento su pureza, "como una virgen de carbón y nieve inmolada en los altares de la hipocresía", según Valentín Carrera, el editor de esta obra.
"Que la novela está llena de nombres reales. Pues sí. Y eso es como echarle pimentón al pulpo. Los nombres reales me ayudan a escribir. Así no me despisto de los personajes ni de las situaciones que les pasaron de verdad a los personajes. Pero después para publicar tengo que cambiar muchos nombres, por todo eso de la privacidad. Pero mantengo también algunos otros porque son ejemplares y se lo merecen o porque son demasiado plásticos", apostilla este narrador ponferradino, que confió en Valentín Carrera (a quien casi no conocía) como editor.
Cuenta que ha sido una suerte dar con Carrera. Un encuentro feliz. Que ambos son bercianos en la diáspora. "Lo que pasa es que yo a su lado soy un tanto 'agé' y bastante más feo. Con el tiempo voy dándome cuenta de la dimensión importante de todo lo que hace Valentín. Su sentido de defensa de la naturaleza es algo para mí definitivo. En el Bierzo se han cometido muchas brutalidades contaminantes. Y se sigue con la misma inercia. Una desgracia que ya estamos pagando caro", continúa con ingeniosidad Fra, quien reconoce lo mucho que le ha ayudado su editor, aparte de con el título y algunas cosas más, "en la corrección de muchas frases de mala prosodia, descuidadas. Palabras que sobraban...", pues Carrera hizo, en su opinión, un arreglo de buen podador de viñas.
"Qué sería de nuestras viñas sin los podadores. Me di cuenta que como periodista está acostumbrado  a precisar y no irse por las ramas. Ramas que pueden 'esgazar' y romperte la crisma. Nos entendimos bien. Y además tiene gusto en los diseños. Sabe buscar colaboradores del diseño", precisa este creador, que, con humor, dice que su nueva novela luce en el  escaparate de una librería de Ferrol al lado de 'The lord of Bembibre' (también editado por Carrera)  y las tragedias de Shakespeare, nada menos.
"Cada sociedad tiene un libro o varios que la representan, como tiene edificios con su estilo. Para visualizar en el aula la época, un personaje literario es muy útil."

La Historia a través de la Literatura

"Yo tengo la ilusión de que haya transferencia de vibraciones", expone este profesor de Historia de Arte, cuyo método de enseñanza consistía en explicar una sociedad, una época a través de textos históricos cual si fueran historias literarias.
"Cada sociedad tiene un libro o varios que la representan, como tiene edificios con su estilo.  Para visualizar en el aula la época, un personaje literario es muy útil. Contar las peripecias literarias es muy práctico. Y esas peripecias explican mejor la época que las fechas y los hechos desnudos.  Igual que las anécdotas cotidianas de los personajes históricos. Hay que humanizar con nombres y apellidos la historia. Por ejemplo: para explicar la democracia ateniense nada mejor que contar la peripecia de Lisístrata. Y si los alumnos se animan y la escenifican mejor que mejor", matiza este dramaturgo, que, a partir de los arreglos que hiciera de Lisístrata para su alumnado de Bachillerato, comenzó a  escribir obras de teatro. "Irmandiñas. O parto de Calandrino. Venus na lareira. A batalla de Brión. O converso de Ribadavia. Teatro Settaro presenta Ópera Bufa. Fueron obras un poco de compromiso. Obras que se representaron en festivales de teatro popular. En las fiestas históricas. Lo de las fiestas históricas es todo un fenómeno cultural que merece ser analizado por los antropólogos", especifica.
También ha escrito obras de teatro como 'Gurméndez en un café de Delft', 'Una historia de Guerra' y 'El sainete del Diputado', que reflexionan sobre momentos de nuestra historia contemporánea, en las que el humor es el recurso más importante. "Hay que escapar siempre de dar la lección de historia. Los hechos históricos no tienen que molestar, ni abrumar..., están ahí, como de pasada, "de vagar" decimos en 'galego',  explicando matices  de los comportamientos humanos. Pero sin ser cargantes o demasiado explícitos", insiste Fra en su afán por querer explicar la historia a través de la literatura, del teatro.

viernes, 15 de junio de 2018

Fermín López Costero, siempre en nuestra memoria afectiva.

Hoy no podré asistir físicamente al homenaje que se le rinde a Fermín López Costero en el Monasterio de Carracedo, tan querido por él, al que le dedica 'Memorial de las piedras'. Pero lo llevo y lo llevaré siempre en mi corazón, porque lo consideraba un gran amigo. Amigo y hermano en la literatura, me dedicó él en su libro 'La fatalidad', que llegara a reseñar en La Nueva Crónica: http://cuenya.blogspot.com/2014/06/la-fatalidad.html
Pena me da también que no hayan contado con uno, habida cuenta de la relación de amistad que tenía con Fermín, para un libro titulado 'El fabulador...'. 

I Encuentro Literario en Noceda del Bierzo, el útero de Gistredo
(Fermín en el centro, en la segunda fila)

La verdad, la idea de dedicarle un libro partió de uno (a lo mejor también de otros, no sé, las ideas flotan en el aire). Incluso llegué a proponérselo el 20 de febrero del año en curso a Juan Carlos MestreNicanor García OrdizMar Palacio BangoIsabel Bailez Vidal... Pero parece que alguien se adelantó, lo cual me parece estupendo, que salga adelante este libro, porque Fermín merece esto y mucho más. 
Fermín en el Hayedo de Busmayor

No obstante, yo le haré un homenaje en el próximo número de la Curuja, que ya está en imprenta, y también le dedicaré, a través del Colectivo Cultural La Iguiada de Noceda, el Noveno Encuentro literario que haré el 10 de agosto en la Casa de la cultura del útero de Gistredo.
Fermín también estuvo en este Encuentro y fue colaborador de la revista La Curuja. 
Siempre en el recuerdo, el nuestra memoria afectiva. 

jueves, 14 de junio de 2018

La pasión en tiempos convulsos

Hoy mismo estrenamos La pasión en tiempos convulsos. Una obra de teatro que he tenido el gusto de preparar a lo largo de este curso con mi alumnado de la Universidad de la Experiencia en el Campus de Ponferrada. Como ya viene siendo habitual en estos últimos tiempos, desde hace años. 
Recuerdo con cariño cuando, en el 2010, nos seleccionaron para asistir a un Festival de Teatro Nacional para Mayores en la Universidad de Alicante. Entonces, nos fuimos con El velorio, una re-escritura y adaptación valle-inclanesca. Y es que Valle, el gran escritor galego, gachupín en tierras mexicas, es un genio de la dramaturgia, al que tengo siempre presente. Tanto es así que el pasado curso montamos, también con el grupo de teatro de la Experiencia, una adaptación y re-escritura en clave moderna de Luces de bohemia, a sabiendas de que esta obra, concebida por Valle, es de rabiosa actualidad aún hoy. 
Elenco actoral de La pasión en tiempos convulsos

También recuerdo con afecto otras obras, de creación propia, como El desahucio o bien Una familia desequilibrada (cuyo embrión teatral fuera asimismo Una familia berciana, que también llegamos a representar hace muchos años). 

Incluso me atrevería a reseñar otras piezas como Pilarín y sus seres queridos (basada en Maribel y su extraña familia, de Mihura) o Un bohemio en apuros (inspirada en Tres sombreros de copa, también de Mihura). 
Rememorando, alguna más hemos llegado a representar como El doctor chalado, La clase chiflada, El sueño de un seductor o Parados en el olvido (todas ellas de creación propia). 
La pasión en tiempos convulsos, cuyo título podría evocarnos El amor en tiempos del cólera, la novela del Nobel Gabo, toma su inspiración y su base en una conocida obra, aunque en este  caso esté ambientada en el tiempo presente, con el nacionalismo catalán como telón de fondo o hilo conductor de la misma (de lo que nos enteramos a través de una presentadora de televisión, aparte de las conversaciones que mantienen los diferentes personajes). 
El nacionalismo catalán versus España a través de dos personajes emblemáticos: Alma, que encarna el independentismo catalán y el deseo de una República para su nación, y Lusín o Luisito, que aboga por una España unida. 
Luisín o Luisito es un rapaz universitario al que le gusta la literatura, el cine (en concreto las pelis eróticas y amorosas) y sobre todo las chicas.
Alma, su compañera de universidad, es una chavala fuerte, aguerrida, defensora a ultranza de la cultura y la lengua catalanas, que tiene una abuela italiana, la nonna Marcela, que es todo un puntazo, la cual decide, ya mayor, separarse de su marido porque no lo aguanta, y además cree en la libertad, la modernidad... 
Alma también tiene una prima, la Charito (dulce y tierna), de la que Lusín acabará enamorado. Bueno, en realidad, a Lusín le gustan todas las chicas, incluso la asistenta (María, de origen leonés, a quien persigue con pasión intensa) que tiene en su casa, la casa de sus padres, quienes no ven con buenos ojos que su hijo se enrede con la criada. Y acabarán, aunque eso sea una injusticia, por echarla a la calle. 
En tiempos convulsos, de crisis, desahucios... corrupción política (en la que los políticos tragan de lo lindo) la familia de Lusín se permite el lujo de tener una asistenta frente a su vecina, Antonia, que no logra llegar a fin de mes porque tiene que alimentar a sus hijos (Julito, un huevón, y Pepita, una macarrilla y machorrilla) con el consiguiente miedo a que la desahucien de su pisito por no poder pagar las facturas, la hipoteca... pidiendo socorro económico a la familia de Lusín.
El padre de Luisín es un tipo aplomado, socarrón, un pelín autoritario, españolista, y su madre es algo ingenua y conservadora. Lusín también tiene una hermana, Lolita, arremangada y socarrona (como su padre), que estudia Arte Dramático, a la que pretende Julito, el vecino, aunque ella no le hace ningún caso y se carcajea de él. 
Lolita aspira a ser una actriz de cine y de teatro. Y en el transcurso de su formación como actriz acabará quedándose preñada de un cómico, con el consiguiente disgusto para su madre, que no ve bien que se haya quedado embarazada y encima quiera abortar. 
Una obra, tratada como una comedia, con ligeros toques de erotismo, que espero guste al público asistente. O al menos que este público pase un buen rato. Y de dicho sea de corrido que le invite a reflexionar acerca del país de paisitos en el que vivimos. 
https://www.lanuevacronica.com/los-alumnos-de-la-experiencia-suben-a-escena-una-obra-de-manuel-cuenya
http://www.diariodeleon.es/noticias/bierzo/teatro-alumnos-universidad-experiencia_1256345.html
http://www.ileon.com/cultura/086844/la-sala-rio-selmo-de-ponferrada-acoge-la-representacion-de-la-pasion-en-tiempos-convulsos
https://www.ponferradahoy.com/los-alumnos-de-la-universidad-de-la-experiencia-escenifican-la-pasion-en-tiempos-convulsos/

miércoles, 13 de junio de 2018

La fragua literaria leonesa: Juan Manuel Martínez Valdueza

LA FRAGUA LITERARIA LEONESA

Juan Manuel Martínez Valdueza: "¡Tengo pedigrí leonés de más de ochocientos años!"

El polifacético Juan Manuel Martínez Valdueza, autor de 'Un blog con España a cuestas', y editor de doscientos cincuenta libros, entre ellos 'Tres voces, tres mundos' o 'Cosas de la bucólica...", del periodista y escritor Tomás Álvarez, está ahora con alguna novela, poesía y memorias.

Juan Manuel Martínez Valdueza
Manuel Cuenya | 13/06/2018 - 11:04h.
Ensayista, poeta y editor, Juan Manuel Martínez Valdueza se considera un escritor vocacional que escribe "no para satisfacer una supuesta demanda ajustada a unos cánones sino para compartir, interesar, emocionar...", algo que me late extraordinario, habida cuenta de los tiempos mercantilistas que vivimos.
Escribe "no solamente desde la realidad –ficticia o no– sino también desde la ensoñación y la provocación", añade él, que siente repelús cuando alguien se califica de poeta y se reviste de atributos externos que lo identifican como tal, porque "el poeta no existe", a su juicio, sino que algunos escritores, "con la inspiración y en el momento adecuados, escribimos poesía que es un misterio. Lo demás son juegos florales", glosa el autor de libros como 'Camino inevitable', que se le antoja un poemario muy especial, escrito en torno a los cincuenta años, edad que, en su opinión, suele ser frontera a partir de la cual los recuerdos intrascendentes se desvanecen, "consolidándose por el contrario en verdades absolutas los que han sido pilares de nuestra existencia, a veces tan olvidados". O bien el ensayo 'Un blog con España a cuestas', que nos muestra, a través de reflexiones diarias, pensamientos políticamente incorrectos, lo que muchos piensan y no se atreven a contar acerca de nuestra España en crisis, no sólo económica sino espiritual, que en cierto modo sigue funcionando como una dictadura, o el peligro que tienen las redes sociales en manos de empresas que nos chupan la sangre. "Rendición de cuentas casi diaria –y políticamente incorrecta– de preocupaciones a voleo no pedidas por nadie, en la que prevalecen ansias de libertad y de justicia, y digo yo que por algo será", expresa Valdueza acerca de su volumen, cuyo epílogo está escrito por Venancio Iglesias.
Aparte, ha publicado, en colaboración con los escritores Fernando Álvarez Balbuena y Juanmaría G. Campal, 'Tres voces, tres mundos' (2014), cuyo prologuista es el escritor Andrés Martínez Oria (a quien le hemos dedicado una fragua): "En tiempos prosaicos, poesía para interpretar una partitura de amor –aunque no solo– a tres voces, que dialogan, avanzan, contrapuntean... La de Fernando A. Balbuena, a la andadura del endecasílabo en sonetos, versos sueltos y tercetos encadenados, expresa la nostalgia por un tiempo que quizá se hubiera deseado de otra manera, porque esta poesía de amor lo es en realidad de desamor... La segunda de las voces, de Juan G. Campal, deja en verso libre el eco de viejas heridas y silencios, dudas, sombras, vacíos que volverán a henchirse de amor, un amor distinto de la amistad, que se convoca para la plenitud... Contrapuntea la voz de Juan Manuel Martínez Valdueza en tono de afirmación pasional, de descarnada carnalidad, para confirmar la certeza del amor como entrega y posesión, desbordamiento, totalidad; por eso habla del calor, de la frenética vorágine de vivir y de la rosa que emerge de la materia innoble".
Se trata de un proyecto apasionante de poesía, con tres voces poéticas distintas en fondo y forma,  que ha tenido continuidad anual en 2015 con las publicaciones de los escritores Marta Muñiz, José Manuel Feito y Luis Miguel Alonso Guadalupe. Y en el 2016 con Charo Acera, Agustín Alonso Biscayar y Felipe Piñeiro.
Todos los volúmenes han sido editados a través de CSED, su editorial. Recientemente, también a través de CSED, ha editado el estupendo libro 'Cosas de la bucólica. La gastronomía en El Quijote', cuyo autor es el periodista y escritor Tomás Álvarez.
"Con su amistad y su amor –el amor es cuestión de vida indispensable– mis amigos astorganos compensan con creces la falta de raíces documentales de que adolecemos los 'afincados' en tierra diferente a la del propio nacimiento"
En su faceta como editor (Akrón & CSED) asegura que ha editado doscientos cincuenta títulos en diez años, una tarea que no resulta fácil, sobre todo, "desde la independencia ideológica, política y económica", pues "edición e independencia casan mal".
En todo caso, reconoce que el mundo editorial le ha proporcionado un buen conocimiento de la escritura y los escritores. "Emplazo a los lectores a entrar en el apasionante mundo de la edición –más de lo que se imaginan– a través de mi 'memoria corta de un editor independiente', que espero poder terminar a lo largo de este año", afirma Valdueza, cuyo apellido entronca con el Bierzo, tanto es así que, aunque nacido en Extremadura y residente en Astorga desde hace años, tiene sangre leonesa. "¡Pedigrí leonés de más de ochocientos años!" rememora con humor este creador, cuyos ancestros leoneses más remotos habría que encontrarlos en tiempos de Fernando II, cuando desde el Bierzo se fueran a repoblar, según él, lo que hoy es el norte de Zamora lindando con León.

martes, 5 de junio de 2018

La fragua literaria leonesa: Nelson Bardón

LA FRAGUA LITERARIA LEONESA

Nelson Bardón: "El viaje es una metáfora de la vida"

El polifacético Nelson Bardon, coautor junto a Joanna Wójcik, han publicado recientemente 'Una vida dentro de otra vida", un libro de viajes enmarcado dentro de un proyecto más amplio denominado 'Viajando a la Media Luna'. En estos momentos, mientras prepara su próxima etapa, que a buen seguro lo llevará, a él y a su compañera Joanna, a recorrer dos islas tan diferentes y contrastadas como son Islandia y Cuba, impartirá, también en colaboración con Joanna, un taller de fotografía de viaje, durante el fin de semana del 22, 23 y 24 de junio, en el centro de turismo rural La Posada del amanecer, situada en Espinoso de Compludo (El Bierzo).

Nelson Bardón y Joanna Wójcik
Nelson Bardón y Joanna Wójcik en imágenes tomadas por ambos al otro.
Manuel Cuenya | 05/06/2018 - 17:39h.
"De este modo, se va produciendo un inevitable cambio. Un paso al frente para empezar una nueva vida. Una vida verdadera. O, al menos, una vida más fiel a tu esencia como ser humano. Esto hace que la empieces a vivir a través de una serie de emociones, sensaciones y estados de ánimo nuevos, cargados de más fuerza, intensidad y autenticidad que nunca. Cada una de estas familias de sensaciones, emociones o estados de ánimo que nos han surgido y acompañado en nuestro viaje, irán marcando el tempo, ritmo y estructura de este libro. E irán cosiendo nuestro recorrido de forma transversal y dando como resultado una narrativa más cercana a ti, lector, a tus sentimientos y emociones como ser humano, permitiéndote que vivas en primera persona la experiencia vital de este viaje. No nos interesa tanto una estructura de desarrollo cronológica, ni es nuestra intención escribir una guía de viajes. Pretendemos que la lectura de este libro sea un viaje en sí mismo. ¿Nos acompañas?".
(Nelson Bardón y Joanna Wójcik, 'Una vida dentro de otra vida')
Arquitecto, artista plástico, viajero, profesor y ahora narrador, Nelson Bardón ha publicado recientemente, en colaboración con su compañera, la fotógrafa y filóloga polaca Joanna Wójcik, un libro de viajes titulado 'Una vida dentro de otra vida'.
Cuenta su autor (en realidad coautor) que tanto por la calidad y lo especial, como por la calidez e intensidad de los momentos degustados durante su primer viaje, entre Gerona y Lisboa, tuvo la sensación de haber vivido una vida dentro de otra vida; "el tiempo se dilata, las sensaciones y emociones se acrecientan, se disparan, las relaciones humanas surgen más puras y verdaderas".
Una obra enmarcada dentro de un proyecto genérico denominado 'Viajando a la Media Luna', cuyo título hace referencia al trayecto realizado por sus creadores y viajeros por la península ibérica, "en forma de media luna", matiza Nelson, convencido de que van a mantener ese eslogan para seguir viajando por todo el mundo porque muchos de sus seguidores y medios de comunicación los han identificado con ese nombre.
'Viajando a la medio luna' es un proyecto vital con el que Nelson Bardón y Joanna  Wójcik tienen intención de viajar por el mundo en bicicleta sin una fecha concreta de retorno, agrupando el mismo por etapas de meses y sin buscar ningún récord u objetivo que no sea el recolectar, "a través de nuestra experiencia vital, el material necesario que, posteriormente, produzca una serie de 'frutos' que puedan ser compartidos con los demás, como por ejemplo, exposiciones de fotografía, libros de viaje, libros de fotografía, conferencias, cursos y talleres de fotografía...".
Y uno de esos frutos es  'Una vida dentro de otra vida', en el que sus autores recogen las experiencias de casi medio año conociendo paisajes y gentes sobre sus bicicletas con alforjas, entre Gerona y Lisboa, en un viaje emocional, filtrado a través de su mirar propio y personal.
"Desde el principio, teníamos claro que no queríamos escribir una guía ni un diario de viaje, sino tratar el tema emocional vivido durante el mismo. De esta manera, hemos planteado una serie de capítulos que, de forma transversal (no cronológica), van acometiendo una serie de sensaciones o emociones que hemos experimentado de forma muy potenciada y vívida durante nuestro periplo ibérico", señala el artista lacianiego Nelson, que concibe la creación artística como un todo, acaso por su visión integral y humanista de ser y estar en el mundo.
"Por ejemplo, la arquitectura (me refiero a la arquitectura como arte, en mayúsculas) tiene mucho que ver con la poesía y el relato literario. Cada vez que he tenido que defender mis proyectos de arquitectura en concursos siempre he planteado un relato, una historia... Ya el gran Le Corbusier acuñaba el concepto de 'promenade' o paseo arquitectónico cuando lo establecía como un aspecto fundamental y muy importante en la relación del acceso a la parcela y su recorrido hasta llegar a sus viviendas y, a posteriori, durante el propio recorrido interior de la misma. La buena arquitectura me ha hecho emocionar tanto como un buen poema, un buen libro o una buena obra plástica", aclara él, que es un apasionado de la fotografía. Y en su opinión  no puede haber una buena fotografía sin que cuente una historia detrás o, al menos, la insinúe.
"Desde el principio, teníamos claro que no queríamos escribir una guía ni un diario de viaje, sino tratar el tema emocional vivido durante el mismo"
No en vano, ha desarrollado (junto a Joanna Wójcik) dos cursos de fotografía, ambos como docentes, en los que se centraban precisamente en este aspecto bajo el título de 'Una historia en tu mirada' y 'Tu mirada fotográfica'.
El fin de semana del 22, 23 y 24 de junio impartirá, también en colaboración con Joanna, un taller de fotografía de viaje en las montañas del corazón del Bierzo, concretamente en el centro de turismo rural La Posada del amanecer, ubicado "en el pintoresco pueblo de Espinoso de Compludo".
Asimismo, Nelson y Joanna están realizando una serie de presentaciones de su libro y pequeñas charlas de su experiencia vital y viajera. Y como arquitecto ("uno no puede despojarse de su condición de arquitecto como si fuese un traje que se quita o se pone al antojo, es algo más profundo, al menos en mi caso"), Nelson continua, también, asesorando o participando en el diseño de algunos proyectos de arquitectura.

(Puedes continuar leyendo esta fragua literaria en ileon.com: http://www.ileon.com/cultura/086566/nelson-bardon-el-viaje-es-una-metafora-de-la-vida)