Páginas vistas en total

miércoles, 14 de abril de 2010

Otras drogas visonarias Mayores

Vayamos con algunas otras sustancias visionarias Mayores, como los hongos alucinógenos u hongos psilocibios, cuyas sustancias, como la psilocibina o la psilocina, procuran viajes piscodélicos similares al LSD, aunque más breves.
La Psilocibina es un alcaloide psicodélico que se encuentra sobre todo en el hongo Psilocybe. Y la psilocina es a su vez un alcaloide derivado de la psilocibina.
La ibogaína es un alcaloide alucinógeno, que se obtiene de un arbusto africano, del Congo y Gabón, aunque también resulta hipnótico y afrodisiaco, que estimula el SNC con efecto parecido al de las anfetaminas. En altas dosis provoca alucinaciones, de ahí su uso en ritos religioso. Puede ser usado en el tratamiento de los dependientes de opiáceos y cocaína.
Entre las sustancias sintéticas, más o menos recientes, hay muchísimas porque se están constantemente investigando en los laboratorios.
Hace ya algo más de medio siglo surgió la DMT (diemetriltriptamina). Conocida también como trip o viaje del ejecutivo, es un alcaloide con olor a naftalina presente en diversos géneros de plantas -incluso se considera como neurotransmisor-, desde la Acacia o la Mimosa hasta la ayahuasca, y difícil de conseguir en el mercado negro, ya que resulta cara tanto su síntesis como la manera de adulterarla. Suele esnifarse aunque también puede inyectarse. Tiene un efecto inmediato y "atómico", un subidón breve pero intenso. Interrumpe la recaptación de serotonina provocando cambios en la percepción, visiones fantásticas, acompañadas por la sensación de viajar a otro universo de un modo intemporal y una sensación de que los objetos han perdido la forma y se están desintegrando. Puede provocar estados paranoides, ansiedad y pánico, aparte de dilatar las pupilas, aumentar el ritmo cardíaco y la presión sanguínea.
Otra es la Ketamina (polvo K), que se emplea como analgésico y anestésico. Y es usada por los veterinarios con animales. Es una droga sintetizada en los sesenta, perteneciente al grupo de las sustancias disociativas, que se esnifa y también puede inyectarse. Al igual que sucede con las benzodiacepinas, la ketamina tiene dos modos de acción diversos, dependiendo de las cantidades consumidas. En dosis altas produce anestesia, pero en dosis bajas o muy bajas induce a experiencias visionarias muy intensas, durante una o dos horas, que pueden oscilar entre lo beatífico y lo terrorífico.
DXM o DM (dextrometorfano) es una droga disociativa que actúa sobre el SNC para inhibir la tos. No produce adicción física aunque sí puede provocar una leve adicción psicológica En grandes dosis causa alucinaciones, aparte de visión borrosa, sueño o mareo, náuseas, etc.

La TMA es otra sustancia sintética, descubierta en los sesenta, con gran poder alucinógeno. Sus efectos se parecen a los de mescalina o LSD. El principal inconveniente de la TMA es que genera casi siempre náuseas al comienzo de la experiencia.
La DOM o STP (Serenity, Tranquility, Peace o Super Terrific Psychedelic), otra sustancia sintética, descubierta en los sesenta, es más intensa y duradera que el LSD. En altas dosis altas se logra un viaje psíquico excepcional, que puede durar hasta 24 horas, o sea, un día entero. En dosis leves, los efectos se notan a las tres o cuatro horas. Entre sus efectos están fases de terror, episodios paranoicos y otros trastornos psicóticos, que no resulta fácil tratar con neurolépticos, los cuales pueden incluso llegar a ser contraproducentes.
2C-B (abreviatura de la 4-bromo-2,5-dimetoxifenetilamina) es otra droga de diseño que data de comienzos de los setenta. Resulta sencilla y barata de elabora. Procura viajes semejantes a los de STP, aunque mucho más breves. Y está emparentada con el Éxtasis y sus análogos en cuanto a entrar en contacto "amoroso"con el "otro". Abre a la vez las puertas de la percepción y del corazón, y resulta "afrodisíaca". La 2C-B se potencia en combinación con el Éxtasis y sus análogos.
La 5-Meo-DIPT. Esta sustancia supera con creces a la 2C-B como afrodisíaco.
Salvinorina-A -de la Salvia divinorum o hierba de los dioses, usada por los chamanes oaxaqueños (México) en sus rituales- es una droga visionaria tan activa como el o la LSD , aislada por primera vez en 1994. En dosis elevadas de salvinorina-A, se aniquila el concepto espacio-tiempo, procurando tanto buenos como malos viajes.
La atropina (extraída fundamentalmente de la belladonna o Atropa belladonna)se ha asociado con la brujería y la magia (léase al antropólogo Marvin Harris, por ejemplo).
Sus propiedades son semejantes al beleño, y se empleaba como ingrediente en pócimas de brujeriles. Algunos de estos brebajes contenían belladona, beleño, mandrágora y grasa de recién nacido, que las bruxas se frotaban en la piel o bien se introducían en la vagina para ser absorbida. De ahí proviene a buen seguro su famosa escoba.
"Las brujas confiesan que, en ciertos días y noches, untan un palo y lo montan para llegar a un lugar determinado, o bien se untan ellas mismas bajo los brazos, y en otros lugares donde crece vello".

La belladona también fue empleada para envenenar a las tropas de guerra o emperadores romanos. Se conoce como belladonna porque las romanas la usaban para embellecerse el cutis; y porque este alcaloide dilata las pupilas, lo que hace más hermosa la mirada de las mujeres. El principio activo de la Atropa belladona es la atropina, aunque también presenta concentraciones menores de escopolamina.
La atropina bloquea los receptores de la acetilcolina, por eso se le conoce como anticolinérgico. Se ha aplicado en neuralgias, tos nerviosa, asma, convulsiones, epilepsia, espasmos y operaciones de los ojos.
También se ha utilizado, en conjunción con la levadopa, para tratar la enfermedad de Parkinson.
Por lo demás, funciona como diurético, sedativo, analgésico leve y antídoto contra la intoxicación por hongos que contengan alcaloides muscarínicos como el Amanita muscaria.
En dosis elevadas, aunque no crea dependencia física ni psíquica, sí provoca alucinaciones visuales y auditivas.
Se dice que el vino de las bacanales era adulterado con frecuencia con jugo de belladona.

La escopolamina, burundanga es un alcaloide clásico que se halla en plantas como el beleño, la mandrágora, entre otras... Bastante similar, en cuanto a sus efectos, a la atropina, puede provocar psicosis y esquizofenias en dosis elevadas. También actúa como anticolinérgico. Se usa en tratamientos contra el Parkinson, como analgésico local y para dilatar la pupila y de este modo examinar el fondo de ojo.

La hioscinamina es otro alcaloide clásico, tropánico y anticolinérgico como el anterior, que también se encuentra en algunas plantas de la llamada familia Solananceae, como la hierba loca, Mandrágora... Se usa en casos de Parkinson, entre otros. Su consumo puede provocar alucinaciones, desorientación, pérdida de memoria...

En cuanto a la Mandrágora, que contiene alcaloides como atropina o escopolamina, ha sido empleada durante la Edad Media por las llamadas brujas en sus ceremoniales como afrodisíaco. Según creencia popular crece bajo los patíbulos donde cae el semen de los ahorcados. Ha dado nombre a novelas, programas de televisión... Como la belladonna, en dosis bajas deprime y en dosis altas, estimula, incluso provoca delirios. Se ha usado como analgésico e inductor al sueño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario