Páginas vistas en total

miércoles, 30 de diciembre de 2009

El azar

Dije que haría referencia al azar, y aquí va.
Que el azar forma parte de nuestras vidas comienza a estar claro, incluso de un modo científico, a partir de las nuevas teorías sobre sistemas caóticos y la mecánica cuántica. Se admite que aun en experimentos controlados hasta sus más mínimos detalles siempre hay un grado de aleatoriedad en el resultado. Uno no es sólo su voluntad sino también sus circunstancias, que pueden jugar a favor o en contra. Hace ya tiempo, mientras paseaba por una de las avenidas lisboetas, en concreto la Almirante Reis, tuve la mala suerte de toparme con un tipo que, tras avisarme de que estaba en zona peligrosa, y que él acababa de salir del trullo, me invitó a que le diera unas monedas. Ante mi rechazo, incluso ante mi sonrisa, el tipo en cuestión me dejó libre un instante, que aprovechó un negro de aspecto espantoso, larguirucho como un palitroque, y marcado con una cicatriz en el rostro, para abalanzarse sobre mí como un terremoto. No me dio tiempo a reaccionar. De lo contrario, habría salido de estampida. El negro, que me “emburrió” por la espalda, se agarró a mi mochilita, tiró de ella con mala leche, y me tambaleó, hasta que caí al suelo, donde fui vapuleado durante algunos segundos, tal vez un minuto, por este fillo de puta y una rapaza, los cuales no lograron, a pesar de su empeño, quitarme la cartera, en la que llevaba dinero, tarjetas, etc, porque entre otras asuntos, llegó la poli, que me alivió del susto y de las agresiones. El azar quiso que sólo me llevaran la mochila, en la cual estaba una cámara fotográfica, un cuaderno de notas y un libro sobre Lisboa. Luego de la agresión sólo pensaba en recuperar el cuaderno de notas, en el que tengo escrito algunos apuntes sobre viajes, y notas de Lisboa. Pero el azar, que se puso de mi parte una vez más, volvió a querer que al final los agresores fueran a parar a manos de la poli, y el material robado volviera a mí, algo que no ocurre con frecuencia. Tras formalizar no sé cuántos trámites burocráticos, conmocionado por el suceso, volví a recuperar la normalidad. Siempre agradeceré el trato que me prestara la policía, en concreto una jovencita y jovencito policías secretas, que además de dar caza a los asaltadores, me llevaron al hospital, y luego me atendieron con cariño. Son los portugueses gente por la que siento gran afecto, y a partir de ahora, a pesar de esta agresión, creeré aún más en el azar y en la policía portuguesa, que por cierto es habilidosa y maneja lenguas extranjeras con una facilidad envidiable. Lisboa seguirá siendo una ciudad inolvidable y familiar, “misteriosa y exótica”, como me dijera Patricia Sousa, una chica adorable y melancólica a quien tampoco olvidaré.

1 comentario:

  1. Áspera experiência na bela Lisboa, que felizmente só ficou em episódio e com os ladrões filhos de puta entre grades.
    Você ainda pode contar o sucedido e com suas informações sobre sua estadia na cidade a bom arrecado. Desejamos que cedo regresse por aqui onde sempre será bem-vindo. Saúde e sorte.
    Saúde, sorte e muita felicidade no ano novo.
    Torga

    ResponderEliminar