Páginas vistas en total

martes, 31 de enero de 2017

La fragua literaria leonesa: José Álvarez González

Cultura cultura
0 votos
 Disminuir fuente / Aumentar fuente
La Fragua Literaria Leonesa

José Álvarez González: "La vida sin poesía sin literatura o sin música sería muy aburrida"

Manuel Cuenya | 31/01/2017 - 10:48h.

El narrador del Bierzo Alto, José Álvarez González, autor de 'Tiempos extremos', que no dejará indiferente a sus lectores y lectoras -antes al contrario, les invitará a reflexionar acerca de la condición humana-, está ahora investigando cuestiones relativas acerca de la lengua leonesa.

Imprimir
Enviar por correo
FacebookTwitterGoogle +Menéame
Votar noticia Vota

José Álvarez González en un acto literario en Noceda del Bierzo. Foto: Manuel Cuenya
"Desde esos pueblos vecinos los falangistas comenzaron a dar batidas frecuentes al pueblo de Quintana en busca de los "rojos", como eran llamados por los sublevados contra el gobierno. El grupo más temido en Quintana era el que formaban los falangistas de Noceda, dirigidos por un personaje sin escrúpulos apodado y conocido en toda la zona como "el Embustero", que sembraron el terror y el pánico entre las gentes de aquellos pueblos de la sierra de Gistredo. Este hombre conocido como "el Embustero de Noceda" había sido vecino del pueblo de Quintana durante unos cuantos meses del año anterior, en 1935, cuando se trasladó a vivir en el pueblo para buscar trabajo en las minas"
(José Álvarez González, 'Tiempos extremos', Marciano Sonoro ediciones, 2016).
José Álvarez González, Pepe, se muestra como un apasionado de la lengua leonesa. No es vano es autor del 'Diccionario de Leonés en el Alto Boeza y zonas limítrofes', un volumen fundamental para entender la lengua que hablaban nuestros ancestros, que le permitiera a su creador conocer, por ejemplo, a la Asociación Faceira, con la que sigue colaborando en aras de la puesta en valor de la lengua asturleonesa.
Para elaborar este Diccionario, Pepe, que se siente muy satisfecho con los resultados obtenidos, contó con la ayuda de muchas personas de su pueblo natal y de la zona.
Originario de Quintana de Fuseros, donde también naciera el actual Corresponsal de TVE española en Berlín, Pepe vive y trabaja en la capital de España, pero, siempre que puede, regresa a su pueblo, situado en el Bierzo Alto, donde reconoce que le resulta más fácil el reencuentro con las raíces, con lo más puro.
Es Quintana de Fuseros, por lo demás, un pueblo singular, que ha dado a gentes ilustres e ilustradas, tanto en el mundo de la cultura como en las finanzas (el propio Pepe Álvarez o bien el consejero delegado del Banco Santander, José Antonio Álvarez Álvarez), y aun en otros ámbitos como Manuel Fernández Ortega, exdirector de la multinacional Bayer en Langreo (Asturias), o algún catedrático de Derecho en la Universidad de Salamanca, entre otros.
Cuenta que su vocación por la literatura, por contar historias por escrito, surgió en la adolescencia, en el colegio. El hecho de que ganara algunos premios de redacción le hicieron darse cuenta de que le resultaba fácil escribir lo que pensaba. Y a quienes lo leían les parecían interesantes y atractivos sus escritos. Con lo cual se sintió estimulado a seguir escribiendo.
Cree que la memoria es el ropaje que da sentido a lo que se narra, tanto es así que su nuevo libro, 'Tiempos extremos', da cuenta de la historia del Bierzo Alto en un período tan brutal como fuera la Guerra Incivil, una historia sangrienta, bárbara, fratricida, después de la cual se me antoja (recuperando lo que dijera el filósofo Adorno acerca del Holocausto de Auschwitz) que no se puede escribir poemas. Quizá poemas no, pero sí cabe la reflexión, la filosofía, más que nunca, el ensayo para tratar de entender y evidenciar la crueldad humana, que puede llegar a límites insospechados.
"La vida sin poesía sin literatura o sin música sería muy aburrida", admite este hijo de un ex-combatiente nacional y ahijado de un represaliado por el franquismo, que escuchaba, cuando era un niño, aquellas historias de horror que sufrieran los españoles y españolas de esos tiempos extremos, que ahora vemos plasmados en un interesante libro, esencial para entender nuestra historia, la de esa Guerra Incivil que conformara el mundo virtual de su niñez, "que formaba parte de mis vivencias escuchando las historias que contaban los que habían tenido la desgracia de verse atrapados en aquella guerra infame que nunca debió de ocurrir", asegura.
"Vivir a cualquier precio era el objetivo de los soldados en el frente, de los perseguidos y encarcelados por ambos bandos en retaguardia, de todos en general".
Aquel niño, que se quedaba boquiabierto escuchando cada historia, cada detalle, con el fin de descubrir lo que había ocurrido, no lograba entender por qué se había llegado hasta aquella brutalidad. "Unamuno la definió como el suicidio colectivo de España, me parece una definición muy acertada. Parece que  todavía hoy seguimos sufriendo algunos de sus efectos", apostilla.
'Tiempos extremos', una obra emocionante
Escribe Miguel Ángel García Rodríguez (Corresponsal de TVE en Berlín), a propósito de 'Tiempos extremos', que le "ha emocionado como sólo puede hacerlo quien es capaz de remover tus posos más profundos", algo que le entusiasma a Pepe, "es un honor recibir una crítica de este nivel viniendo de una persona tan cualificada como Miguel Ángel, quien siente y vive en sus entrañas las mismas vivencias o parecidas a las que yo escuchaba de mis padres. Seguramente para él el mensaje no se queda en las meras palabras con las que se narran los hechos, hay mucho más detrás de ellas. Conocer personalmente a los que lo sufrieron da una visión mucha más sentida de las cosas", especifica este autor berciano, que ha realizado una buena labor de investigación antes de lanzarse a escribir este libro, publicado por Marciano Sonoro Ediciones: http://www.marcianosonoro.com/, un joven sello editorial surgido en la provincia de León, en concreto en San Román de la Vega, de la mano de los artistas Cristina Pimentel y Jesús Palmero, que han editado estupendas obras como 'Alboradas en los zurrones del pastor', del poeta Abel Aparicio, o el reciente libro disco '#HayQueSeguirCantando', de Carlos Huerta, 'El Solito Trovador'.
"He tenido suerte de dar con esta editorial para este libro. Ha sido muy fácil colaborar con ellos y han hecho un trabajo magnífico", conviene Pepe, en cuya obra se narran, en su opinión, las vicisitudes por las que tuvieron que atravesar miles de personas en este país durante aquellos años aciagos de nuestra historia, las adversidades que sufrieran en el Bierzo Alto, en concreto en la zona de Quintana de Fuseros, perteneciente al Ayuntamiento de Igüeña, y aun en localidades como San Justo de Cabanillas y Cabanillas de San Justo, correspondientes al municipio de Noceda del Bierzo.
"En ellos están representadas muchas otras personas en otros lugares que no pueden aparecer en esta obra pero que sufrieron igualmente. Como suele suceder en todos los conflictos hubo víctimas en los que se personaliza el sufrimiento de los perseguidos por sus ideas políticas o por sus creencias religiosas y también verdugos como 'El Embustero' o 'El Melucho', entre otros'.
En todo caso, se muestra impactado con las ganas de sobrevivir de todas esas personas que vivieran en sus carnes la Guerra Incivil. "Vivir a cualquier precio era el objetivo de los soldados en el frente, de los perseguidos y encarcelados por ambos bandos en retaguardia, de todos en general". Y está convencido de que "a las víctimas se les debe todo el respeto y consideración, sean del signo que sean. A los verdugos habría  que preguntarles el porqué de sus actos, ¿qué los movía a actuar de aquella manera?", manifiesta Pepe, que contó en su libro con el prólogo del historiador Alejandro Rodríguez, de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, quien señala que "la obra de José viene a cubrir esas lagunas en la Historia, esas experiencias vividas pero no contadas, ocultas dentro de un manto de silencio y desmemoria que la sociedad española ha padecido desde 1936."
Tengo la impresión de que la Guerra Incivil, con su carnicería fratricida, y su posguerra de hambrunas y persecuciones, con miles de  enterrados y enterradas en cualquier lugar, en cunetas varias, en fosas comunes, nos han dejado heridos... de muerte, y nos resulta difícil sobreponernos a tanto salvajismo.
"España es un  país de cabestros... en España pesan mucho los muertos y la muerte", escribió el Nobel Cela en 'San Camilo 1936', novela escrita en defensa de quienes padecen la historia, narrada con una potencia lírica sobrecogedora.
En realidad, "los españoles vivimos en permanentes guerras civiles –detalla Cela-, todos contra todos... el español se avergüenza de su pasado pero teme a su presente y se desentiende de su porvenir".

(Puedes seguir leyendo esta fragua en ileon.com):

No hay comentarios:

Publicar un comentario