Páginas vistas en total

martes, 22 de noviembre de 2016

Mapas afectivos en México, Por Celeste Ramírez

Mapas afectivos ha arribado a México lindo. Y la periodista mexicana Celeste Ramírez le dedica unas palabras en Milenio.com
Agradezco que se haya tomado la molestia de leer el libro y reseñarlo. Sólo decirte, Celeste, que ya no soy profesor en la Escuela de Cine de Ponferrada, porque desapareció hace unos añitos. Pero eso, en el fondo, es un dato insignificante. 
He aquí esta reseña.


Por norte y sur, Manuel Cuenya siempre va dejando el corazón en cada milla. Hoy da gusto su recién estrenado libro Mapas afectivos (La nueva crónica, 2016), donde sigue cultivando el arte de viajar para aprender, para vivir, para amar. Y para asombrarnos.
En cada trayecto, ya sea en Canadá, México, Turquía, Holanda, Portugal, Marruecos, Alemania, Francia o Inglaterra, Manuel deja algo de sí -suponemos que un trozo de afecto- para traernos como saludable souvenir la cronicidad de sus pasos o la aventura relatada.
Aborda la intimidad de ciudades emblemáticas: Estambul, Londres, Ámsterdam, Marraquech, México o también ciudades de la Europa del Este, de la profundidad africana y aquellas de su país de origen, España.
En cada una de ellas, Manuel delinea y expone, confronta y recrea rutas multiculturales en ese afán permanente de ayudarnos a entender entornos diversos y lejanos.
Es un viajero por el mundo y un reiterado visitante porque a veces Manuel regresa -como en Pedro Paramo, de Juan Rulfo- al lugar donde ha sido feliz. Y sobre esos lugares y sobre esos encuentros y andanzas, también nos escribe.

"Los espacios que me han llegado al corazón y de alguna manera al alma, y que en la mayoría de los casos he visitado en varias ocasiones, llegando a vivir incluso en algunos de ellos, como es el caso de México o Salamanca".
En sus viajes siempre redobla los sentidos: abre los ojos para otear el horizonte que le espera; aguza el oído para escuchar y entender nuevos sonidos y lenguas; también sabe que con las palmas de las manos se conoce a una ciudad. "Hay que viajar con los cinco sentidos, dejarse empapar por lo desconocido, lo sorprendente, por aquello con lo que uno no está del todo familiarizado.
Se aprende mucho en cada viaje, si uno desea abrir su mente al mundo. Recomiendo viajar y leer de un modo intenso, acaso porque viajando y leyendo se orea el alma y se espabila el entendimiento".

Cuenya es profesor en la Escuela de Cine en Ponferrada, Universidad de León. También se ha desarrollado como profesor de cine, teatro, literatura y escritura creativa en México y Francia.
Es autor de Viajes sin mapa, Trasmundo, Guía de Bembibre, el Bierzo y su gastronomía y la fragua de Furil, estos últimos a propósito la cultura de Noceda del Bierzo, comunidad de León y Castilla, España, región de donde es oriundo.
Enhorabuena -y abrazos- para Manuel, amigo.


http://www.milenio.com/firmas/celeste_ramirez/Mapas-afectivos_18_849695101.html

1 comentario:

  1. Además de todo ello, Cuenya, imparte, con resultados eficaces, Talleres de Escritura en León y Ponferrada.

    ResponderEliminar