Páginas vistas en total

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Barack Obama

"Cada día que pasa comprendo más plenamente la suerte que tengo de compartir mi vida con Michelle y lo único que puedo hacer es desear que el inmenso amor que siento por ella le consuele un poco de todas las preocupaciones que le causo" (Barack Obama, La audacia de la esperanza). 

Se alegra uno de que Obama repita como jefecito de los Estados Gringos. Es un tipo que me cae bien, así nomás. Y creo que su labor ha sido buena o muy buena en estos últimos años al mando de USA. 

Ya se sabe que el poder corrompe y que para dirigir algo (un monstruo de país en este caso) se necesitan muchos arrestos, cierta inteligencia y mucha mano, incluso izquierda, lo cual es mucho decir. 


La imagen de Obama me resulta impecable. Tiene muy buena pinta el tipo, y Estados Unidos no se merece un mormón, como el susodicho rival de Obama en estas elecciones, que ya bastante "marmoneo" se gastan los Estados Yanquis. Tampoco es conveniente que los States estén gobernados por tarados como Bush Junior, incluso Bush Senior. 


Hace un tiempo corregía un librito, para la editorial Lid de Madrid, cuyo título era Palabra de Primera Dama, Michelle Obama, o sea, la femme de Barack, y en aquel libro -por casa debe andar algún ejemplar, gracias Mayte por enviármelo- se hablaba mucho sobre la primera dama americana, pero también sobre su consorte en jefe. Y me gustó enterarme de algunas cosas, sobre todo de ciertas "intimidades", naturalmente confesables, porque ya sabemos que sólo se cuenta (o se debe contar, sobre todo en tratándose de políticos y gentes que siempre están dando "la cara", es un decir) aquello que procura buena imagen (tan importante en nuestra era, y siempre, porque el lenguaje corporal, universal a fuer de inteligible, lo es casi todo). 


Y Obama, el reelegido presi de los States, tiene una imagen saludable, cercana, estupenda. Enhorabuena para  el afroamericano, premio Nobel de la Paz. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada