Páginas vistas en total

jueves, 24 de diciembre de 2015

Las mil y una

Desde que en junio de 2009 decidiera abrir este blog han sido muchas las entradas colgadas, tantas que ya superan las mil, las mil y un días, las mil y una noches como cuentos arábigos. Y esto quiero festejarlo de algún modo porque me apetece, porque creo que es una labor hecha, por supuesto, con sumo gusto. Y que espero continuar, aunque a menudo mucha gente, incluso que se dedica a las letras, crea o diga (esto es otra cosa) que no sirve de mucho un blog. Quizá tengan sus razones, mas estoy convencido de que un blog, como otrora un diario, es un buen termómetro o barómetro, un indicativo para tomar el pulso o la temperatura, incluso afectiva, a uno mismo, acaso a la realidad en la que vivimos, un modo, como otros muchos, de dar cuenta del mundo en que estamos parados. En todo caso, articular el pensamiento a través del lenguaje, mediante las palabras, es una forma de entenderse (y aun desentenderse), una manera de intentar comprenderse, y por ende comprender a los otros.  Cuán difícil es ponerse en lugar del Otro (Otra). De ahí que las guerras sean el pan nuestro de cada día, y la xenofobia funcione como arma poderosa: "Arrímate o arímate pallá", diría a buen seguro Pedro Trapiello, que conoce como nadie el carácter de la 'jambía' leonesa, esto es cazurra. "Arímate pallá", decimos también en el Bierzo leonés astur, porque si estoy yo no puedes ponerte tú, "que no vamos a desvestir a un santo para vestir a otro", recuerdo que me dijo el dire de un Diario. Esta es la realidad y lo demás se me hace cuento. 
La realidad es que vivimos en una Tierra antropófoga, donde la fraternidad, igualdad y libertad son devoradas por los caníbales reyes, ideas éstas que no son más que ilusiones trascendentales, metafísica al canto, al más puro estilo kantiano. Como las ideas de Dios, alma y mundo, que nos dijera el filósofo alemán. Un mundo en el que unos somos más iguales que otros (léase a Orwell).  Siempre ha habido clases, jerarquías, y siempre las habrá, el clasismo es una de las claves que define a las sociedades (no es igual un negro rico, con todos los respetos, que un negro piernas, ni siquiera es igual un blanco todopoderoso ante la ley que un blanco de a pie). Admitamos de una vez por todas esta terrible desigualdad. El clasismo, la ignoracia, el miedo seguirán sumiendo a la población mundial en la más cruel y perversa de las miserias. Un auténtico atentado contra la dignidad humana.Y así podría continuar reflexionando.
Escribir un diario es algo que siempre me ha apasionado, cientos de páginas tengo escritas, a modo de diario íntimo, que algún día quizá vean la luz. Me da tanta pereza 'picarlas' pues muchas están manuscritas. O bien recuperar aquellas otras muchas que, aun estando escritas en ordenatada, deberían ser revisadas, corregidas, vueltas del derecho o del revés. Diarios que se me antojan magníficos -ya lo he dicho en alguna ocasión-, son 'El oficio de vivir' de Pavese, 'El cuaderno gris' de Plá, los de Anaïs Nin, la musa inspiratriz de Miller, Henry, o bien el inmenso y sublime diario que compusiera Umbral a lo largo de su vida, sobre el que a menudo vuelvo, porque en él encuentro inspiración/transpiración para lograr aproximarme a la realidad/irrealidad/surrealidad. 
Ahora tenemos al leonés Avelino Fierro con sus diarios, ya lleva dos libros publicados, al que podemos seguir en Tam Tam Press.
Desde que escribiera mi primera entrada en este blog, con 'Un paseo por el Bierzo', que recojo asimismo en mi fragua de Furil, han transcurrido varios años y muchas vivencias. Y, aunque no encontraréis aquí todo lo que he escrito a lo largo de mi vida, sí os he ofrecido al menos una muestra. Más de mil entradas, la mil y una entradas, es una cifra considerable, creo. 
El reto de escribir una entrada cada día del año sigue en pie, aunque cada entrada fuera nomás (ni menos, casi nada) que un aforismo estilo Karl Kraus, una máxima, una greguería, un microrrelato, una reflexión o genuflexión de última hora. 
El  propio Sartre, a quien siempre recodaré por 'La náusea' (aparte de otros libros como 'A puerta cerrada') decía, precisamente en la Náusea, que hay que escribirlo todo, manuscribirlo todo, diría acaso el coloso de 'Mortal y rosa', dejar constancia de lo que uno vive y siente, de lo que uno analiza e interpreta. 
Hoy es Nochebuena  o Díabueno y también dicen que es motivo de festejo. Lo religioso, en todo caso, dejó de interesarme hace lustros, desde que descubriera el materialismo filosófico, acaso antes, desde que dejara de creer en un dios con barba, desde que leyera a Sade, el marqués, incluso desde que leyera a Nietzsche o a Larra. Y a tantos otros, ateo gracias a dios, llegó a decirnos Buñuel, cuyo pensamiento, cuya obra cinematográfica sigue pareciéndome de alto voltaje. Es conveniente seguir desmontando mitos, aclarando la realidad, empleando el logos, arrojando luz sobre las sombras, empleando la dialéctica, continuar viviendo de claridades y lo más despiertos posible en un mundo falsario, engañatolos, puesto al servicio de los adinerados y todopoderosos, donde todo lo sigue mandando el dinero, aunque éstos no hayan leído ninguna filosofía, ninguna suerte de literatura. Así nos luce la sesera. El mundo en manos de tarados y descerebradas con poder y dinero, faltos de escrúpulos, infames, abusados, despóticos, avasalladores. Una pena. La involución de la especie humana.

Ciudad de León, 24 de dicembre de 2015.

No hay comentarios:

Publicar un comentario