Páginas vistas en total

martes, 29 de diciembre de 2015

La fragua literaria leonesa: Gabriel Ferreras Estrada

Cultura Cultura

La Fragua Literaria Leonesa

Gabriel Ferreras: "En lo literario ninguna ficción supera la realidad"

Manuel Cuenya | 29/12/2015 - 14:06h.

El narrador Gabriel Ferreras Estrada, autor de 'Son de canto rodado', sigue viajando y escribiendo, ahora un capítulo sobre Rusia, que no pudo incorporar en su libro de viajes. Y espera continuar con esta temática viajera antes de mudar de línea y de metodología.

Imprimir
Enviar por correo
Comparte: Facebook Twitter Google + Menéame
Votar noticia Vota
De padre leonés y madre asturiana, a Gabriel Ferreras Estrada lo nacieron en Asturias, si bien su familia se trasladó a Astorga, en época de posguerra, cuando él apenas contaba con seis meses de edad. Y allí, donde conociera al poeta y narrador berciano Antonio Esteban González Alonso, vivió su infancia y adolescencia hasta que se fuera a la costa mediterránea, a la ciudad de Murcia, donde ha desarrollado su labor como docente y funcionario hasta su jubilación. En todo caso, sigue apegado a su tierra leonesa. "No veo la distancia, soy leonés y estoy aquí, bueno, a lo mejor... no en todas las ocasiones", confiesa este viajero y narrador cuya lectura, más o menos reciente, de 'Roma contra Cántabros y Astures', de Eutimio Martino, le ha removido las entretelas, y lo ha devuelto a su época moza, aquella en la que recorriera, 'sacrílegamente', espacios como Cistierna, Riaño, San Glorio, Las Médulas, o Foncebadón...  "Sacrílegamente", puntualiza, porque entonces no era consciente de lo que en esos sitios había ocurrido.
Apasionado del 'Ulises' de Joyce, la prosa poética de Umbral, la magia de García Márquez y por supuesto la literatura de viajes, Gabriel acaba de publicar un "libro libre" de viajes, 'Son de canto rodado' (editado por united p.c. y reeditado en Amazon como e-book), que es un recorrido por diversos lugares de la geografía mundial, entre otros, China, Argentina, Brasil, Cuba, Turquía o Irlanda. Viajes, según su autor, que no son espectaculares, ni con cargo a  grandes medios ni proyectos, sino al alcance de cualquiera; incluidos los sitios que publicitan las agencias de turismo, "no son sitios cualesquiera aunque tantos hayan sido prostituidos;  he querido encontrar la razón  de por qué  es interesante ir,  he querido descubrir al viajero común  que el viaje gratifica, que merece la pena, sabiendo ver, enseñando a ver, desmontando la vulgaridad, la devaluación  en que han caído de tanto pisar y pasar  tanta gente por tantos lugares magníficos".
Para encontrar el título barajó más de siete opciones, y al final se decidió por lo de canto rodado en alusión al andariego rodar del viajero por los caminos, "que es lo que hacemos cuando vamos de tumbo en tumbo por ahí". Respecto al término 'son' aclara que es la música de ese andar, "porque el andar siempre te cuenta inesperadas cosas, distintas, es novedad, como un despertar. Insensiblemente subes de tono, y cuando te das cuenta circulas por otra dimensión.  Caminar es una lírica", apostilla Gabriel, que siempre  ha necesitado viajar como medio de rotura de la inercia, la rutina del trabajo, la esclerotización de los hábitos, la monotonía; "lo he necesitado como renovación  y como reencuentro del otro y de otra cosa porque, de rebote, es encuentro de mí mismo".

(Puedes seguir leyendo en este enlace):

No hay comentarios:

Publicar un comentario