Páginas vistas en total

lunes, 14 de diciembre de 2015

Las últimas horas de Gil y Carrasco

Este año, para conmemorar el bicentenario del nacimiento del autor de El señor de Bembibre, hemos querido rendirle tributo con una obrita de teatro, Las últimas horas de Gil y Carrasco, que representaremos el próximo miércoles, día 16, en la localidad berciana de Albares de la Ribera, la cuna de dos grandes cineastas y amigos, Chema Sarmiento y Gabriel Folgado, además del lugar de nacimiento del padre de mi padre, Antonio Robles, El Chulo, a quien nunca conocí, pero dicen que la sangre corre por las venas. Esto, la verdad, no significa nada si uno no siente afecto, no sintoniza, no está en la onda. En todo caso, Albares, donde hace un tiempo me invitaran como mantenedor del botillo y donde Chema rodara Las peras de Dios, cuento incluido en El Filandón, es un sitio que me da buenas vibraciones. Y espero que este miércoles la buena energía nos acompañe y esté con nosotros.

Gracias a Gabriel Folgado, Beli, quien me hizo esta propuesta, he llevado a buen término este taller breve de teatro, que magníficos momentos me ha procurado, aunque la representación final no haya tenido lugar. Una representación que, en su inicio (debido a la brevedad de este taller teatral), iba a ser una lectura escenificada, pero, gracias al entusiasmo, las ganas y la capacidad de mis alumnas/actrices, se convertirá en una representación en toda regla. Y eso me alegra y me hace feliz. 
Las últimas horas de Gil y Carrasco es una reescritura y adaptación de Nocturnos con niebla, de Ovidio Lucio Blanco. Y como su título indica, intenta reproducir las últimas horas de agonía de Gil y Carrasco,  a resultas de la tisis que sufriera. Un Gil delirante y enfebrecido en Berlín (interpretado por Isabel, que se ha metido en la piel del mismo), cuyo único deseo es regresar a su tierra del Bierzo, que tanto añora, para reencontrarse con sus seres queridos y sus amigos del alma, Juana Baylina (su musa e inspiratriz, interpretada por Manuela) y Guillermo Baylina (interpretado por Pili). El resto de la galería interpretativa la conforman un Ama, que es como la madre de Gil en el destierro (interpretada por Teresa), el Barón Humboldt (que encarna Gelines), la madre de Gil (Sindi), el padre (Mari) y Eugenio, el hermano de Gil (Pilar). Todo un tiempo envuelto por una niebla espesa, todo un espacio poblado por seres espectrales y algunos pocos personajes de carne y hueso, entre ellos el propio Gil, que se nos muestra con semblante cadavérico, con el rostro demacrado, respirando entrecortadamente, con unos ojerones de espanto y una voz morriñosa y ultratúmbica, ya próximo al más allá.

En el fondo, Gil, como todos los seres humanos (que al menos tienen alguna humanidad) desea afecto, comprensión, amor, que sólo parece encontrar en su Bierzo querido. El Eros como motor que mueve el mundo. Entre el Eros y el Tánatos, en ese trance se halla nuestro ilustre y universal villafranquino. Entre el Eros y la Muerte estamos todos embarcados, siempre con un final, acaso a la deriva. 
http://www.diariodeleon.es/noticias/bierzo/teatro-albares-vida-gil-carrasco_1031455.html
http://www.leonoticias.com/frontend/leonoticias/Las-Ultimas-Horas-De-Gil-vn191914-vst270

1 comentario:

  1. Seguro que lo pasaréis muy bien,además de esas buenas vibraciones que en su momento te aportó el lugar,es un bonito evento para conmemorar el bicentenario de Gil y Carrasco

    ResponderEliminar