Páginas vistas en total

jueves, 10 de abril de 2014

Julio Llamazares

Os dejo este artículo, publicado ayer miércoles, en la Nueva Crónica. Espero que os guste. 
Julio Llamazares nos visitará el próximo martes 15 de abril en Bembibre. No os perdáis la cita con este magnífico narrador y poeta en la Casa de las Culturas de la Capital del Bierzo Alto. A las 20h. 



Recuerdo la profunda huella que me dejó su poema ‘Fresas’: ‘Entre las truchas muertas y la herrumbre, fresas…’, que el propio autor recitaba en voz en off en aquel relato suyo, ‘Retrato de un bañista’, ambientado en el pantano del Porma, entre la alucinación y la noche azulada de una aldea en ruinas, su pueblo natal, impregnado con aromas a ‘Pedro Páramo’. Aquel relato, perteneciente a la película ‘El Filandón’, del cineasta berciano Chema Sarmiento, me removió las entrañas.
En aquella época uno era estudiante en el Instituto Señor de Bembibre, entusiasta del cine y de las joyas literarias de Verne, Salgari y tantos otros creadores de aventuras. Y Julio Llamazares ya
había comenzado como guionista de cine –luego llegarían otros guiones suyos para Felipe Vega o Icíar Bollaín– y se había revelado como un extraordinario poeta con ‘La lentitud de los bueyes’ y ‘Memoria de la nieve’, que marcarían de un modo definitivo su obra posterior, hilvanada con reflexión emotiva o emoción reflexiva, hasta lograr escribir La lluvia amarilla, sublime poema en prosa sobre el olvido y la locura, el vacío y la muerte, la soledad y la herrumbre, el aullido del silencio y la luz fría del invierno.


En realidad, me entusiasma toda la obra de Llamazares, incluidos sus ensayos como ‘El entierro de Genarín’ o sus artículos periodísticos, tal vez porque uno se siente identificado con lo que cuenta y cómo lo cuenta, con sus paisajes y paisanajes, que son en verdad memoria afectiva. Y con toda esa literatura de viajes, desde ‘El río del olvido’ hasta ‘Trás-os-Montes’, que me invita a recorrer otros mundos, y a confrontarme en definitiva con la realidad, con la propia literatura, que es o debería ser siempre vida, y que en manos de Julio se convierte en tal.

         Su narrativa poética (“toda novela es autobiográfica y toda autobiografía es ficción”) envuelve y engancha con la magia de un alquimista que te hiciera vivir y aun revivir en esta y en otra dimensión espacio-temporal, porque "la pregunta no es si hay vida después de la muerte; la pregunta es si hay vida antes de la muerte" (Escenas de cine mudo), ese espacio que él recorre con alma, y ese tiempo que “se deshiela como un montón de nieve  atravesado por un rayo”, siempre presente en toda su obra, acaso como una obsesión, léase de un modo significativo sus ‘Lágrimas de San Lorenzo’, genuino tratado filosófico sobre la fugacidad del tiempo. Tiempo, vida/muerte: los grandes temas en la obra de Llamazares, que estará el próximo martes en Bembibre para que sigamos fluyendo con sus vivencias y recuerdos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario