Páginas vistas en total

viernes, 23 de julio de 2010

El valle de Noceda del Bierzo














Me alegra saber que lo que uno escribió, hace ya un montón de años en el Filandón de Diario de León, luego en la web del Colectivo La Iguiada, El Bierzo y su gastronomía, etc. (con variaciones, matices, añadidos... sobre Noceda y sus fuentes medicinales), sea ahora, desde hace tiempo, fuente de inspiración (valga la redundancia, intertextualización o simple corta y pega) para muchos.

Volveremos a ti, Noceda del Bierzo, tierra agraciada y mil veces paradisíaca.
Volveremos a ti, a saciar la sed en tus fuentes, a degustarte, toda tú, desde El Mirador de La Gualta; y comprobaremos, una vez más, que tú eres nuestro útero...

1. Introducción

El valle de Noceda, tal vez uno de los valles más hermosos del Bierzo, es probable que fuera, en tiempos remotos, un gran lago. Un lago que aún hoy nos sigue haciendo soñar. Puede que este lago no sea más que una hermosa leyenda. En cualquier caso, esto es algo que nos invita a fantasear y/o reinventar la realidad.
El río Noceda, que tiene su nacimiento en la sierra de Gistredo, recorre todo el valle. El cauce del río es utilizado, a su paso por la villa, como fuerza propulsora de un buen número de molinos de agua. Unos molinos que antiguamente eran utilizados para moler el trigo y centeno con que se hacía pan artesano. Incluso en la actualidad algunos lugareños siguen moliendo en ellos. Hay un total de siete molinos a lo largo de los diferentes barrios del pueblo. Uno de ellos, el Molín de Ampuro, sigue siendo como nuestro molino fetiche. Varios de estos molinos han sido restaurados y permanecen abiertos al público en la llamada Ruta de los Molinos.
Por otra parte, se pueden visitar el Lagar “El Alvarico” y el Horno “Las Matildes”. Lagar y horno, convenientemente restaurados según la tradición, han servido en más de una ocasión festiva para prensar mosto y cocer pan.
También existen en Noceda varias iglesias y ermitas de interés turístico. Hay una, en especial, que fue considerada como el centro religioso del Bierzo Alto. Es la Ermita de las Chanas. A esta ermita se han acercado gentes de muy diversos lugares, con el fin de realizar alguna petición o promesa a la virgen de Las Chanas. Una virgen muy venerada entre la población berciana. Cada año, el 15 de agosto, se celebra una romería en torno a este lugar sagrado.

2.- Las fuentes medicinales

Desde La Fuente del Rubio se divisa, al norte, El Mirador de La Gualta, riscoso, como un castro o castillo romántico, gaélico tal vez, nimbado en misterioso color aluminio. El mirador se perfila como un coche antiguo, museal, estilo Tiburón, dice una excursionista. Al sur se atisba una parte de Noceda: los barrios de Río y San Pedro, y al fondo se entreve la cola o cabeza de una culebra majestuosa tendida en un lecho de color verde esmeralda. Es el bario de Vega. La impresionante Sierra de La Guiana raya el horizonte.
Si los viandantes se sintieran extraviados, siempre podrían contar con el re-curso del río: síganlo y terminarán alcanzando y aun tocando La Catarata de La Gualta, antes de coronar el Mirador.


El agua de la Fuente del Rubio, a la cual se puede acceder desde El Mouro por un sendero que se eleva en zig-zag entre robles (fuyacos, dicen en la zona), escobas silvestres y urces, tiene propiedades oligominerales y es bicarbonatada sódica. Hay quienes aseguran que el agua que mana de este caño fortalece los huesos, es saludable para el reúma, previene la caries y da mucha vida.
La Fuente del Azufre se encuentra en un paraje selvático, donde una hay una cascada espectacular.. El agua bicarbonatada mixta de esta fuente tiñe y salpica de color rojizo a quienes se acercan a echar un trago. Se dice que quien bebe este agua, acaba teniendo un apetito comparable al de un león. Por lo que es un buen lugar para interrumpir el caminar y disfrutar de la merienda.
El manantial de la Salud, también conocido como el manantial de la Doncella, pues el agua brota a chorros por entre un manto de musgo, es otro lugar en el que el visitante debe reposar. Basta asomar el morro al caño, clorurado y salutífiero, para sentirse embriagado... de gusto.


Los visitantes, no satisfechos con los manantiales, pueden dejarse arrullar por la catarata de La Gualta. Un poderoso chorro de agua cae a plomo desde unos treinta metros de altura sobre un pozo, en el que los excursionistas pueden descansar a pata suelta. Esta catarata nos hace recordar un anuncio publicitario, fragancia Fá o Heno de Noceda.
El visitante puede acabar coronando el mirador de La Gualta, donde el viento de la sierra alivia el sudor del caminante. Desde esta posición privilegiada se puede contemplar el hermoso y sublime valle de Noceda, como una inmensa corola de genciana, tal y como escribiera nuestra entrañable Felisa Rodríguez.

3.- Los castros

El valle de Noceda del Bierzo, que es zona abundante en yacimientos arqueológicos y explotaciones auríferas, cuenta con un total de trece castros -mineros en su mayoría-, y siete explotaciones auríferas romanas.


De los trece castros, el de La Forca es el único que no está relacionado con una explotación minera. Se podría considerar como posible yacimiento prerromano. Tiene una gran superficie habitable, conserva una posición estratégica de control y posee el mejor territorio agrícola de todo el valle de Noceda. Sobre este castro se han hallado varias tumbas, prueba evidente de la existencia de una necrópolis.
En Soñando tesoros por los castros de Noceda, la poeta Felisa Rodríguez nos cuenta extraordinarias leyendas en torno a estos fortines, y nos recuerda que en el corón de Fuentetorres apareció, cual diosa de la fecundidad por una cara y dios de la inmortaliad por otra, el Ídolo de Noceda. Una preciada y preciosa figurilla, que a veces me hace recordar a El halcón maltés. Este Ídolo, perteneciente a la civilización megalítica, se halla en las vitrinas del Museo Arqueológico Nacional, en Madrid, aunque los museos de Noceda y de Ponferrada cuentan con dos reproducciones del mismo.


Este elevado número de castros mineros hacen de la cuenca de Noceda una de las más explotadas por los romanos. Y tal vez sea éste el valle más rico en cuanto a yacimientos arqueológicos que hay en el Bierzo Alto.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada