Páginas vistas en total

lunes, 6 de abril de 2015

Último viaje de Gil



(Artículo publicado en la Nueva Crónica el jueves 2 de abril)
El escritor y periodista berciano Valentín Carrera, cuyo ‘Viaje del Vierzo’ me sigue pareciendo una auténtica maravilla, acaba de presentarnos, en el Tomelloso de Ponferrada,  el último viaje de Gil y Carrasco por Europa. Se trata de ‘Diario Madrid-París-Berlín’, una obra poco o nada conocida del “bardo de la niebla”, como lo llama con lirismo el profesor y escritor Suárez-Roca en su ensayo ‘Cuadros de una peregrinación’, que se incluye en este octavo volumen de la Biblioteca Gil y Carrasco. 
De este modo Valentín da por finalizada la reedición de la obra completa del ilustre villafranquino. Un trabajo hecho “a pulso”, apostilla su editor, que ha invertido mucho tiempo y esfuerzo en este ambicioso proyecto, en el que hemos colaborado algunos autores y autoras con ‘lecturas’ y breves ensayos sobre cada una de las obras del creador de ‘El señor de Bembibre’, que es sin duda su obra más conocida. A este respecto, contaba el periodista y escritor cepedano Tomás Álvarez,  en su reciente charla de Tardes Literarias en Bembibre, que es también la mejor novela romántica española.
Asimismo Valentín editará, pasado el verano, una antología y recopilación de ensayos sobre la figura y obra de este universal escritor leonés, que escribiera un Diario (o Diarios) de viaje por Europa antes de su muerte prematura a resultas de una tuberculosis.


Si bien la obra de Gil merece la pena ser leída y aun releída, este último viaje por Europa se me antoja realmente atractivo, habida cuenta de que ‘el peregrino del Sil’ realiza, con espíritu vanguardista -como si fuera un ‘inter-railero’ de la época contemporánea-, un recorrido extraordinario, durante cinco meses, por Francia, Bélgica, Holanda y una buena parte de Alemania (otrora Prusia). 
Confieso mi devoción por la literatura de viajes, y me alegra haber podido familiarizarme con este ‘Diario o Diarios de viaje’ (‘Viaje a Francia’, ‘Rouen’ y otros trayectos) en su relectura. Una forma estupenda de conocer aquella Europa del siglo XIX a través de la mirada curiosa y sensible de este romántico berciano, para quien el paisaje es memoria -como nos dijera otro gran escritor, Julio Llamazares-, pues cuando escribe, sobre su periplo por Europa, lo hace con la mirada y la memoria de su paisaje. “Para el hombre romántico, el paisaje es, además, la fuente originaria y principal de la melancolía. Símbolo de la muerte, de la fugacidad brutal del tiempo y de la vida”, cuenta el autor de ‘El río del olvido’.  Y para Gil sus impresiones románticas del paisaje son siempre fuente de melancolía y añoranza por su tierra. De esta suerte, cuando contempla una naturaleza de belleza sobrecogedora se le encienden los recuerdos y su matria reaparece, adonde quiera que vaya, como una impronta morriñosa. 

En su caso, el paisaje deja de ser un mero decorado y se convierte en espejo del alma, en el que se ven reflejadas sus ilusiones, sueños y miedos. Esta nueva percepción, propia del Romanticismo y propiciada por el desarrollo de los medios de transporte, como el tren, conmueve su alma de trotamundos y cobra especial relevancia en su odisea por Europa.
Como escritor-viajero, Gil siente devoción por personajes como el segador gallego, el pastor trashumante de Babia o el arriero maragato, que en el fondo simbolizan el ideal aventurero, porque son seres nómadas y errantes como los beduinos. En este sentido, concibe su vida como una impresión aventurera. Y con sus pinceladas impresionistas nos cautiva y nos invita a realizar una ruta similar  –mediante un billete Inter-Raíl- por esta Europa desarrollada, por las ciudades que visitara Gil y aun por otros espacios de interés. 
A finales de mayo, Valentín Carrera tiene previsto presentar este último viaje en Berlín, donde otro berciano ilustrado, Miguel Ángel García Rodríguez, ejerce en la actualidad como Corresponsal de Televisión Española. 



http://lector.kioskoymas.com/epaper/viewer.aspx?noredirect=true

No hay comentarios:

Publicar un comentario