Páginas vistas en total

martes, 24 de febrero de 2015

La fragua literaria leonesa: Inés Toledo

cultura
0 votos
 Disminuir fuente / Aumentar fuente
La Fragua Literatia Leonesa

Inés Toledo: "Me gusta mucho la obra de Ángel González"

Manuel Cuenya | 24/02/2015

La poeta, narradora y traductora Inés Toledo, autora de 'El final del cuento', precisa que escribe muy poco desde hace años, sin embargo, le gustaría seguir colaborando en revistas como 'Anáfora', un nuevo proyecto de la editorial Impronta de Asturias

Imprimir
Enviar por correo
Comparte: Facebook Twitter Google + Menéame 
Votar noticia Vota
Poeta y narradora, Inés Toledo, que pertenece a la familia de los Álvarez de Toledo (es sobrina de Consuelo Álvarez de Toledo), rememora su niñez en Villafranca del Bierzo como un período determinante en su vida. "Mi vida no sería la misma sin Villafranca del Bierzo", aclara esta traductora y crítica literaria nacida en Oviedo, aunque con raíces y sentimientos bercianos, porque la patria de Gil y Carrasco está entretejida con la infancia de Inés, quien además siente devoción por la obra del poeta Ángel González, otro astur que viviera, para curarse de su tuberculosis, una temporada en el Bierzo Alto, en concreto en Páramo del Sil y en la aldea de Primout, donde impartiera clases. Incluso tuvo la suerte de conocerlo en persona y, tras su muerte, escribió algunas palabras sobre él en un periódico asturiano, participando asimismo en varias lecturas y homenajes que se le hicieron. Es tal su pasión por la obra del poeta Ángel González que le hubiera gustado escribir algo como 'Me basta así' o 'Mientras tú existas'. "Me gusta mucho la obra de Ángel González...Nunca es mal momento para releerle, ni para escuchar aventuras suyas... Lo que espero es que no sea necesario llevar una vida demasiado canalla para lograrlo. Me temo que no es cuestión de vida canalla, sino de talento", precisa Inés, quien reivindica, aparte de su maestro Ángel González, al poeta Félix Grande. "Cuando quiero leer poesía bien escrita, recurro a una edición que tengo en casa de la Summa de Maqroll el Gaviero, de Álvaro Mutis. No me defrauda", apostilla la autora del premiado 'El final del cuento', para quien la provincia de León es pródiga en buenos narradores y poetas, quizá debido al frío. "Uno llega a casa, se enrolla en una manta, saca sólo las manos y la cabeza, y lee. Luego se pone un gorro en la cabeza y unos mitones que permitan mantener las manos calientes y pasar páginas, y sigue leyendo. Y cuando llegan épocas del año más clementes, bastan el sol y unos chapuzones fluviales para que uno se venga arriba y se anime a escribir", cuenta esta narradora a quien le cuesta, según ella, urdir una trama que sostenga una narración más allá de pocas páginas. Por eso, cuando ha escrito cuentos, siempre han sido breves. "Ya sé que la trama no es imprescindible, hay quien escribe narrativa sin un argumento claro... Creo que soy más poeta que narradora", matiza esta creadora que comenzó a escribir imitando a su padre, porque "los niños suelen jugar a imitar a sus padres".
"Cuando quiero leer poesía bien escrita, recurro a una edición que tengo en casa de la Summa de Maqroll el Gaviero, de Álvaro Mutis. No me defrauda"
Por su parte, su madre pintaba, y durante mucho tiempo también a Inés le gustó dibujar.  Al llegar la adolescencia, con sus emociones desbordantes –agrega-, trató de reflejar en los ejercicios escolares de redacción sus congojas y sus amores. Y, habida cuenta de que sus profesores la premiaban,  continuó escribiendo de forma creativa durante el bachillerato, "por mero condicionamiento operante". Más tarde, reconoce que empezó a frecuentar la compañía de poetas con más experiencia, para tratar de mejorar su técnica. "Es posible que algo mejorase, no tanto como yo hubiera querido. Al menos, leí un poco y recibí un puñado de buenos consejos", sintetiza esta escritora a quien le parece que la lectura ayuda muchísimo a escribir, "la lectura de buena literatura, obviamente", matiza a sabiendas de que le resulta muy difícil que alguien pueda escribir algo interesante sin haber leído antes a quienes escriben realmente bien. En todo caso, Inés, que habla y cree dominar ("más o menos") inglés y francés, cree que en su vida la literatura es una pequeña parte al lado de muchas otras pequeñas partes. Aunque es consciente de que el manejo de otros idiomas, aparte del materno, le ha enriquecido mucho, también como escritora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario