Páginas vistas en total

jueves, 1 de mayo de 2014

La Zaranda, teatro puro

Os dejo este artículo publicado ayer en la Nueva Crónica. Que os aproveche. 



         La Zaranda, acaso la mejor compañía teatral de este país, ha vuelto a sacudirnos las entrañas con su innovadora puesta en escena, ‘El régimen del pienso’, que tuvimos la ocasión de ver el pasado fin de semana en el Bergidum de Ponferrada, donde este Grupo Inestable de Andalucía la Baja ofrece sus espectáculos desde hace años. Teatro en estado puro, esencial, despojado de cualquier artificiosidad, con una escenografía minimalista, que cobra vida en todo momento, donde cada objeto es un símbolo, unas cables que caen del techo como sogas (asesinas, suicidas), unos archivadores polvorientos (vacíos de contenido), unas estanterías que se transforman no sólo en un hospital, sino en una oficina lúgubre o en una morgue, incluso en una cárcel, un teatro metafórico que se nos muestra con el grito de la poesía desgarradora, donde se repiten palabras como un mantra (algo de ceremonial litúrgico tiene su arte escénico) y nos sumergen en un estado hipnótico, con diálogos e interpretaciones de alto voltaje, gracias a cuatro portentosos actores, entre ellos el estupendo Javier Semprún (perteneciente al vallisoletano Teatro Corsario) a través de un lenguaje, tanto verbal como corporal, que emociona y nos invita a reflexionar acerca del mundo (pocilga) en que vivimos, un mundo mecanizado y controlado (léase a Orwell y sus ‘1984’ y ‘Rebelión en la granja’) por esos cerdos ansiosos de poder y gloria, que esclaviza y convierte al pobre ser humano en un mero número de un engranaje gris y macabro (“Vuelva usted mañana”). 

Como ocurre con este montaje, que también nos mete de lleno en un ‘proceso’ absurdo y laberíntico bajo la tenebrosidad que procuran unos flexos en movimiento. Todo ello ambientado con una música religante, gregoriana, que nos hace levitar. Un mundo en descomposición, afectado por una epidemia porcina, que desemboca en la nada, en muerte. Ese teatro de la muerte que tanto hace recordar al genio polaco Tadeusz Kantor, cuya influencia reconoce, aunque no tanto, el dramaturgo e iluminador Eusebio Calonge, que como un Valle-Inclán de la época contemporánea es capaz de componer textos sobrecogedores, con un punto de comicidad, que acaban arrancándonos la sonrisa y aun la carcajada. 




         La Zaranda, dirigida por Paco, es de esos grupos que te dan una vuelta a la cabeza en todos y cada uno de sus espectáculos. No en vano, tienen una gran proyección internacional. Os animo a que veáis ‘El régimen del pienso’. Pero si tenéis la oportunidad tampoco os perdáis otras obras suyas como ‘Futuros difuntos’, ‘Ni sombra de lo que fuimos’ o ‘Los que ríen los últimos’.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada