Páginas vistas en total

jueves, 17 de octubre de 2013

La fragua literaria leonesa: Marta Prieto

Marta Prieto

LA FRAGUA LITERARIA LEONESA | MARTA PRIETO

«Los buenos autores ven en su corrector a un gran aliado»

Profesora, narradora y colaboradora de Diario, es autora de ‘La cátedra de latín de Lois’ y ahora prepara un libro sobre vidas de leoneses imprescindibles

Quiero aclarar que La cátedra de latín de Lois es un libro cuyas autoras son Isabel Cantón y Marta Prieto. 

Manuel Cuenya 17/10/2013
Aunque nacida en Madrid, Marta Prieto es una narradora leonesa, de Morgovejo y La Ercina, por tres costados —matiza—, porque el cuarto la vincula a un pequeño lugar de la provincia de Toledo, donde el habla ya casi es extremeña.
Su madre, que era hija única, la nació en la capital de España porque los abuelos maternos de Marta eran comerciantes allí. Sin embargo, la colaboradora de Diario de León y autora de La cátedra de latín de Lois se siente leonesa porque su gente y sus paisajes son leoneses (y rurales) «desde la infancia: montañas, ríos con choperas, veceras, rebaños de merinas, mastines, carrancas y cencerros».
Marta, que es la directora del Instituto Ramiro II de La Robla, donde imparte clases de Latín y Griego, comenzó su andadura literaria reseñando libros infantiles y juveniles en el Filandón del Diario, en 1987, gracias a una invitación que le hiciera el entonces coordinador de este suplemento cultural, Alfonso García, de quien fue además compañera en el Colegio Leonés. Recuerda aquella primera experiencia como una oportunidad increíble, puesto que acababa de licenciarse y no tenía veleidades literarias. En su primera etapa en este suplemento (Premio Nacional al Fomento de la Lectura 2004) hizo de todo, desde entrevistas y reseñas hasta la recuperación de figuras olvidadas, así como pequeños relatos, entre otras labores, lo que la convirtió, según ella, en una ‘todo terreno’. «Creo que lo que el Filandón ha supuesto para la provincia de León todavía no ha sido valorado en sus justos términos —rememora Marta—. Y que probablemente no ha habido nada semejante, mantenido durante tantos años, en ningún otro lugar».

«Escribir permite mentir sin pudor»

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada