Páginas vistas en total

lunes, 31 de diciembre de 2012

Todo un año, septiembre

Septiembre es un buen mes para viajar a Salamanca, ciudad en la que pasé muy buenos momentos allá por los años 90. Tiempos de juventud y muchas juergas al fin de la noche. Tampoco tantas, no vamos a exagerar. Pero sí disfruté mucho y bien de mi estancia estudiantil en la ciudad charra, antes de emprender rumbo a la ciudad de la mostaza, Dijon ville, donde también estuve durante algún tiempo como Erasmus y luego reenganchado con una beca Leonardo De Vinci. Dijon, la ciudad francesa en la que el lírico y filosófico Henry Miller impartiera clases de inglés, como queda reflejado en su Trópico de Cáncer, y en la que uno hiciera sus pintos como lector/profe de español/castellano. Qué tiempos. 

Desde hace años, aprovecho los inicios de septiembre -que suelen coincidir con las fiestas de la Encina de Ponferrada- para viajar unos días a esta ciudad torera y universitaria, que acoge a muchos estudiantes de todo el mundo, y que, llegadas estas fechas, se viste de luces para salir al ruedo, con sus ferias y sus fiestas. Buenos conciertos en la Plaza Mayor. Buen ambiente. Y muchos grandes recuerdos. 

De fiesta en romería, y tiro porque me toca. Si agosto es mes de jolgorio, septiembre lo prolonga: La Encina, el Cristo de Bembibre... farra asegurada todo el tiempo. Sin embargo, también hay que darle algo a las labores, por ejemplo, a la vendimia, que ya no hago desde que era un adolescente porque las viñas de la Solana y de la (H)idrera de Noceda del Bierzo se perdieron, casi todas, y el Bierzo Alto/alto no es una gran tierra para el vino, o sí, porque antaño Viñales era un lugar magnífico para las viñas (de ahí su nombre). Y el Cepas Viejas, el Bembibre y alguna otra Denominación de Origen tiene su sede en San Román de Bembibre. Casi sin quererlo (o sí) me acabo de meter de lleno en la calle Los Moros, en el lagar del tío Teresín, por cierto el abuelo de Miguel Ángel García, excelente periodista y amigo, desde hace años Corresponsal de TVE en Berlín. 

Ruta Górgora
Septiembre sigue estirando su pescuezo veraniego e invita a salir a pasear, excursionar, hacer alguna ruta de montaña, por ejemplo, los cañones del Górgora (qué difícil, treparse por la Górgona). Ahora que me acuerdo, olvidé hablar de una magnífica excursión, en el mes de junio, a la Campa de Santiago, donde el Boeza nace y crece, la mítica Campa, en la que Chema Sarmiento rodara el inicio de su Filandón. Qué bonita ruta, desde Colinas del Campo de Martín Moro (largo nombre para un pueblo literario) y sobre todo en estupenda compañía.
Campa de Santiago


También olvidé (espero que no me ataque el Alzheimer) mencionar el paseo hasta Primout (la aldea donde impartiera docencia el poeta Ángel González) en el mes de agosto. Qué cabeza la mía.  

Mi sobrino Rodri en Primout

Septiembre no se agota ni en una ni en dos excursiones. Un mes que hizo un clima casi casi estival hasta el final.

A mediados -coincidiendo con El Cristo y Cristín bembibrenses- se celebró el II Encuentro de cine Etnográfico en La Cabrera, y allí que me fui (una vez más, en agradable compañía).

 http://cuenya.blogspot.com.es/2012/09/ii-encuentro-de-cine-documental-en.html 

Una jornada de cine y poesía visual -en realidad fue más de una, pero uno sólo estuvo una tarde-, gracias a la presencia de Julio Llamazares y  Cecilia Urueta, Alonso Carnicer y Sara Grimal, entre otros y otras. Me encantó la subida y la coronación del Morredero, desde donde se atisba casi casi la provincia de Zamora. Qué bueno sería convertirse en pájaro y volar. Admiro a quienes practican parapente, como el amigo César, que en una ocasión me invitó a volar desde Gistredo pero me achanté. Algún día, quizá, me lance a la aventura, de la mano de un experto, naturalmente. 

En el II Encuentro de cine Etnográfico en La Cabrera
En este mes se celebró el Festival de cine de Astorga, que este año homenajeó a la actriz Assumpta Serna y al director Mario Camus, uno de nuestros más grandes directores, ahí quedan sus adaptaciones de Los santos inocentes, La colmena, La casa de Bernarda Alba y algunas otras de enorme valor artístico. 
Foto de familia de la Gala del Festival de Cine de Astorga 2012

A este paso pasito, "no voy dar finalizado" (que diría un hermano galego) el repaso al año... aún hay más. Me quedan octubre, noviembre y diciembre. Si no es en este, los repasaré en el Año Nuevo, que no todo va a ser escritura sino algún que otro paseo por el León de siempre, el León histórico de la Plaza Mayor, el Húmedo, la Catedral, etc. Y en breve toca cena con la familia en la ciudad del Bernesga y el Torío. Hasta otro momento. Sed felices y disfrutad mucho, ahora y siempre. Que las diosas y los dioses (de repente me he vuelto politeísta, y yo que me creía ateo gracias a los dioses y las diosas) os protejan y os ayuden en este camino vital. Abrazos y besos. 

1 comentario:

  1. Muy buen repaso de año. Hace poco mis años también empezaban en septiembre...
    Pásalo muy bien en estas fiestas y durante todo este año 2013.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar