Páginas vistas en total

domingo, 23 de diciembre de 2012

A Ledo Ivo

Con Ledo Ivo en León, Noviembre de 2011
La primera vez que oí hablar de Ledo Ivo fue al gran trovador y poeta Juan Carlos Mestre, amigo y paisano,   capaz de hipnotizar, embelesar a todo un auditorio con su voz mágica y todopoderosa y sus poemas hechos con las entrañas de una lírica que toca las estrellas y a las personas, a partes iguales. 

Muy grande, el villafranquino y universal Juan Carlos, acaso el mejor poeta-recitador de cuantos haya visto y escuchado en nuestro país. Todo un lujo para nuestra tierra, y que se merece todas las glorias y laureles. 

Pues sí, fue Mestre, el autor de La bicicleta del panadero y del sublime poema Cavalo Morto, quien nos acercó a Ledo Ivo, otro enorme poeta, que tanto influjo causara en el autor de La tumba de Keats. 

El escritor brasileiro Ledo Ivo nos ha dicho adiós en Sevilla, aunque su poesía, su obra permanecerá más allá de nuestro olvido. 

Tuve la suerte, al menos, de verlo el pasado año, casi por estas fechas, en León, con motivo de los premios Leteo, que concede el homónimo club cultural presidido por el amigo Rafa Saravia. 

Allí, aquí, en la capital leonesa, estuvo Ledo Ivo, de la mano de Saravia y en compañía de sus amigos Mestre y Gamoneda, y todos y todas aquellos y aquellas que decidimos estar, arropando el acto, empapándonos con el saber del maestro Ivo, cuya poesía se me antoja excelsa, tanto es así que su poema Mi patria, recogido en La aldea de sal (con traducción al castellano de la poeta Guadalupe Grande y el propio Mestre) me sirvió como inspiración esencial, definitiva, para componer Mi matria.
http://cuenya.blogspot.com.es/2011/11/modo-de-plagio-acaso-creativo-o.html
Qué pena, que también los grandes tengan que morirse.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada