Páginas vistas en total

martes, 26 de junio de 2012

La música como alimento espiritual


Recupero, reelaborado, este texto, porque la escritura siempre o casi siempre es reescritura,

La música como alimento espiritual y elemento básico en esta época de convulsiones (ahora más que nunca); la música como medio de relajación y arte terapéutico a través del cual algunos músicos, como Arto Tunçboyaciyan, intentan comunicarnos grandes valores, entre ellos el afecto, y aun “su sonido de la vida”. 

Durante estos últimos días se ha celebrado el Día (valga la redundancia) de la música en el Matadero de la capital del Reino. Madrid siempre vibrando. Aunque recuerdo que mi primer día de la música (21 de junio) lo viví en París hace un montón de años. En esa época no sé si en Madrid se celebraba este día con conciertos gratis en las calles de la ciudad. 

En Ponferrada, aparte de la sala Tararí y el Cocodrilo, contamos con un escenario de lujo,  el Bergidum, donde he tenido la ocasión de ver/escuchar a grandes músicos y bandas de música, como es el caso del turco, de origen armenio, Tunçboyaciyan, o la saharaui Mariem Hassan o los Gaiteros de Lisboa, entre otros muchos y variados. Hace poco actuó Iván Ferreiro, pero no estuve al quite. Bueno, la verdad -para qué engañarnos- es que no conozco casi su música. 

En el Bierzo también nos hemos empapado con buenas músicas, y eso nos ha alegrado la vida, sobre todo en este tiempo de caídas bestiales de la bolsa, primas de riesgo imposibles y todo este baile de endeudamientos hasta las cejas (si es que estamos en bancarrota), que nos meten  el miedo hasta en el pote,  impregnados todos y todas con su hálito, y a veces su halitosis. 

Se agradece esta brisa cálida y musical, que nos sitúa en alguna costa idílica, véase la cántabra de Castro Urdiales, fuera de ruidos y estreses. Y ahora que me ha dado por irme, aunque sea sólo virtualmente, recuerdo con cariño el concierto de los legendarios The Who en el Bec (Bilbao Exhibition Centre), que resultó  extraordinario, con un sonido en directo impecable, gracias a la energía envidiable de los “viejos mods” Roger Daltrey (voz y líder del grupo) y Pete Townshend (guitarra), que nos hicieron vibrar -¿recuerdas, amigo Jose-? con su música psicodélica y algunos temas de sus óperas rock,  Quadrophenia  y Tommy.



También me queda bue sabor del concierto de los Gaiteros de Lisboa, a quienes ya había tenido la ocasión de escuchar en el siempre estupendo festival de Ortigueira,  los cuales  me  devolvieron a mis orígenes acaso galaicos. 

Puesto a rememorar, a Arto también tuve la ocasión de verlo, hace ya algunos años, en el Emperador de León, cuando por este magnífico teatro pasaron músicos de la talla de Philip Glass, Goran Bregovic, Hendningarna, entre otros muchos y buenos. 


http://www.youtube.com/watch?v=EfG1lAEGgDo&feature=related

En aquella ocasión Arto iba con la Armenian Navy Band, que   de vez en cuando escucho con pasión mientras escribo a ritmo de sonidos étnicos. Además de un hombre-espectáculo, es un excelente percusionista y cantante, compositor de alguna banda sonora, tocador de cacerolas, que nos mantuvo despiertos y hechizados durante dos horas. 

Por otra parte, Mariem Hassan fue un descubrimiento, una revelación, a quien nunca había escuchado, ni siquiera su nombre, aunque uno sienta devoción por los saharauis. Enchilabada de blanco de la cabeza a los pies, como una virgen y con voz balsámica, logró que nos adentráramos en el desierto. Acompañada por dos guitarristas, un bajo y una simpática bailarina-percusionista, Mariem –qué guapo nombre- nos fascinó, como buena encantadora de serpientes, con el blues del desierto y la canción de la Intifada. creo recordar que al amigo y músico berciano José Ángel también le entusiasmó. 

Pues que prosiga la música, siempre como nutriente espiritual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario