Páginas vistas en total

miércoles, 9 de marzo de 2016

Tardes Literarias en Bembibre 2016


Un año más (lujo para Bembibre) vuelven, como las luminosas golondrinas, las tardes literarias en la villa del Benevivere. Y en esta ocasión llegarán en breve, nomás este viernes la poeta y narradora Marta Muñiz Rueda da inicio y andadura a este ciclo literario para solaz de los asistententes, que esperamos sean muchos y muchas. Queremos que se llene el salón de actos de la cuarta planta de la casa de las culturas. Marta vendrá desde la ciudad de León para hablarnos de poesía y narrativa, para tocarnos con su ritmo musical. No en vano ella es profesora de piano. Y una chica que escribe con mucho pulso lírico. Hace poco nos obsequiaba con un libro, Trece cuentos dementes para mentes insomnes (en realidad catorce), que ha resultado ser un magnífico libro de cuentos, porque Marta, además de buena poeta, es excelente narradora. No os perdáis la cita, su charla será este viernes a las 19 horas. 
En abril, el viernes 8, contaremos con la presencia de Pablo Huerga Melcón, el mejor filósofo de la provincia de León, eso creo. Nacido en Benavides de Órbigo Pablo vive y trabaja en Gijón, donde imparte clases de filosofía en un instituto. Su pasión, aparte de la filosofía, es el cine, el mundo audiovisual, a través del cual Pablo explica también su materia. Autor de varios libros, ha publicado recientemente La ventana indiscreta. Una poética materialista del cine, que he tenido el gusto de reseñar en este mismo espacio bloguero. Un ensayo imprescindible para quienes amamos la filosofía y el cine. Una obra que eleva el cine a la categoría de ciencia, ciencia humana, lo cual es un descubrimiento revelador. Asimismo, Pablo, que estudió en la Facultad de Filosofía de Oviedo, siendo un discípulo aventajado del maestro Gustavo Bueno (acaso el mejor filósofo español de todos los tiempos) es un amante de las letras y la buena literatura. Ahora, más que nunca, necesitamos a gente que haga análisis acerca del mundo en que vivimos, cada vez más complejo. Y Pablo nos ayudará a entender más y mejor dónde estamos. 

Ya en mayo le tocará el turno a Ángel Petisme, poeta, cantautor, músico, hombre espectáculo, que ha dado conciertos por todo el mundo y que nos cautivará a buen seguro con su charla-recital, previsto para el 13 de este mes primaveral florido y fermoso. 
Apadrinado por Labordeta y Aute, Petisme estuvo hace algún tiempo en el Bierzo ofreciendo, arropado con otros colegas suyos como Luis Farnox, Carlos el Solito Trovador o Carlos Attadía, un concierto memorable. Sus canciones, al igual que sus poemas, son arriesgadas y hermosas. Me entusiasma La vía láctea.
Petisme ha resultado ser un poeta y rockero que canta y milita en el compromiso, como señala el escritor Luis Antonio de Villena, que incluyera en su antología Postnovísimos. 
Autor de Cosmética y terror o El lujo de la tristeza, entre otros,  es un cantautor comprometido con los desheredados, con todo lo que sabe a humanidad, "un poeta de verdad, de alma y voz", que aparece también en la antología Esto no rima, que coordinara el amigo y poeta Abel Aparicio.  
Para finalizar estas tardes literarias, en el mes de junio, en concreto el viernes 10, nos visitará José Luis Moreno-Ruiz, al que conociera a principios de los noventa en Madrid, en una época en la uno acababa de regresar del país azteca, y Moreno-Ruiz trabajaba en la revista Interviú.  
A José Luis lo seguía, en mis años mozos y universitarios, en RNE, Radio 3, en un programa glorioso (una auténtica universidad literaria y musical) en la segunda mitad de los ochenta. Qué tiempos aquellos. 
Aquel programa de radio era, ni más ni menos, Rosa de Sanatorio (como el bello y sinestésico poema de Don Ramón María del Valle-Inclán). Una maravilla, que jamás olvidaré. José Luis, aparte de narrador y traductor de escritores como Conrad, Stevenson o Cherteston, ha hecho sus pinitos como músico, en solitario y en colaboración con el gran Javier Corcobado (a quien también tuviera la ocasión de ver y saludar hace años en el Albéitar de la Universidad de León, pues daba un concierto). La última vez que nos vimos fue en Madrid, hace ahora un tiempo. Recuerdo que presentaba mi fragua de Furil en la Casa leonesa de la capital del reino. Y allí que se fue José Luis, al que le agradezco, que estuviera en ese acto y que ahora haya aceptado la invitación para venir al Bierzo, tierra que él conoce, creo recordar. 
Unas tardes hilvanadas -se podría decir- por la música, la literatura y la filosofía. No os las perdáis.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario