Páginas vistas en total

viernes, 10 de enero de 2014

Un año nuevo en marcha

Os dejo este artículo, publicado en la Nueva Crónica el miércoles de esta semana. 


Comienza un nuevo año con la mirada puesta en proyectos ilusionantes, con el anhelo de amar y ser amado, que es lo mejor que le puede ocurrir a un ser humano. El amor que engendra belleza en este mundo lleno de adversidades y desatinos, en todas las esferas, desde la económica a la cultural. Si echamos la vista atrás, da la impresión de que el mundo no funcionara mejor que en otras épocas, cuando el personal se zurraba por un quítame allá ese “(a)tapón”, “que no me robes el agua del ‘prao’, que te bajo el sacho encima el ‘llombo’”, al menos en este país de paisitos, fratricida, pero sí es cierto que en estos últimos años hemos asistido a una regresión con respecto a aquella época en que lográramos algunos derechos, ahora esfumados, una vuelta a las cavernas, de donde salen a diario y por arrobas corruptos y corruptores a toda madre, que nos esquilman y encima se ríen a mandíbula batiente de nosotros, tipos con el disfraz de la progresía que se lanzan feroces contra nuestra libertad, una fauna que nos está metiendo el miedo y la ignorancia en el cuerpo con el objetivo ponzoñoso de impedirnos pensar con claridad, de tenernos bajo su manto despótico. El mundo feliz/infeliz que pronosticara Huxley ya ha llegado, y la telepantalla orwelliana no deja de enchufarnos el cable del adormecimiento y de auscultar nuestro acojone ni un instante. Y lo peor de todo es que colaboramos, dóciles y malbabados, con la causa. No en vano, los sistemas totalitarios funcionan porque los chivatos (o sea, tu vecindario, y aun quienes crees que son tus colegas) te pueden delatar en cualquier momento. Y, en cuanto bajes la guardia, te arrojarán al “subiau” o te mandarán a galeras.  

            Resulta difícil armarse de coraje para afrontar tanto desaguisado, y lo que te rondará, morena, que no está el panorama para pegar botes de alegría, si acaso para botar de la poltrona a quienes se mofan de nosotros. En nuestra provincia leonesa, que se revela leonina, los horizontes de futuro no se perfilan mejor y más despejados que en otras tierras hermanas, antes al contrario, la población, envejecida y achantada, ni chista. Se nos mancan y matan los mineros, nos cierran las pocas empresas existentes, mandan al carajo a una gran parte de trabajadores y trabajadoras con Eres y Eras, nos estafan y enculan por doquier, como le ocurriera por ejemplo a Solís Fernández, el taxidermista de Matarrosa. Y así, en este plan, porque ancha y diversa es esta provincia para quienes detentan el poder omnívoro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario