Páginas vistas en total

viernes, 24 de enero de 2014

Bluyín suena a garrotín



            Al garrotín, al garrotán... decía una de esas canciones castizas que tan bien conoce el pueblo español. El garrotín se me antoja símbolo español, así como la guillotina me hace recordar “La France” revolucionaria. Esta es sólo una impresión. Y las impresiones hay que tomarlas como tales. A partir de ahora contaremos con el palabrín “bluyín” en el Diccionario que la Real Academia Española prepara en colaboración con las demás academias hispanoamericanas. Simpático, ¿no? ¿Qué os parece?  Bluyín es como un término berciano aunque con resonancias “anglosajas”, perdón, anglosajonas, sajadas, tajadas, anglas, english, ingles, inglés... ¿Verdad? Juguemos con el silabario viejo y que éste se transforme, en una suerte de alquimia posmoderna, en oro linguístico, lingual, idiomático. Que la lengua, nuestra lengua, hable por nosotros. Y que cada cual invente lo que le apetezca, que para eso tenemos lengua. Ya se encargará nuestra Real y Sacrosanta Academia de la Lengua de darle  el visto bueno, si ha menester,  o por el contrario hacer la vista larga cuando lo crea conveniente y aun necesario. Siempre de cara a la buena salud de nuestra lengua. Supongo. Para eso están los académicos de la Lengua. Eres un bluyín, se le podría soltar a modo de insulto a quien te cae como una pata en el culo. No obstante, bluyín se me hace insulto suave, blandengue, sin mala intención. Que nadie se sienta ofendido si de repente te llaman bluyín. No es más que un pantalón vaquero, tejano, según otros. Dicho, eso sí, con la boquita pequeña, con ese acento entre melosín, galaico-portugués por ejemplo, y mejicano fronterizo o gringo viejo. Vaya bluyín que se gasta la “blonda” de al lado. Está vaquerona, la tía. Y ese "pibe", mira qué bluyín, tú. A ver cuándo le da a la Academia de la Lengua Española por aceptar términos como “batedera”, “culapadina”, “escullimao”, “cabionazo”, “barallouzas”, “ruei”, “encelitar”, “arrebateilo”... y otros muchos, que tampoco es cuestión de empachar a los lectores ni a la academia. Esto de andar mudando y re-convirtiendo palabras de una lengua a otra le da a uno como vértigo. Te sientes como despistado, atontado, fuera de sí, o de ti. Hay palabras, y sobre todo nombres propios, nombres de ciudades, que jamás deberían sufrir transformaciones de una lengua a otra. Nunca he entendido por qué nos enseñan a decir y escribir Londres en vez de London, Burdeos en vez de Bordeaux, o La Haya en lugar de Den Haag, que así es como se escriben en su idioma vernáculo... Podemos pronunciarlos a la española, claro está. Pero deberíamos aprenderlos tal y como son. Esa manía de trastocar los nombres propios te puede llevar a una gran confusión. Continuaremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario