Páginas vistas en total

domingo, 29 de septiembre de 2013

Viaje al centro de la Tierra

"Coches, pitidos, voces, olores ruidos... Todo se mezcla en Santo Tomé, un hormigueo de gente buscándose la vida a orillas del mar. La capital del ritmo "leve-leve" despierta pronto y se acuesta temprano, pues a las seis de la tarde el sol se apaga y el acceso a la electricidad es limitado". 

Viaje al centro de la Tierra es el nombre de la exposición de la periodista Isabel Rodríguez, que podemos ver en la Casa de la Cultura de Ponferrada hasta el 5 de octubre sobre Santo Tomé y Príncipe, un país que se me antoja desconocido, y que Isabel nos acerca con sus bellas y sugerentes imágenes sobre el paisaje y sobre todo el paisanaje de este pequeño país africano, tal vez el más pequeño, después de las Seychelles, y muy pobre, pues un 62% de su población vive por debajo del umbral de la pobreza. Si es que vivimos en un mundo imposible, sólo apto para tiburones e hijos de la gran chingada. 

La exposición de Isabel me ha devuelto a mi infancia (no porque uno haya vivido en la pobreza, que no) sino porque algunas imágenes revelan cómo los infantes se las ingenian para elaborar sus propios juguetes, algo que era bien habitual en mi época infantil y en mi pueblo del Alto Bierzo, por lo demás anclado en la prehistoria hasta hace no tantos años. Qué nadie ("naide") se inquiete y sorprenda por lo que acabo de decir. Por eso, conviene no perder la memoria, tan importante y tan necesaria, analizar el mundo en que vivimos y darnos cuenta de que la mayor parte de países de la Tierra, entre ellos, Santo Tomé y Príncipe, viven en condiciones terribles, infrahumanas, a pesar de que algunos países cuentan con una gran riqueza natural, como es el caso de este pequeño país, situado en el Océano Atlántico, en el Golfo de Guinea ecuatorial, que vive de la pesca y llegó a ser el principal productor de cacao a nivel mundial en el siglo XX. No en vano, elabora tal vez el mejor chocolate del mundo. Un archipiélago fértil, al parecer aún no tocado por los turistas, que produce una gran variedad de frutas tropicales como la papaya, coco, mandioca o pão

Gracias a ti, Isabel, me ha entrado la curiosidad por saber más acerca de este país poblado con esclavos de Mozambique, Angola, Cabo Verde, Portugal e incluso España, porque algunos judíos expulsados por nuestros catolicoides Reyes fueron a parar a estos pagos africanos. Un país que consiguiera su Independencia en 1975, si bien sigue esperando, el tiempo ralentizado, la espera y la resignación como factores clave en el mundo subdesarrollado, el miedo y la ignorancia como determinantes a la ahora de someter a un pueblo, un país, Santo Tomé y Príncipe, con escasez de recursos sanitarios y falta de profesionales, un país pobre que vibra a ritmo pausado, leve-leve, que sus oriundos repiten como un mantra, devotos del rito Djambi, cuyos niños siguen mostrándonos su eterna sonrisa africana.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario