Páginas vistas en total

martes, 12 de febrero de 2013

Eugenio Trías

Nos ha abandonado el maestro Eugenio Trías, filósofo que descubriera en mis años universitarios, precisamente en la Facultad de Filosofía y Ciencias de la Eduación de Oviedo, en aquella facultad en la que otro maestro, Gustavo Bueno, era el grande, uno de los mejores filósofos españoles de todos los tiempos (http://www.filosofia.org/ave/001/a111.htm). Autor de un sistema filosófico, el materialismo, Bueno es consciente de que es posible pensar, filosofar, no sólo en alemán, sino en lengua castellana. Y él lo hace, desde hace tiempo a través de su Fundación en Oviedo, de un modo realmente admirable.  Por fortuna, Bueno, a pesar de sus casi 90 años, sigue vivo y muy activo. Y ha dejado, ya, a varios discípulos y fieles seguidores y continuadores de su obra materialista filosófica, entre ellos a su hijo Gustavo Bueno... 

Al maestro Bueno lo recuerdo con gran cariño. La última vez que lo vi fue en la Uned de Ponferrada impartiendo una conferencia magistral. Una maravilla. Un hombre con una lucidez y una oratoria envidiables.  

Dicho sea de paso, "y a la buena de Dios", hace unos días Emilio Gancedo le dedicaba en el Diario de León un artículo al que fuera mi profe de filosofía, Gregorio Natal, en el Insti de Bembibre.
 
Ahora se dice que Trías es quizá el mejor filósofo desde Ortega, lo cual es mucho decir, porque si bien su filosofía, aplicada a las artes, es muy interesante, yo destacaría a Bueno, Gustavo, que es filósofo de una gran talla, en el sentido estricto del término filosófico. Es probable que a Trías se le haya entendido mejor por su escritura, por ser un mejor divulgador de su obra, más accesible que la del filósofo Gustavo Bueno al común de los mortales. 

Debo reconocer, en todo caso, que Trías me impactó en su día. Y despertó en mí la curiosidad de la filosofía aplicada a las artes, en concreto al cine y a la música, disciplinas sobre las que el filósofo catalán tenía buena mano, por no decir un buen dominio. Ahí quedan sus ensayos sobre El artista y la ciudad, Lo bello y lo siniestro, Vértigo y pasión (acerca del cine de Hitch, y en concreto sobre esa película magnífica que es Vértigo o De entre los muertos, para Trías la mejor o una de las mejores de la historia del cine, lo que suscribo). Algo así logró insuflarme mi profesor Manuel Fernández Lorenzo, un devoto del cine (sobre todo de Buñuel) y de filósofos/literatos como el marqués de Sade, entre otros (http://www.unioviedo.es/fgh/ficha_profesor.php?id=68), y sobre quien he hablado en alguna ocasión en este mismo blog, y con quien he tenido el placer de intercambiarme, después de tantos años, algunos correos electrónicos. Os dejo este enlace de su blog, a propósito de lo que escribiera sobre Trías.  
Mi querido tocayo y ex profesor F. Lorenzo sí tuvo la fortuna de conocerlo. http://www.manuelflorenzo.blogspot.com.es/

En cuanto a la obra de Trías, aparte de los ya mencionados libros, destacaría obras como La filosofía y el carnaval, La filosfía y su sombra, Tratado de la pasión o La aventura filosófica y Lógica del límite. A partir de ahí, dejé de seguirle la pista. 

 «Lo bello es el comienzo de lo terrible que todavía podemos soportar.»
RAINER MARIA RILKE
«Lo siniestro (Das Unheimliche) es aquello que, debiendo permanecer oculto, se ha revelado.»
SCHELLING


Con estas citas, a dos grandes poetas y filósofos, da comienzo Lo bello y lo siniestro, una reflexion sobre el arte, la estética, lo siniestro como condición y límite de lo bello. 
Dice Trías que: "El arte de hoy —cine, narración, pintura— se encamina por una vía peligrosa: intenta apurar ese límite y esa condición, revelándola de manera que se preserve el efecto estético".

Una interesante reflexión sobre lo siniestro, lo bello y aun lo sublime.  "La categoría de lo sublime, explorada a fondo por Kant en la Crítica del juicio, significa el definitivo paso del Rubicón: la extensión de la estética más allá de la categoría limitativa y formal de lo bello".

No hay comentarios:

Publicar un comentario