Páginas vistas en total

martes, 5 de septiembre de 2017

La fragua literaria leonesa: Fermín López Costero

Cultura cultura
0 votos
 Disminuir fuente / Aumentar fuente
LA FRAGUA LITERARIA LEONESA

Fermín López Costero: Prefiero fiarlo todo a la imaginación... intento que la realidad no estropee mis planes"

Manuel Cuenya | 05/09/2017 - 11:05h.

El narrador, poeta y ensayista berciano Fermín López Costero, autor de 'Teatro de sombras' o 'La fatalidad', entre otros,  está ahora con dos proyectos, un poemario y una novela breve, además de un par de libros de temática berciana. El escritor está entre los finalistas al Premio Setenil que reconoce al Mejor Libro de Relatos Publicado en España.

Imprimir
Enviar por correo
FacebookTwitterGoogle +Menéame
Votar noticia Vota
Fermín López Costero. Foto Manuel Cuenya
NADA MÁS DESPERTAR, un escalofrío recorrió de arriba abajo mi cuerpo: durante la noche, y sin que yo fuera consciente, alguien había forzado la tapa de mi ataúd.
(Fermín López Costero, 'El durmiente', incluido en 'Teatro de sombras')
Conozco a Fermín López Costero desde hace años. Y he podido seguir su trayectoria literaria, con lo cual su obra me resulta familiar. Una obra forjada con dedicación e ingenio, con la pasión de un orfebre de las palabras. Se nota que este autor berciano, para más señas cacabelense (colega de tantas batallas, sobre todo en otro tiempo, cuando uno acababa de redescubrir un Bierzo insólito), disfruta escribiendo. Y por supuesto leyendo. Pues resulta casi imposible escribir de un modo literario si uno no lee, habida cuenta de que la lectura es algo esencial a la hora de componer con las palabras. La lectura como algo activo, creativo. Y Fermín reconoce que la escritura y la lectura le animan a vivir. "También el arte y dos o tres cositas más", así de claro se expresa este escritor y profesor, que tuviera la ocasión de impartir clases de literatura y arte en el programa interuniversitario de la Experiencia en el Campus de Ponferrada.
"La escritura y la lectura tienen muchas aplicaciones y ofrecen muchas soluciones", según él, que es un maestro de la narrativa breve, aunque también ha escrito y publicado algunos poemarios, aparte de su obra, digamos ensayística, dedicada al arte, a la historia del arte.
En su obra narrativa podemos apreciar la brevedad, la intensidad, la fantasía, la ironía y el humor. Asimismo, la brevedad y la intensidad están presentes en su poesía, habitada por la crítica social y la humanidad. Y respecto a su obra ensayística, dedicada fundamentalmente al Bierzo, cabría destacar su carácter minucioso y divulgativo.
Su literatura, como él mismo señala, está concebida a partir de la imaginación. "Prefiero fiarlo todo a la imaginación... intento que la realidad no estropee mis planes. Huyo de ella. Sólo la utilizo, en ocasiones, como fondo, como atrezzo", precisa, porque le parece más interesante contar lo que no se ve, lo que no se ha vivido o lo que no existe, que contar lo que vemos a diario, lo que hemos vivido o lo que existe. "Hay que ser un poco iluso para pensar que a alguien le pueda importar nuestra vida", matiza Fermín, quien, sin embargo, cree que algún día podría llegar a  contar realidades. "No lo descarto".
Dejó escrito el colosal Umbral -en ese libro monumental titulado 'Mortal y rosa'-, que "la imaginación es el vuelo de un sentido a través de todos los otros. La imaginación es la sinestesia, el olfato que quiere ser tacto, el tacto que quiere ser mirada".
Cuenta Fermín que Cacabelos y El Bierzo apenas han influido, literariamente, en su obra narrativa y poética. No se considera un escritor paisajista ni costumbrista ni localista, "como Gil y Carrasco o Francisco de Llano y Ovalle (Flores del Bierzo, lozanas y mustias)".  En todo caso, no es eso lo que pretende.
En su obra sí podemos encontrar referencias o alusiones al Bierzo, sobre todo relacionadas con episodios históricos de esta comarca leonesa. "Pero en estos casos no pretendo la exaltación berciana, sino el aprovechamiento literario de situaciones o episodios que pueden dar mucho de sí y que pueden ser apreciados por igual por un lector berciano, valenciano, alemán o tailandés", especifica. "El gran narrador chileno Hernán Rivera Letelier sitúa la acción de sus novelas en el desierto de Atacama y sus oficinas salitreras, pero da a sus historias una proyección universal. Eso persigo yo, modestamente y sin pretender ponerme a la altura de Letelier. El bercianismo ya lo sacio cuando escribo artículos o ensayos sobre arte e historia del Bierzo".

Puedes continuar leyendo esta fragua en ileon.com:

No hay comentarios:

Publicar un comentario