Páginas vistas en total

martes, 13 de junio de 2017

El espacio de los escritores en ciernes, por Mar Iglesias










Agradezco a La Nueva Crónica, y en especial a Mar Iglesias, este reportaje sobre la Antología de relatos que en breve presentaremos en el Museo de la Radio de Ponferrada. Y el 20 de junio en el Albéitar de la ULE. 
Un proyecto que tenía en mente desde hace tiempo y que finalmente ha visto la luz. Gracias a mi alumnado de los cursos de escritura y a la editorial Piediciones por su dedicación. Y por supuesto a la Universidad de León. Me siento ilusionado. Y con ganas de seguir trabajando. 

Mar Iglesias | 13/06/2017AA


El espacio de los escritores en ciernes
LITERATURA De la mano del profesor Cuenya se bautiza el día 16 en el Museo de la Radio la primera antología de relatos de los alumnos que han cursado con él la materia de escritura creativa
Escritor por vocación y casi necesidad personal, Manuel Cuenya ha estado detrás de los cursos de escritura creativa desde sus inicios en la Universidad de León en el año 2002. Su batuta ha estado por detrás de decenas de personas «que creen que tienen algo que contar» con el fin de ser su guía para que ese encaje se materializara en el papel. Ya desde ese momento, Cuenya tenía la intención de que esos relatos que se quedaban en el trabajo de clase y que a veces hacían iluminar el aula, se publicaran «había pensado en una autoedición, pero al final ha sido una editorial». 

Cuenya comenzó enseñando a escribir desde la extinta Escuela de Cine del campus berciano, con la asignatura de guión. Cuando aquellos estudios universitarios se desmembraron no quiso dejar huérfanos de estos ciclos a los alumnos y comenzó con los cursos sobre composición de relatos en 2010, con tres niveles distintos, de iniciación, medio y avanzado. Desde entonces, reconoce que la evolución ha sido notable en los mismos y cada vez son más los que piden formar parte de los cursos, que ofrece tanto en León como en Ponferrada. 
Son treinta horas lectivas en León, aunque se duplican en Ponferrada, con un máximo de alumnos de unos 15, con el fin de que la dinámica del trabajo esté preservada. Los alumnos trabajan sobre textos y, en niveles iniciales van conociendo la estructura que tiene el relato, algo que muchos no conocían «se trabaja mucho la práctica desde el principio. Se les pone modelos y se habla de la estructura, de desde qué punto de vista se debe contar la historia, cómo se construye el conflicto y los personajes, el tiempo...», explica Cuenya. Ese es el principio para comenzar a escribir y conseguir la libertad para sentirse cómodo, cada uno, al calzarse sus propias letras. 

(Puedes seguir leyendo este reportaje en http://www.lanuevacronica.com/el-espacio-de-los-escritores-en-ciernes)

No hay comentarios:

Publicar un comentario