Páginas vistas en total

martes, 19 de enero de 2016

La fragua literaria leonesa: Gabriel Quindós

Cultura Cultura

1 votos



La Fragua Literaria Leonesa

Gabriel Quindós: "Cuando viajo siento que llevo una vida más plena"

Manuel Cuenya | 19/01/2016 - 13:40h.

El narrador, guionista de cine y viajero Gabriel Quindós, autor de 'Otras nubes, otras lluvias', ya tiene escrito, con una estructura similar a la de 'Otras nubes, otras lluvias', un libro inédito ambientado en Bolivia mientras está embarcado en un tercer volumen que transcurre en Etiopía.


Imprimir
Enviar por correo
Comparte: Facebook Twitter Google + Menéame


Votar noticia Vota



Gabriel Quindós. Imagen de Manuel Cuenya.

"Todo viaje estará incompleto si al regresar se descubre la carencia de un recuerdo que te haga añorar tu paso por aquellas tierras, un destello que te anime a volver al mismo paraje que te sedujo...

...Si alguna vez la concisión del microrrelato se impone en los libros de memoria o de viaje, agua, verde y sonrisas sería el luminoso recuerdo que me dejó Vietnam" ('Otras nubes, otras lluvias', Gabriel Quindós).


El afán de comprender, vivir y fabular llevó al leonés Gabriel Quindós, en el 2008, a Vietnam, un país que lo  sedujo, que le regaló muchos instantes felices, como él mismo nos cuenta en su excelente libro 'Otras nubes, otras lluvias', que se me antoja de obligada lectura, sobre todo si uno desea conocer y adentrarse en este país asiático, que tanto le ofrece a un viajero y narrador como lo es Gabriel, quien estuvo recorriéndolo durante tres semanas, cuyas vivencias acabarían plasmadas, a modo de crónicas literarias e historias de ficción -siempre de un modo cautivador-, en un volumen que requirió, según su autor, de un largo proceso de escritura, porque la escritura creativa amerita de elaboración y reelaboración. "Una buena narración se ancla en nuestra memoria con mayor fortuna que un estudio certero o un torrente de datos", señala Gabriel en el prólogo de su bella obra, editada con esmero por el sello Mr. Griffin. "Conocer un sitio es poder contarlo", matiza su creador, que ha ahondado con fascinación, como nadie, en Vietnam, en sus paisajes y sus gentes ("acariciar el sentir de la gente se nos revela como el primer paso para intentar comprender otros territorios y culturas"), para devolvernos este retrato de Vietnam, para contarnos, con maestría narrativa, los nueve capítulos que componen su libro, cada uno de los cuales incluye un cuento enmarcado en una crónica literaria, que sirve para arrojar luz sobre el origen y trasfondo del mismo. Una belleza emocionante, que nos atrapa de principio a fin. Un libro de viaje esencial, porque Gabriel es un auténtico viajero capaz de volver a mirar, a sentir la realidad, el mundo, con ojos de asombro, con la fuerza plástica que le procura la escritura cinematográfica, habida cuenta de su faceta como guionista de cine, porque el llamado 'Séptimo Arte' -o 'ciencia humana', en palabras del filósofo leonés Pablo Huerga Melcón- es buen escenario para mostrar ambientes y conductas, ocupándose fundamentalmente de los hechos, dejando poco margen para la introspección, las evocaciones y las digresiones del narrador o de los personajes. En su caso (también en su propia opinión) ver mucho cine tal vez le haya dejado en herencia una voluntad por centrarse en la historia que narra sin apartarse en demasía de ella. Como buen narrador, aspira a contar bien una buena historia.

"Acariciar el sentir de la gente se nos revela como el primer paso para intentar comprender otros territorios y culturas"

Apasionado de las historias, su vocación por la literatura surge en la infancia con la lectura de novelas de aventuras, que luego complementa (siempre de un modo enriquecedor) con otras lecturas que le procuran un mejor y mayor conocimiento del mundo y de la condición humana. "Más tarde, uno se demora en tratar de vislumbrar el misterio que encierran los libros maravillosamente escritos y, quién sabe cuándo y por qué, un día te encuentras atrapado por la literatura", rememora Gabriel, que descubrió en los viajes esa pasión por la literatura a la vez que abandonó (en todo caso de forma provisional) la escritura de guiones de cine.

(Puedes seguir leyendo esta fragua en el enlace): 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada