Páginas vistas en total

jueves, 21 de diciembre de 2017

Entrevista por Marta Muñiz Rueda

Agradezco, amiga Marta, la entrevista que me has hecho. Ojalá el proyecto en que estás ahora, como Corresponsal en Europa de “Visítame Magazine”. Sección España, tenga larga vida. Mis felicitaciones a tu labor. Y mi enhorabuena también a su promotora Hilda Serrano Lemes desde Nueva York.

Comenzamos con una entrevista al escritor berciano Manuel Cuenya, que recientemente ha publicado su último libro: “Mapas afectivos”, en el que describe cómo debería ser o cómo siente él la temperatura afectiva y emocional de cada lugar que visita. Viajero intrépido e incansable, recorre desde lo humano, lo vital y lo literario diferentes rincones del mundo hasta volver a casa. Siempre vuelve a casa, a su hogar, a su Bierzo natal, matria y patria mágica donde encuentra el fuego. Muchos ya le conocen, y quienes no hayan oído hablar de él, tendrán la suerte inmensa de descubrirlo (Marta Muñiz)


 




Entre fuentes y montañas, en el útero de esa región mágica y subyugante que es El Bierzo, nació el escritor Manuel Cuenya, en el bendito pueblo de Noceda, a los pies de la Sierra de Gistredo. Este viajero infatigable se ha dedicado y se dedica en cuerpo y alma a la enseñanza y la literatura. Ha sido profesor en Francia y México y actualmente coordina el programa interuniversitario de la Experiencia en el campus de Ponferrada, donde imparte clases de literatura, teatro y escritura creativa en la Universidad de León (España). 
“Tengo la impresión de que la vida es también un viaje sin retorno”
Colabora habitualmente con medios periodísticos como los diarios La Nueva Crónica o ileon.com. A través del Colectivo Cultural La Iguiada edita la revista cultural ‘La Curuja’ y mantiene activo un blog muy interesante: /Cuenya.blogspot.com.es/

Con Marta Muñiz

Ha entrevistado a numerosos autores y artistas leoneses en su Fragua Literaria y gracias a él su obra se difunde y también sus semblanzas, pero si algo debemos destacar acerca de la trayectoria vital y literaria de Manuel Cuenya es su condición de viajero incansable. Su alma trotamundos parece haber heredado la esencia de Hemingway. 
Manuel es un forjador de palabras, un nómada tras las esencias, como él mismo reconoce. ‘Viaja, vive y cuenta lo vivido y viajado’, es su lema. Heredero de la gran tradición berciana que ennoblece la historia de la literatura de viajes con autores como Ramón Carnicer, Gil y Carrasco, Antonio Pereira o Juan Carlos Mestre —que es un poeta o un juglar que recorre el mundo a su manera— Cuenya nos regala sus impresiones líricas e íntimas de cada lugar que recorre en libros inolvidables como “La fragua de Furil”, “Viajes sin mapa”, “Trasmundo”, “El Bierzo y su gastronomía” o su último libro, sus “Mapas afectivos”, con prólogo de Valentín Carrera y epílogo de Julio Llamazares, editado por La Nueva Crónica. Un recorrido por diversos países y continentes, por sus pueblos y sus ciudades, desde Canadá a Estambul, desde Galicia a Marruecos, pasando por Oporto, Salamanca, Urueña y ese viaje nostálgico y mediterráneo en el que evoca su juventud de Atenas a Budapest. ‘Háblame de tu pueblo y hablarás del universo’, nos dice Manuel. Y es que, como buen viajero, que no turista, Cuenya se mimetiza con los paisajes y paisanajes que va descubriendo y a la vez, los siente suyos, se reconoce en cada rostro, en cada sabor y aroma, se sabe parte de sus raíces ancestrales, porque en el fondo, el ser humano busca los mismos caminos en todas partes. Sobre este último libro, sobre estos ‘Mapas afectivos’ en los que Manuel busca la temperatura afectiva de cada tierra que pisa, dice Julio Llamazares con acierto: “Es literatura pura, literatura viajera y poética, geografía sentimental y fantástica, relato y cuento de profundidad”. 

(Podéis continuar leyendo la entrevista en este enlace: https://www.hildafusion.com/copia-de-de-petalo-y-de-rosa)


No hay comentarios:

Publicar un comentario