Páginas vistas en total

martes, 2 de febrero de 2016

La fragua literaria leonesa: Mar Mirantes

Cultura

La Fragua Literaria Leonesa

Mar Mirantes: "Escribir es el mejor de los ansiolíticos"

Manuel Cuenya | 02/02/2016 - 13:35h.

La fiscal, poeta, fotógrafa y narradora Mar Mirantes (Luna), autora de 'Razones para vivir', continúa escribiendo poemas y relatos cortos, como los que compusiera para la obra colectiva '24 horas'.


Mar Mirantes Luna
El mar
Infinito el miedo
cuando te pienso,
la negrura inconmensurable,
la abisal hondura,
la turbulenta ira
de lo inanimado
que me llama,
pero aún estoy aquí...
bajo el sol,
observo mis manos y
el discurrir lento
de la arena
entre mis dedos,
soy un reloj
un tic-tac,
pero aún estoy aquí...
en la orilla,
aún el oleaje es suave,
déjame...
aún es pronto,
mis hijos...
juegan en la orilla,
ríen.
(Mar Mirantes, 'Razones para vivir')
Mar Mirantes comenzó a escribir, de manera creativa, como una necesidad interna, incluso como una forma de liberación, porque escribir es, para esta creadora leonesa, catarsis en estado puro, purificación, "el mejor de los ansiolíticos y la más bella manera de compartir". A través de las redes sociales, donde Mar se inició en la andadura de la escritura como terapia, se animó a publicar su poemario, 'Razones para vivir', que, como su propio título indica, la poesía se convirtió en una poderosa razón para vivir, para sentir, para darse cuenta de tantas cosas, para afrontar la vida, en definitiva, con fuerza, con la energía suficiente, "a pesar del dolor y el desamor, siempre hay motivos y razones para vivir", señala con optimismo esta poeta y magistrada, cuya profesión como fiscal llena de historias su alma a la vez que la lírica, acaso como complemento perfecto, la libera de la tensión de lo inevitable y doloroso en que muchas veces transmuta su trabajo diario.
"No puedo evitar pensar en la vida y en nuestro paso por la misma, marcada por ritmos asonantes y consonantes de amor y desamor"
Cuenta Mar que su libro no nació para ser publicado porque emergió solo, a borbotones, directo, como brotado de su fondo más sincero y doliente. Una vez más, la poesía surge de las profundidades, de ese yo más íntimo, o bien de ese ello (por decirlo en términos psicoanalíticos) en el que se sedimenta el subconsciente, fuente de sueños, pulsiones y deseos, que en ocasiones se revelan bajo la forma de imágenes líricas. En este caso, las redes sociales le han servido para tomarle el pulso y la temperatura a las palabras, que se tornan poemáticas, habida cuenta de que a muchas personas les gustó esa forma suya de compartir y hasta le daban las gracias por ayudarles en su día a día. "Los mensajes eran y son tan bellos que me animé a publicar", asegura ella, que también deseaba dejar  testimonio en papel para sus futuros descendientes, "cuando yo... ya no esté", apostilla  esta poeta, que no se siente tal, sino una "transmisora de sentimientos", porque considera que el título de poeta le queda excesivamente grande. "Transmito sentimientos, eso sí es patrimonio de todos", subraya Mar, que muestra admiración por Nacho Aller, el ilustrador de su poemario, porque supo, según ella, extraer el alma de cada poema.
Poesía intimista y sincera
"Como un matrimonio bien avenido se anudó a mis sentimientos con un lazo inquebrantable. En su sencillez radica la belleza de lo que expresa, tan fácil y tan complicado a su vez", precisa Mar Mirantes o Mar Luna porque le gusta 'Luna' como apellido familiar y le hace recordar "ese pequeño pueblo perdido en la sombra, Mirantes de Luna", matiza esta poeta, transmisora de sentimientos y ávida lectora, que reconoce, con cierto rubor, que su poesía es intimista y sincera a la vez que muestra su devoción por todos aquellos creadores que sienten de un modo intenso, "hasta las lágrimas, destrozando las vísceras", como los románticos, "no puedo evitar pensar en la vida y en nuestro paso por la misma, marcada por ritmos asonantes y consonantes de amor y desamor". La lista sería interminable. "¡Son tantos!", matiza Mar, que adora a los místicos, y a Jorge Manrique y las 'Coplas a la muerte de su padre', que siente devoción por poetas como Neruda, Octavio Paz, Salinas, Borges, Benedetti... y autores como Saramago... Camus..., filósofos como sus admirados Sartre o Unamuno, y aun por obras como 'En la ardiente oscuridad', de Buero Vallejo, 'Los renglones torcidos de Dios', de Luca de Tena... o 'La sombra del Ciprés es alargada', de su querido Delibes. Asimismo, Mar cree que la literatura, que se está haciendo en la actualidad en León, es toda una revolución, está llena de ilusión, de vida. Quizá el hecho de que fuéramos un reino –se plantea– hace que nuestros  ancestros nos susurren viejas historias al oído y al corazón. Si bien se siente marcada de algún modo por sus raíces leonesas, es consciente de que los sentimientos universales, sobre los que le gusta escribir, podría sentirlos en León o en cualquier otro lugar del mundo. "He viajado mucho y si algo he aprendido de los lugares que he visitado, así como de las personas que he conocido, es que todos sufrimos y nos alegramos por las mismas cosas, por los mismos sentires. Las religiones y la política intentan modificar lo innato en los seres humanos", concreta esta poeta, para quien la poesía es devolver a los seres humanos aquello que le han hecho sentir.  Algo parecido a lo que le ocurre con la fotografía, que convierte en belleza todo lo que toca, desde un pequeño insecto o un adoquín hasta una tarde de lluvia o un paraguas rojo, "nos devuelve vida en cada mirada y en cada disparo. Es un regalo de las musas". Como apasionada de las imágenes, Mar dice que captar una imagen con el objetivo es devolver la belleza que le corresponde al objeto o ser fotografiado.

(Puedes contin uar leyendo en este enlace):

http://www.ileon.com/cultura/059127/mar-mirantes-escribir-es-el-mejor-de-los-ansioliticos 

No hay comentarios:

Publicar un comentario