Páginas vistas en total

martes, 5 de mayo de 2015

La fragua literaria leonesa: Aldo Sanz


Cultura cultura
0 votos
 Disminuir fuente / Aumentar fuente
La Fragua Literatia Leonesa

Aldo Sanz: “Ildefonso Rodríguez es sutil y rotundo en la expresión"

Manuel Cuenya | 05/05/2015

El poeta Aldo Sanz, autor de 'La mano en el río', editado por el ILC, está ilusionado acabando de escribir un libro titulado 'Hay una calle' a la vez que ordena su obra ya publicada para próxima edición/reedición a través de Héctor Escobar.

Imprimir
Enviar por correo
Comparte: Facebook Twitter Google + Menéame 
Votar noticia Vota
Aldo Sanz. Foto: Nino Cabero
Aunque nacido en la ciudad de Barcelona, Aldo Sanz es un poeta leonés con raíces en Salamanca, Valladolid y por supuesto León, donde vive desde que era un niño. Su abuela materna procedía –aclara él– de un pueblecito de Salamanca, lindando con Portugal, su madre nació en un pueblo vallisoletano, y la familia de su padre es toda de León. En cualquier caso, Aldo no cree en los regionalismos, es más, le horrorizan. Y si se siente seducido por la "marca mediterráneo" no es –apostilla– por que naciera y viviera en Barcelona durante algún tiempo, sino por haberse acercado a la obra de Eugenio Montale, o al paraíso-infierno de Lawrence Durrell. Por tanto, sus influencias en lo literario van más allá de las regiones, habida cuenta de que son influencias culturales. En este sentido, Aldo dice que se nutre sobre todo de lo que lee, reconociendo la influencia de los autores señalados y otros tantos como Paul Celan ("su concisión, su sorpresa, su dureza"), José Ángel Valente, T.S. Eliot, los poetas centroeuropeos de entreguerras o William Carlos Williams. "Creo que éstos son los principales, en una cosa fundamental. Son los que realmente me ordenan el magma poético que pueda tener. Pero no creo que sólo sean los poetas los que pueda reconocer como 'maestros'. También están los pintores", precisa Aldo, convencido de que  el recorrido de la pintura, desde principios del siglo XX, va parejo al de la escritura. Por eso, se encuentra muy bien "inyectándose en vena" imágenes de los trabajos de Willem de Kooning, Clyfford Still, Fernando Ampudia o Herminia de Lucas. "Me apropio de sus sugerencias al contemplar sus obras, renuevo cada día el pacto silencioso de amistad entre la pintura y mi poesía". Una poesía que él mismo se atreve a calificar como 'encriptada' en cuanto que no se atiene a un discurso homogéneo. Por tanto, no se trata la suya de una poesía discursiva, tampoco existencialista ni reivindicativa. En un inicio, "in illo tempore, que es como comienza la Secuencia Sancti Evangeli, en el ritual romano", Aldo se define como muy machadiano, y cree que todavía lo sigue siendo cuando se enfrenta a descripciones paisajísticas. "Pero a lo mejor no soy machadiano y la influencia me viene de los trabajos de la Escuela de Vallecas, que sí recogen a Machado", puntualiza, a la vez que recuerda cómo, en los años setenta, el poeta Ildefonso Rodríguez le incitó, entusiasta, a que leyera con atención a Ezra Pound y a T. S. Eliot. A partir de ese momento, a Aldo le dio una vuelta la cabeza produciéndose un giro de 360º en su modo de encarar la poesía. Ildefonso Rodríguez pasó a ser su maestro, su "miglior fabbro personal", confiesa Aldo, que ya había escrito fragmentariamente un libro ('RRa'), y la obra de Eliot y la de Pound le obligaron a profundizar en la fragmentaci de los textos.
"Renuevo cada día el pacto silencioso de amistad entre la pintura y mi poesía".
La influencia de Ildefonso Rodríguez
Aparte de su maestro Ildefonso Rodríguez, "sutil y rotundo en la expresión y dominador de un amplio abanico de técnicas literarias", al que considera gran innovador de la poesía, Aldo es consciente de que la tierra leonesa es pródiga en narradores y poetas. Y lo que le parece más significativo es que se están haciendo trabajos impresionantes desde puntos muy dispares de la lírica. Aparte de los escritores  reconocidos, con obra ya estudiada y difundida, como Gamoneda, Colinas, Mestre, o los llamados "leoneses de Chanverí", según Aldo, hay un número importante de poetas que están desarrollando una obra con mucho peso específico: "Tomás Sánchez Santiago o José Luis Puerto (que no son nacidos en León) excavan muy profundamente en una tradición de poética castellana. Víctor M. Díez, aparte de ser un activista cultural rodeado de focos y merecidos aplausos, enfoca su poesía por las sendas de la ciudad, de la polis. Quizás un estudio serio de sus trabajos, tendría que partir de Charles Baudelaire. Es muy interesante esa lírica que trabaja diluyendo el 'yo' personal en el 'nosotros' ciudadanos. Hay otra rama poética que es la reivindicativa y en esa rama está sin ninguna duda destacando Felipe Zapico. De los poetas algo más jóvenes no he leído lo suficiente como para poder emitir un juicio honrado", resalta Aldo, que se quedó sorprendido cuando hace un tiempo, en el transcurso de un acto poético en León, una señora que estaba a su lado le dijo a su compañera: "Santo cielo, últimamente salen poetas hasta debajo de los 'principia'".
(puedes seguir leyendo esta fragua en este enlace): 

http://www.ileon.com/cultura/051023/aldo-sanz-ildefonso-rodriguez-es-sutil-y-rotundo-en-la-expresion

No hay comentarios:

Publicar un comentario