Páginas vistas en total

lunes, 30 de enero de 2012

Un café con literatos


El pasado sábado tuvimos el placer de celebrar Un Café con Literatos. El Segundo, si tal puede decirse. Pues en abril de 2011 festejamos el Primer Café sobre Literatura de Viajes en Las Fontaninas. Tanto a uno como otro les dimos vuelo y rueca en el útero, conocido como el pueblo de las fuentes medicinales, otrora el pueblo de la leche y las lecheras. Me refiero a Noceda del Bierzo, la villa que me vio nacer o que me naciera hace ya muchos años. El tiempo. No hay quien lo detenga. Vaya obsesión la mía. Necesitaría estar rodeado de tiempo más que de espacio. Me gustaría explorar el tiempo. Pero ahora no toca ponerse estupendos. Sólo dar fe, y buena, del pasado evento literario realizado en el regazo de Gistredo/Xistreu.  


Raquel Viejobueno volvió a Noceda del Bierzo para mostrarnos algunas antologías. Qué bueno, Raquel, que hayamos podido reencontrarnos. En el sarao literario estuvimos pocos pero bien avenidos, y disfrutamos conversando sobre literatura ("Un café para literatos"), que es una manera, al igual que otras muchas, de matar y aun rematar el tiempo, la sangre con que escribimos quienes disfrutamos escribiendo. Gozamos de una velada al amor/calor del brasero, esto es de una chimenea de leña, y saboreamos la compañía, la amistad y acaso la ternura. Cuántas emociones, se preguntarán algunos, y algunas. Pues, sí, resultó placentera la noche. 
La noche como gran tema y antología. Y leí En la noche de la finitud, que se me hizo agridulce al recordar a los muertos por accidente que en el mundo son, recientemente el fallecimiento de Venancio, el hijo de Josetón y Rosalía (que en paz descansen todos). Y sentí escalofríos (y alegría, claro) al saber que el poeta y antologador chileno Carlos Órdenes Pincheira me dedicó la antorcha en esta sugerente antología, en la que hemos participado un total de ocho escritores o escribidores (que no se ofenda naide) de diferentes países, entre ellos España, Argentina y Uruguay. Asimismo, Raquel Viejobueno dio a conocer al público asistente otras dos antologías Desde el país de la infancia, del mencionado maestro Carlos Órdenes Pincheira, y Dos años de literatos, ésta última compuesta por veintidós autores y autoras de diferentes nacionalidades.
         Ojalá, querida Raquel, que La noche tenga buena acogida en la Feria Internacional del Libro de La Habana, que visitarás muy pronto, y que tus deseos se cumplan con creces. Lo que no tengo muy claro es que les muestres mi escrito sobre Pedro Juan y La Habana a los isleños de allá, que las cosas están como ya sabes, y a lo peor, cuando decida volver a esta tierra embrujada y embrujadora, me digan que nanay de la cuba por hacer apología de la trilogía de este Henry Miller del Trópico que sigue siendo Pedritojuangutiérrez. 
         



No hay comentarios:

Publicar un comentario