Páginas vistas en total

miércoles, 29 de diciembre de 2010

El impuestito


El impuestito de mis catatá... El Gersul de la concha la lora... el invento del siglo, la engañosa tasa de reciclaje, la Diputa y la Junta (yunta) conchabados, serán ganas nomás de fornifollar al ciudadano, al de siempre. "No es de recibo pagar una tasa de reciclaje, por rellenar el vaso de un macrovertedero". Apúntate a la mani que hoy, a las ocho de la tarde, tendrá lugar en la plaza Lazúrtegui de la capital del Bierzo.

Pagar es lo que nos toca a quienes vivimos en Ponferrada, y aun en otros lugares/pagos del mundo, donde no hay escapatoria posible. Hasta el fin del mundo. Está todo bajo control en este mundo globalizado, miserable por las entretelas de su poramen. Hablamos de la mundialización capitalista, del carácter totalitario de la sociedad y del hombre (mujer) unidimensionales y planos, acojonados, con un miedo impresionante, que no pueden apartarse de lo trillado, que piensan y actúan en función de lo marca el sistema, el suprasistema, que nos trae a mal traer.

Llegará un momento en que paguemos hasta por respirar un aire contaminado y envenenador.  Ya estamos en ello. Pero de momento seguimos apoquinando la hipoteca, que es una locura, hipotecados algunos y algunas hasta el cejamen, con intereses imposibles, impagables, que arrullan como ese tren rápido que nunca pasará por el Bierzo (a lo mejor dentro de cien años), mientras los bancos, que son "ratoneros" hacen su América a cuenta de los paganos, que somos todos, y nos dejamos encular por tantas cosas.

Uno debe ganar un dineral para salir adelante en este mundo salvajemente materialista y antropófago. Sálvese quien pueda en este barco a la deriva. Hace unos días volví a recibir la notificación -eso sí, debidamente certificada- de una tasa por la prestación del servicio de gestión de residuos. Remite la Excelentísima Diputación Provincial. Otra vez con esta basura... No eres el único. El personal anda rebotado por este impuesto, que no arruina al contribuyente, pero suma y sigue. El impuestito, cuyo título nos hace pensar en una película de Ferreri, se aprobó en enero del 2005, según reza una ordenanza, pero nos lo empaquetan ahora, y el pasado año, creo recordar, y encima tendremos que apechugar con todos estos años atrasados hasta ponernos al día.

Nos asfixian a impuestos y pagos varios en este país, que por lo demás nada tiene que ver, en cuanto a prestaciones sociales, con Francia, y ya no digo con Holanda, Dinamarca, Suecia, aunque en estos países también paguen impuestos desorbitados. Que en este mundo hiperdesarrollado y "parajódica" y espiritualmente miserable, no se libra ni el apuntador.

El asunto es que habría que exiliarse en alguna isla perdida, como le dije a una chica de la Diputación, “y aún así, exiliado en esta isla –respondió ella con buena sonrisa y mejor talente- tendríamos que pagar”; porque hoy, en nuestro mundo vigilado por el suprasistema apantallador Gran Hermano uno no puede esconderse, salvo Bin Laden (que adopta varias figuras espectrales, cual Dráculín), y encima es un ser demoníaco y omnipotente.

El maestro Gustavo Bueno (siempre fuente de saber e inspiración) dice, en El sentido de la vida, que el ser humano sólo se encontraría huyendo (replegándose) de los vanos intereses artísticos, científicos, culturales o políticos de la vida pública y volviendo a la intimidad subjetiva de la vida privada, individual, que se retira a un jardín (en realidad, a un huerto) habitado por una pequeña comunidad de personas amigas. Una suerte de hippismo a la pos-moderna. Como en Matavenero o mismamente en San Cristóbal de Valdueza, ¿verdad, Germán?

“Toma tu barco, hombre (mujer) feliz –dice Epicuro a un joven discípulo- y huye a velas desplegadas de toda forma de cultura”.


2 comentarios:

  1. algún día espero contarte algo sobre ese CTR que hay en mi pueblo. Ni te imaginas lo que pasa ahí dentro.

    Un saludo amigo

    ResponderEliminar
  2. Ya me contarás, amigo Abel.

    Saludos,
    Manuel

    ResponderEliminar