Páginas vistas en total

miércoles, 11 de julio de 2018

El encuentro, por Andrés Flórez

Comenzamos con este relato, que forma parte de los talleres de escritura que imparto en la Universidad de León. Y que el periódico La Nueva Crónica, gracias a su director David Rubio, tiene la amabilidad de publicar a lo largo del verano. 
Se trata de El encuentro, de Andrés Fórez. 

Con una prosa sugerente, el autor logra adentrarnos en el erotismo a través de dos personajes, dos amantes que se encuentran en la ciudad de Salamanca, para dar rienda suelta a sus deseos y fantasías.

Os dejo el relato íntegro, para que podáis leerlo. 

Saúl, moreno, con sus 26 años y un envidiable cuerpo atlético, hacía cinco meses que había roto la relación con su novia y ahora sólo deseaba divertirse con  su trabajo, leer, hacer deporte y disfrutar en el gimnasio.

El primer día, que Saúl entró en aquel nuevo  gimnasio, se dirigió hacia su bicicleta elíptica y allí al lado estaba ella. Notó un vuelco en su corazón nada más verla. Aquella chica rebosaba belleza por todos los poros de su alma. Le resultaba difícil apartar la mirada de su porte elegante, de su figura esbelta y atractiva. Por su parte, ella también se había fijado en él, en que la estaba observando con minucioso detalle. Y esto no le desagradó, como solía ocurrirle en situaciones similares, sino que le pareció maravilloso.

A la salida del gimnasio, Saúl la invitó a tomar un refresco en un bar cercano y ella aceptó con agrado. Mantuvieron una amena conversación, congeniando en todo con naturalidad.

Aquello se convirtió, con el paso del tiempo, en un ritual. Ambos sentían el deseo y la necesidad de compartir, a la salida del gimnasio, momentos de charla interesantes. 

Las conversaciones, en un inicio de carácter cotidiano, fueron adquiriendo, poco a poco, un tono subido, picante, con continuas insinuaciones sexuales, sobre todo por parte de ella.

Vanesa, con 28 años, un largo cabello moreno, ojos castaños claros, una impresionante figura y una inteligente conversación, tenía entusiasmado a Saúl. Un día le soltó a bocajarro:

–El 30 de abril me gustaría tomarme el puente de Mayo y como ayer  me dijiste que tendrías que estar ese lunes en Salamanca, he pensado que podíamos pasar juntos esos dos días. Así me enseñas esa bonita ciudad de la que parece que estuvieras enamorado desde que estudiaras allí tu carrera.

–Sí. Claro. No sé –balbuceó Saúl–. No esperaba esta propuesta. Bueno, lo arreglaré y haremos como tú dices.

Por fin, llegó el día de su encuentro en Salamanca. Vanesa esperaba, con ilusión y ansiedad, a que llegase Saúl. Permanecía recostada en el sillón de la habitación del hotel.

Un intenso y agradable aroma impregnaba el ambiente. Ella se había puesto perfume en todo su cuerpo. También había comprado para esta ocasión un deslumbrante conjunto de ropa interior color salmón, que hacía juego con su piel morena. Vestida con pantalón corto, tras su amplia camisola se adivinaba un generoso escote.

Nada más entrar en la habitación, Saúl se quedó extasiado contemplando la impresionante imagen de Vanesa sobre el sillón. Su postura informal y sensual le hizo pensar que estaba ante la mujer más bella del universo. Se acercó despacio a ella, la cogió de la mano. Y  ambos se fundieron en un beso interminable. Sus lenguas se enredaron con ardor,  lo que les procuró un placer inmenso.  

Se deseaban como nunca. Y dieron rienda suelta a su deseo, juntando sus labios, besándose, acariciándose sin cesar.

Saúl se sentía muy excitado, pero deseaba tomárselo con calma, porque quería disfrutar con intensidad de aquel encuentro amoroso con Vanesa. Necesitaba controlarse, se dijo, y tratar de disfrutar mucho de su amada. Y a la vez deseaba hacerle disfrutar, porque esto le procuraba a él un gran placer.

Se acariciaron con gran delicadeza y sensualidad durante un buen rato, antes de que él la condujera hasta la cama, donde la invitó a acostarse. Colocándose de rodillas, Saúl comenzó a besarle los pies. Se entretuvo lamiendo cada uno de sus dedos a la vez que le provocaba cosquillas, que ella lograba a duras penas esquivar, porque le procuraba una agradable sensación.

Saúl gozaba recorriendo cada mínima porción del cuerpo de Vanesa. Escalaba su precioso cuerpo, del que admiraba cada centímetro que iba cubriendo de besos, mientras ella sentía una gran excitación. Cuando llegó a la mitad de sus muslos, ella se estremeció al sentir la humedad de su lengua. A ella se le había acelerado mucho su respiración, y temblaba de placer. Su piel era extremadamente suave. Por su parte, Saúl tenía el pene totalmente erecto, pero deseaba dilatar la penetración, que ella le estaba sugiriendo.

Él le quitó sus braguitas con suavidad. Y continuó recorriéndola con su lengua hasta alcanzar su sexo, que sintió humedecido y perfumado al acercar sus labios. Era el suyo un aroma fresco con sabor a Aloe Vera. Vanesa se estremeció y comenzó a gritar, de un modo suave, cuando él se puso a jugar con su clítoris. Pero, a medida que él continuaba besando y lamiendo su clítoris, ella gritó con más fuerza, de modo que su placer era acorde con el clímax que estaba alcanzando.

Entonces, le pidió que por favor la penetrase porque quería sentirlo dentro de ella. Saúl, aunque se resistía a su petición,  continuó recorriendo su escultórico cuerpo. Dejó multitud de besos en su ombligo, su vientre, sus brazos hasta alcanzar sus generosos pechos, de considerable tamaño y delicioso tacto aterciopelado. Se entretuvo saboreando sus pezones que, al contacto con su lengua, se erizaron y endurecieron. De sus pechos pasó a su  cuello, que besó y mimó con pasión, provocando en ella un enorme goce, a la vez que él se embriagaba con su aroma juvenil. Después de acariciarse ambos con entrega, se fundieron en un tierno beso, al que Vanesa puso fin empujando a Saúl hacia atrás. En ese instante, ella lo forzó a darse la vuelta, tomando ella el dominio de la situación. Ahora era ella quien deseaba devolverle todo el placer que él le acababa de procurar. Comenzó besando el empeine de sus pies, para continuar recorriendo sus piernas, sin prisa, con decisión. Él se sentía muy excitado. Y muy sensible a las caricias y los besos de ella. Le estaba costando mucho resistir, en actitud pasiva, aquella excitación. Vanesa tomó en su mano el órgano sexual de Saúl, para acto seguido llevárselo a su boca con extrema delicadeza. El ritmo de las caricias fue en aumento, aunque ambos deseaban retrasar el clímax, querían que aquello no se acabara nunca. Vanesa siguió recorriendo, de un modo sensual y tierno, el cuerpo de Saúl.  Continuó con suaves movimientos y continuos besos mientras le masajeaba su miembro. La penetración llegó de un modo natural. Y Vanesa creyó tocar el cielo cuando se sintió penetrada. Saúl la penetró una y otra vez hasta alcanzar el orgasmo. Vanesa ya había tenido varios orgasmos antes de que Saúl lograra finalizar.

Luego se quedaron inmóviles y relajados, en la misma posición en que habían culminado su acto amoroso, hasta que se durmieron plácidamente. Al despertar, se fundieron en  un largo y entrañable abrazo que les procuró una sensación de bienestar, que les incitó a volver a las andadas. Como si quisieran experimentar de nuevo su aventura. Deseaban que aquello no se terminase nunca.

Saúl, después de volver a amar a Vanesa con devoción, se quedó rendido y tirado, desnudo sobre la cama, con el aspecto de felicidad dibujado en su cara.  Vanesa lo miró con placer, sonrío y lo invitó a que se diera una ducha con ella. La abrazó por detrás y comenzó a acariciarla como si antes no lo hubiera hecho. Puso una abundante cantidad de gel en su mano y se dispuso a acariciarla a la vez que se frotaba en sus nalgas. Le acarició con avidez sus senos, su vientre, su entrepierna. Y acabó penetrándola por detrás.

Volvieron a la cama. Necesitaban reposar. Contemplarse. Mimarse. Conversar. Sólo querían vivir el presente. Habían perdido la noción del tiempo. Su tiempo era sólo el presente. Se sentían felices.




No hay comentarios:

Publicar un comentario