Páginas vistas en total

viernes, 14 de noviembre de 2014

Premio Leteo

El Club Leteo, a través de su artífice y cabeza visible Rafa Saravia, lleva años concediendo este premio, que ha traído a la ciudad de León a algunos de los más grandes narradores y poetas, tanto del panorama nacional como internacional, desde el entrañable poeta brasileño Ledo Ivo, cuyo influjo en el Premio nacional de poesía Mestre ha sido notable, hasta Houellebecq, el chico terrible de la nueva literatura francesa, por citar tan sólo a unos pocos, que a uno le parecen de gran interés. Y este año el premio será para el escritor napolitano Erri de Luca, cuyos libros, al menos los últimos, han sido traducidos al castellano. No obstante, y pesar de tratarse de un escritor con una larga y exitosa trayectoria profesional, creo que su literatura no es muy conocida en nuestro país. Esa es mi impresión al respecto.

Reconozco que fue la berciana Álida Ares, que en estos momentos está en Irlanda -en concreto en condado de Galway, donde se rodara ‘El hombre tranquilo’ de Ford-, quien me habló de este intelectual, que dirigiera el movimiento de extrema izquierda en Roma, apasionado de la montaña, afición que comparte con su amigo Mauro Corona, escritor cuyos libros -léanse ‘Fantasmas de piedra’ o ‘El final del mundo equivocado’-, han sido  traducidos al castellano precisamente por Álida Ares, que imparte clases en la Universidad italiana de Trento.
          Cuenta el autor de ‘Los peces no cierran los ojos’, que comparte con Mauro Corona no sólo su gusto por el alpinismo, sino su forma de estar en el mundo (ambos tienen casa en Erto, en el valle de Vajont), su escritura, que para él es un modo de habitar de nuevo.
Comprometido con las causas humanitarias, como hiciera en los Balcanes como conductor voluntario de camiones, Erri de Luca cree en la revolución como una necesidad por la cual las personas estén dispuestas a arriesgar su propia vida, su libertad, para cambiar la realidad actual. Pero hoy, al menos en Europa, estamos aletargados. Y las manifestaciones de indignación, tanto en España como en Italia, no están por la labor de subvertir el poder político existente. Son movimientos leales con la democracia, el Estado y la autoridad, que no tienen ninguna posibilidad de ser escuchados ahora. En cambio,  está convencido de que el XX fue un siglo revolucionario en Rusia, China, India, aparte de algunas otras revoluciones en África y América Latina. Un siglo que derribó los imperios coloniales y las tiranías.
De Luca recogerá el Premio Leteo el 20 de noviembre en la ciudad de León y será una buena ocasión para acercarse a verlo, charlar con él y conocerlo un poco más.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada